placeholder
Rusia habría sufrido el congelamiento de las cuentas bancarias de sus diplomáticos, en Bélgica, como medida tras un fallo de La Haya. Foto: EFE

Rusia habría sufrido el congelamiento de las cuentas bancarias de sus diplomáticos, en Bélgica, como medida tras un fallo de La Haya. Foto: EFE

Cuentas de embajadas rusas en Bruselas fueron embargadas, según Moscú

18 de junio de 2015 12:53

Las cuentas de las embajadas rusas en Bruselas fueron congeladas, afirmó el jueves 18 de junio del 2015 el ministerio ruso de Relaciones exteriores, que anunció que convocó al embajador de Bélgica en Moscú para protestar “enérgicamente” contra esta decisión.

El ministerio convocó “hoy al embajador de Bélgica en Rusia, Alex Van Meeuwen, para protestar enérgicamente contra el congelamiento de las cuentas de la embajada de Rusia en Bélgica, así como a los representaciones permanentes de Rusia ante la Unión Europea y de la OTAN en Bruselas”, indicó, amenazando con aplicar medidas similares” contra la misión diplomática belga.

Rusia considera ese incidente “como un acto abiertamente hostil y una tosca violación de las normas del derecho internacional, y exige que la parte belga tome inmediatamente medidas para restablecer los derechos soberanos de la Federación de Rusia, vulnerados en Bélgica”, según el comunicado.

“Llegado el caso, la parte rusa se verá obligada a examinar posibles medidas recíprocas sobre los bienes del Reino de Bélgica en Rusia, incluidos los de la embajada de Bélgica en Moscú ” , añadió el ministerio.

Según la agencia rusa Ria-Novosti, la congelación de las cuentas rusas en Bélgica se debería a que Moscú no respetó una decisión de la Corte Permanente de Arbitraje (CPA) de La Haya.

Ese tribunal condenó en julio de 2014 a Rusia a pagar indemnizaciones de USD 50 000 millones a antiguos accionistas de Yukos, el grupo petrolero del exoligarca Mijail Jodorkovski desmantelado a principios de los años 2000, a raíz de un juicio por fraude fiscal.

La CPA acusa a Rusia de haber orquestado la caída de esa compañía por motivos políticos.

Yukos se vendió principalmente a la empresa pública rusa Rosneft, una compañía de segunda fila en aquella época, que se ha convertido desde entonces en el mayor productor mundial entre las empresas que cotizan en bolsa.

La portavoz de Jodorkovski, Olga Pispanen, dijo a la AFP que el exoligarca no tenía personalmente “nada que ver” con la congelación de las cuentas rusas en Bélgica