El ministro Diego Aulestia: "El timbre cambiario está en discusión, pero cualquier medida que apliquemos a futuro estará bajo el orden multilateral”. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

El ministro Diego Aulestia: "El timbre cambiario está en discusión, pero cualquier medida que apliquemos a futuro estará bajo el orden multilateral”. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

César Augusto Sosa. Editor [email protected] (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Diego Aulestia: ‘Tenemos una hoja de ruta en el 2016’

6 de diciembre de 2015 11:13

Diego Aulestia, ministro de Comercio Exterior, describe los objetivos para el 2016: fomentar las exportaciones y avanzar en los acuerdos comerciales, donde la prioridad es la Unión Europea. Ante la eliminación de salvaguardias, se analiza el denominado timbre cambiario.


¿Qué balance tiene del desempeño del comercio exterior hasta la fecha y cómo espera que cierre este 2015?
Hay luces y sombras. En volumen tenemos un desempeño modesto del 2% en las exportaciones no petroleras hasta septiembre, lo cual es positivo, porque en otros países de la región pasa lo contrario. Pero también existe una caída de precios en general, lo cual ocasionó que los ingresos por exportaciones no petroleras hayan caído 5,6%. Creemos que cerraremos el año en esos mismos niveles.

Las exportaciones no tradicionales muestran una caída en volumen y precios.
Banano, camarón y cacao, que son productos tradicionales, han tenido un incremento en volumen, en buena parte por el apoyo a través de la política pública. Hay otros productos donde sí hay menor producción y precios como la palma o las conservas de atún. El atún de Tailandia, por ejemplo, que es de menor calidad pero también de precio, está llegando a mercados donde Ecuador tenía presencia, como Perú. Estamos buscando nuevos mercados y profundizando los existentes.

Bajo ese escenario, ¿cuál es la estrategia para el 2016?

La línea es clara: fomentar la producción exportable y negociar acuerdos comerciales. En el primer caso, a través de apoyos concretos como el ‘Draw Back’ o la promoción a través de las oficinas de ProEcuador o del programa Exporta País, para internacionalizar a nuevas empresas.

¿Qué metas hay para el 2016?
Dado el complejo escenario internacional, la meta es mantener el volumen de exportaciones, aunque estará sujeto a lo que pase con el fenómeno de El Niño. El mantener el volumen de exportación ya nos pondrá sobre el promedio regional.

¿Cuáles son las prioridades en acuerdos comerciales?
Lo primero es Europa, que también incluye las negociaciones con los países del EFTA, con los cuales ya tuvimos un primer acercamiento para comenzar negociaciones en el 2016.

¿Qué otros países están en la hoja de ruta?
Con Corea ya firmamos una declaración para iniciar negociaciones. La primera ronda está prevista para fines de enero próximo, en Quito. Asimismo, a raíz de mi viaje a Turquía, en octubre pasado, acordamos retomar las negociaciones. Una delegación de Turquía ya estuvo en Quito hace un par de semanas, para definir los temas y la siguiente ronda de negociaciones será en febrero del 2016, en Ankara. El mercado turco es muy importante, sobre todo para el banano y otros productos alimenticios. Tenemos un arancel del 146% para el banano y un elemento fundamental en la negociación será ese arancel.

¿Hay otros objetivos?
Un cuarto objetivo es Centroamérica, cuyas economías son complementarias a la ecuatoriana. Estuve en Honduras el mes pasado y emprendimos la primera ronda de negociaciones. La segunda será aquí, en febrero del 2016. Es un gran mercado para nuestra industria de línea blanca. Buscamos un acuerdo para desgravar un número limitado de partidas, lo cual supone una negociación ágil, que pensamos concluirla en el 2016. Con Guatemala estamos ampliando la negociación que ya existe; con El Salvador se iniciaron las negociaciones; con Costa Rica estamos en reuniones preliminares y con Nicaragua estamos muy avanzados y hay acuerdos preliminares.

Con la Unión Europea hay un estancamiento, porque Colombia y Perú aún no aprueban la adhesión de Ecuador al acuerdo comercial. ¿Cómo está ese proceso?
La Unión Europea es nuestra prioridad. Hace un par de semanas el Parlamento Europeo, que es la máxima instancia europea, pidió la entrada en vigor del acuerdo con Ecuador, lo cual muestra que el proceso avanza. Colombia y Perú tienen preguntas sobre el acuerdo de Ecuador y están en ese proceso de responder inquietudes. He tenido contacto con mis homólogas de Colombia y Perú y no veo un escenario para que se opongan a la adhesión de Ecuador, porque además no les perjudica en nada.

Usted estuvo en Colombia y Perú. ¿Qué resultados obtuvo de esas visitas?
Abordamos temas en los cuales tenemos puntos por resolver, desde las canastas transfronterizas en Tulcán hasta temas de transporte.

¿Y en el tema de la UE?
Esas inquietudes se resuelven con la UE. Hay algunos elementos como normas técnicas donde pueden existir inquietudes, pero Colombia y Perú no producen lo mismo que la UE. Hemos conversado y los seguiremos haciendo. Tendremos reuniones binacionales a mediados de este mes.

En enero próximo empezará la eliminación gradual de las salvaguardias. ¿Qué balance hay de la medida?
Hasta el 15 de noviembre pasado, la disminución de las importaciones de productos con salvaguardias fue del 31% comparado con igual período del 2014. Y las importaciones sin salvaguardias cayeron 12%. La medida era necesaria. Se procuró que la afectación en el sector productivo sea mínima, además de adecuar el entorno ante el grave ‘shock’ externo.

¿Qué pasará luego de eliminar las salvaguardias?
Para el 2016 será necesario mantener una estrategia de fomento a las exportaciones y lograr un equilibrio en la balanza de pagos. Ante la Organización Mundial de Comercio (OMC) nos comprometimos para aplicar esta medida por 15 meses y a realizar un desmonte progresivo desde enero. Hemos tenido particular cuidado para que la medida cumpla la normativa de la OMC.

¿Cómo se mantiene el equilibrio de la balanza de pagos sin salvaguardias?
Cualquier medida que Ecuador adopte a futuro estará dentro del orden multilateral.

Eso genera incertidumbre en el sector empresarial, que no sabe qué medidas se aplicarán. Se habla de un timbre cambiario, por ejemplo.
El timbre cambiario es un mecanismo que está bajo análisis y que es competencia del Ministerio de la Política Económica. En el tema comercial tenemos una participación. El timbre cambiario está en discusión, pero cualquier medida que apliquemos estará bajo el orden multilateral.

Entonces, ¿hay que esperar del Gobierno una medida en esta materia?
Para el 2016 tenemos que fomentar las exportaciones y mantener un equilibrio de balanza de pagos. Es imposible pensar que un país que tuvo un ‘shock’ del 7% del PIB pueda seguir importando la misma cantidad y los mismos bienes que en el pasado. Por otro lado, tenemos que responder ante la apreciación del dólar con mecanismos que fomenten las exportaciones. A partir de eso veremos opciones y los sectores productivos pueden plantear alternativas.


Breve hoja de vida


Su preparación

Economista de la Universidad Católica, máster por la Universidad de Oregón y London School of Economics. Coordinador de Proyectos Crediticios para Perú, Venezuela, Bolivia, Colombia y Ecuador del Banco de Desarrollo (CAF).

Su trayectoria
Como funcionario público ha sido Presidente del Banco del Estado, Ministro de Desarrollo Urbano y Vivienda, Embajador en Portugal y Coordinador de Comercio para Europa. Actualmente es Ministro de Comercio Exterior.

Su punto de vista
El país necesita promover las exportaciones y mantener un equilibrio en la balanza de pagos.