Martha Lema es la propietaria y diseñadora de Joyas Artesanales Azur. Su taller está en Riobamba. Foto: Cristina Márquez / LÍDERES

Martha Lema es la propietaria y diseñadora de Joyas Artesanales Azur. Su taller está en Riobamba. Foto: Cristina Márquez / LÍDERES

Cristina Marquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

La cosmovisión andina inspira sus joyas

18 de octubre de 2017 15:36

Los colores vivos como el fucsia, el verde y el amarillo, que tienen diversos significados para la cosmovisión andina y aparecen en los bordados de las blusas que visten las mujeres indígenas de Chimborazo, son los protagonistas de la nueva colección de Azur.

La marca riobambeña ofrece una variedad de joyas como collares, pulseras, aretes… para mujeres jóvenes, adultas y niñas. Cada pieza es única; cuando se trata de un pedido se hace de forma personalizada y se inspira en la cosmovisión andina y en los elementos de la naturaleza.

Pero lo que la hace diferente a otras son los diseños disponibles en el mercado, es que están hechos con materiales inusuales y se trata de una propuesta ecológica. Martha Lema es la propietaria y diseñadora. Ella utiliza piedras de río, pedazos de vidrio forjado, papel, retazos textiles, semillas y otros materiales reciclados.

“En mi taller nada se desperdicia. Cada cosa que me encuentro tiene potencial para convertirse en una obra de arte”, cuenta sonriente Lema, de 40 años.

Ella empezó a fabricar joyería desde su infancia. Elaboraba collares y pulseras que manufacturaba para combinar con sus prendas favoritas, y era muy diestra para las tareas manuales.

Su pasatiempo favorito se convirtió en un negocio cuando en el año 2013 nació su nieta Karol. Su hija Valeria Mejía quería accesorios diferentes a los comunes para su primer retrato, así que juntas diseñaron pulseras tejidas, adornos para la cabeza y trajes de fantasía para la pequeña.
Las piezas elaboradas en una tarde tuvieron un resultado inesperado. La joyería y accesorios eran tan vistosos, que pronto llamaron la atención de amigas y familiares de la familia, por lo que se convirtieron en sus primeras clientas.

Así surgió la línea Bows and Flowers, especializada en joyería y accesorios para niñas. Las primeras ventas se hicieron por publicidad directa a conocidos y familiares, y luego se promocionaron en redes sociales.

Los pedidos de la línea infantil motivaron a la emprendedora a publicitar también su línea de bisutería para mujeres jóvenes y adultas. El primer mes Lema elaboró collares y pulseras de papel y de semillas y, a pesar de que su técnica aún era muy rústica, logró vender seis juegos bisutería.

Convertir pedazos de papel reciclado en piezas de joyería de alta calidad, no es una tarea fácil. Martha tarda entre dos y tres semanas en la elaboración de los collares más complejos. Su técnica consiste en crear una mezcla de contextura espesa para luego elaborar piezas geométricas, con las que arma su joyería.

Para manufacturar sus primeros diseños esta emprendedora recogió todo tipo de materiales que pudieran lucir vistosos, como semillas de eucalipto y pino, piedras de río, pedazos de madera, vidrio, aluminio, entre otros objetos reciclados, por lo que su inversión inicial fue mínima.

“Desarrollar la técnica para elaborar la joyería me costó varios meses de ensayos, experimentos y autocapacitaciones. Pero finalmente obtuve el resultado que buscaba, cuando lo logré supe que estaba lista para el siguiente paso”, cuenta Lema.

Sus creaciones estaban inspiradas en la belleza de los objetos simples de la naturaleza a los que regularmente la gente no les prestaba atención, hasta que una nueva inspiración que la hizo considerar la realidad de las mujeres indígenas, surgió.

Micaela Lema fue electa reina de Riobamba y se convirtió en la primera mujer indígena en ser electa para esa dignidad. Ella le habló sobre cómo las jóvenes empezaron a reemplazar sus trajes tradicionales por otros de la cultura occidental, y su proyecto para incentivarlos a amar su ropa originaria.

La diseñadora se entusiasmó con el proyecto y así surgió su nueva línea andina. Los collares y pulseras que diseña guardan relación con los tonos de los bordados de las blusas puruhaes.
Las piezas de esta diseñadora se volvieron populares entre las reinas de belleza y ahora incluso se envían pedidos a Reinas de la Amazonía.

La meta de la marca ahora es la exportación. Los contactos para difundir las joyas en Estados Unidos e Italia ya se hicieron, y se espera que en el 2018 se inicien los envíos de sus diseños.