Ilustración: Inimiagine
Portafolio de Colombia. Grupo de Diarios América (GDA)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Ejecutivos autoritarios son parte del pasado

En las últimas décadas, temas como la inteligencia emocional, la globalización, el clima laboral, la productividad, la calidad de vida, la convivencia y la generación han hecho que el estilo de liderazgo en las empresas esté cambiando.

Los altos ejecutivos autoritarios, encerrados en su oficina, tomando decisiones sin consultar cada vez son más parte del pasado y eso lo refleja un reciente estudio adelantado por la consultora internacional en talento humano Korn Ferry.

Esta firma analizó las evaluaciones de 360°, que 743 altos ejecutivos de todo el mundo han realizado con la compañía, lo cual arrojó que el 70% corresponde a cuatro estilos de líderes más comunes: el experto, el participativo, el carismático y el orientado a la gente.

"Los ingredientes claves para el liderazgo eficaz de una organización ya han sido analizados y se llaman la inteligencia y sentido común para establecer la estrategia; el coraje, el impulso y las habilidades para ejecutarla con eficacia, y la visión, influencia y habilidades interpersonales para ver venir los problemas.

Es raro hallar todas estas cualidades en una sola persona, pero, afortunadamente, la investigación ha encontrado que ser fuerte en un puñado de cosas, si son las cosas correctas, es suficiente. Los líderes exitosos suelen tener desde cuatro hasta siete fortalezas imponentes, pero no deficiencias evidentes", comenta el estudio de la consultora.

El análisis también muestra, sin que implique que un tipo de líder es más eficiente que otro, que los expertos y carismáticos suelen tener más presencia en los altos niveles gerenciales (32 y 12% respectivamente), mientras que los orientados a las personas se mueven frecuentemente en los niveles de baja dirección.

Lo cierto en todo esto es que las organizaciones buscan cada vez más líderes integrales, que combinen lo técnico con las relaciones interpersonales.

"Industrias que tradicionalmente eran muy técnicas y lideradas por los expertos se están moviendo hacia el líder participativo, personas más sensibles en el manejo de la gente, mejores motivadores, que se preocupan más por integrar a las personas", comenta Rafael Ortega, Leadership and Talent Consulting, para la Región Andina de Korn Ferry.

El participativo suele ser más balanceado en sus habilidades técnicas, capacidad de pensamiento y manejo de la gente. Las personas en este grupo combinan la inteligencia con las habilidades individuales. Además, guiados por la ética más que por el deseo de obtener resultados, los 'socios con principios' son más dados a juzgar el mérito de una idea sobre la base de los principios organizacionales, valores personales y justicia.

También ellos prueban que son socios creíbles y confiables, que tienen sus propias ideas, pero están en capacidad de detenerse y mirar las de otros.

Los participativos también entregan resultados consistentes, pero probablemente no serán los que lideren a la gente, detrás de una idea muy innovadora y trascendental. Sus debilidades, sin embargo, reducen la fuerza de algunas de sus fortalezas. Ellos son inteligentes, pero no estratégicos; expertos en profundidad, pero no innovadores.

Líderes participativos
Otras características.  Su conocimiento y habilidad los lleva a ser calmados y colaboradores, más que genios explosivos o rompedores de esquemas. Son fuertes en ética e integridad, pero no siempre se puede contar con ellos para actuar en situaciones difíciles.Los puntos fuertes para desarrollar.  Sabe escuchar, es paciente, cuenta con habilidades técnicas, tiene fuerza intelectual, tiene ética y valores.Las debilidades.  Los participativos debieran potenciar en gestión de la innovación, habilidades de dirección, manejo de conflictos, motivar a los demás y capacidad de visión y gestión.