Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

El cuy tiene mejor presencia en su negocio

¿Se imagina degustar piernas de cuy en salsa barbecue o en salsa gourmet? Esta idea, que en principio les parecía “descabellada” y que tendría poca aceptación en el mercado, la hicieron realidad Andrés Pazmiño, José Lema y Wendy Torres.

Ellos estudiaron Ingeniería Agropecuaria en la Escuela Politécnica del Ejército (Espe), y luego de tener dificultades para conseguir empleo -al egresar de su carrera- decidieron emprender.

Hace dos años, Pazmiño barajaba varias opciones. Pero la que más le llamó la atención fue el procesamiento de la carne de cuy. A él le pareció un nicho de mercado no explorado. Por ello, junto a José Lema acudieron a restaurantes para realizar un sondeo y verificar la aceptación que tendría este tipo de carne en salones y entre el consumidor final.

Lo que encontraron en su estudio fue que a los consumidores les gustaba el cuy, pero no su apariencia. Por esta razón, decidieron darle una mejor presentación. Luego de verificar que este producto podría contar con buena aceptación decidieron empezar el negocio. En principio, invirtieron cerca de USD 300 para adquirir una empacadora y los cuyes para ser procesados.

Uno de los procesos que les llevó más tiempo fue encontrar proveedores, debido a que la mayoría no les entregaba cuyes con un peso uniforme.

Tras la búsqueda, encontraron a Cuyera Nacional de Pifo (nororiente de Quito) y la asociación Señor Cuy de Chimborazo, que cumplían con sus requerimientos.

Actualmente, los emprendedores tienen una facturación de USD 1 200, en promedio al mes y su producción es de 400 cuyes al mes. Con el incremento del nivel de ventas, también adquirieron nuevos equipos, como una empacadora industrial. Ahora, el monto total de inversiones asciende a USD 7 000.

Sus productos los distribuyen en restaurantes de Quito y minimarkets. Al momento, se encuentran en conversaciones para distribuirlos en cadenas de supermercados a escala nacional, pero deberán incrementar su producción. Por esta razón, entre sus planes está la construcción de una planta en el valles de Los Chillos (suroriente de Quito).

Juan Carlos Chávez es distribuidor de Cuyempak en Cayambe, desde hace dos meses. Él asegura que estos productos han tenido gran aceptación entre los compradores; el que más prefieren es el cuy tradicional de dos kilos.

Mientras que Juan Carlos Iñaquiza también es un distribuidor de Cuyempak en el sur de Quito. Al mes, vende unas 10 unidades. Él asegura que los productos han llamado mucho la atención entre los clientes de su local, por la facilidad para preparar y la salubridad.