placeholder
Vista aérea de una de las plataformas petroleras de Petroamazonas en el Oriente. El Gobierno estima exportar 136,6 millones de barriles de crudo este año, es el cálculo de la pro forma. Foto: Flickr Petroamazonas

Vista aérea de una de las plataformas petroleras de Petroamazonas en el Oriente. El Gobierno estima exportar 136,6 millones de barriles de crudo este año, es el cálculo de la pro forma. Foto: Flickr Petroamazonas

Cepal coincide con el Gobierno en que la economía crecerá 0,7%

4 de agosto de 2017 20:12

El país necesita generar mayores ingresos de dólares a la economía. En esto coinciden los voceros del Gobierno y el último informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). Así como también en que la economía nacional crecerá en 0,7% este año. Esto es 1,4% más que 2016 y 0,5% más que 2015.

Walter Spurrier, presidente de Análisis Semanal, advierte que las cifras son previsiones que dependen de una serie de factores. A su forma de ver, para el país el principal será el financiamiento del déficit y considera que el cambio de actitud en el Gobierno puede facilitar su consecución.

Para José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), la cifra de 0,7% implica un reconocimiento de que el dinamismo de la economía se va a entorpecer en los últimos meses del año. Esto porque el crecimiento en el primer trimestre fue de 2,6%.

Aunque el crecimiento proyectado por Cordes es del 0,1% para este año, Hidalgo dice que se puede alcanzar. Lo que es seguro es que el crecimiento no se contraerá este año, aunque sí será bastante leve, comenta.

La Cepal emitió el pasado jueves su Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2017. Ahí señala que la región crecerá, en promedio, 1,1% este año, tras dos años consecutivos de contracción. Esto a excepción de Venezuela, Santa Lucía y Surinam, cuyas economías se contraerán en 0,2%.

Esto sucederá gracias a un contexto internacional que, pese a los riesgos geopolíticos, muestra mejores expectativas de crecimiento, y una mejora en los precios de las materias primas que se exportan.

Alicia Bárcena, secretaria Ejecutiva de Cepal, dijo que para retomar el crecimiento de mediano y largo plazo se requiere avanzar hacia marcos contracíclicos de la política fiscal, que defiendan y promuevan la inversión pública y privada”. Explicó que las reglas fiscales deben ser instrumentos pro estabilidad, pero también pro inversión.

Este marco fiscal deber ir acompañado de una política financiera de estabilización del crédito y una política monetaria que apoye el crecimiento de la inversión y que vaya más allá de instrumentos como la tasa de interés, advirtió.

El mismo presidente Lenín Moreno presentó, el 28 de julio, el diagnóstico de la economía nacional y las “condiciones difíciles que enfrenta”, a causa de una deuda “heredada”, que habría sido adquirida “irresponsablemente”. Y anunció algunas medidas iniciales para dinamizar la economía.

En la Pro forma Presupuestaria 2017, que debe ser enviada al Legislativo para su aprobación, el Gobierno cuenta entre sus fuentes más relevantes la recaudación tributaria y los ingresos por petróleo. Con el primero espera recaudar USD 14 760 millones y con el segundo, USD 3 241 millones.

Según Hidalgo, estas expectativas son sobreestimadas. Cordes, en un análisis de la Pro forma, sostiene que, por ejemplo, la mayor parte de la recaudación tributaria se concentra en el primer semestre del año. Por lo que para alcanzar lo esperado, debería superarse los USD 7 212 millones recaudados en los primeros seis meses.

Spurrier sostiene en cambio que las cifras esperadas por el petróleo son “espejismos”, porque deben usarse para que Petroecuador pague sus deudas.

Solo con esos dos rubros esperan recaudar alrededor de USD 2 000 millones más que el año pasado. Pero, por ejemplo, el mismo Banco Central del Ecuador, hasta diciembre, preveía un crecimiento anual del PIB de 1,4%. Ahora el nuevo Gobierno, aunque optimista, acepta que el crecimiento será menor, exactamente la mitad.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), sin embargo, tiene otras proyecciones. Para este año auguró un decrecimiento de -1,3% en la economía nacional. Su estimación para el año pasado coincide con la baja de -1,5% que maneja el mismo Banco Central.
Su visión de la región también es más moderada. El FMI apunta a un crecimiento de 0,8% para este año, a medida que el consumo privado se fortalece y la contracción en las inversiones se disminuye. Pero el Fondo advierte que esta proyección está sujeta a los cambios en la situación política doméstica y la incertidumbre en los cambios de políticas en EE.UU.

La economía de la región se recupera

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) espera que en 2017 el Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina y el Caribe crezca un 1,1% en promedio, después de dos años consecutivos de contracción económica. América del Sur, como bloque, tendrá un menor desempeño, llegando al 0,6%.

A diferencia de 2016 se proyecta que todos los países de la región presenten tasas positivas, con excepción de Venezuela (cuyo PIB caería un 7,2%) y dos países del Caribe, Santa Lucía y Suriname (cuyo PIB caería un 0,2%).

Panamá (6,6%), República Dominicana (5,3%) y Antigua y Barbuda (5,0%) lideran la lista. Pero la Cepal destaca la recuperación proyectada para Argentina, Brasil y Ecuador, que el año pasado sufrieron contracciones en sus niveles de actividad.

Walter Spurrier, presidente de Análisis Semanal, advierte que el crecimiento de América del Sur es menor que el de Latinoamérica por el colapso de la economía venezolana y el casi nulo crecimiento de Brasil, que influye mucho en las cifras regionales. “Es muy posible que por esto el crecimiento de la región sea muy modesto”.

José Hidalgo, director de la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), apunta que la región está dando señales de haber dejado atrás los peores años después del ‘boom’ de las materias primas. “Obviamente los países no van a alcanzar otra vez el crecimiento que habían logrado en los años de bonanza”.

La Cepal indica que su proyección considera un contexto internacional que, en términos generales, es más favorable que el de los dos últimos años.

Ya que en particular, la economía mundial muestra un mayor dinamismo y crecería este año a una tasa del 2,7%, tres décimas por encima de 2016, impulsada por un mejor desempeño tanto de las economías desarrolladas como de las economías en desarrollo.

El volumen del comercio mundial está mostrando una mejor dinámica, según la Cepal, ya que ha acelerado su tasa de crecimiento respecto a la de los últimos años, aunque todavía permanece en niveles bajos. Asimismo recuerda que también los precios de los productos básicos han mostrado una recuperación respecto de los niveles promedio del año pasado.

Pero la Cepal señala un punto a tomar en cuenta, a pesar de la menor volatilidad financiera, se ha observado un aumento en los indicadores que miden la incertidumbre global respecto de las políticas económicas. Esto último responde a la percepción de mayores riesgos vinculados con factores geopolíticos, así como riesgos de políticas comerciales tendientes al proteccionismo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) también señala, en su informe de junio, esta recuperación regional. Pero su proyección es más modesta que la de la Cepal, calcula que el crecimiento regional será de 0,8% este año.

El FMI recuerda que casi todos los países tienen déficit fiscal, reflejando los efectos de la baja que tuvieron los precios de las materias primas. Pero destaca que a inicios de año hubo reformas fiscales en distintos Estados, como México, Colombia, Argentina y Brasil.

Aunque también concuerda con la Cepal en que el mayor riesgo para el crecimiento de Latinoamérica y el Caribe proviene de la incertidumbre política doméstica y los cambios de políticas públicas en grandes economías como la de Estados Unidos.