Pablo Chica elabora ocho tipos de cerveza. Hace seis años inició las investigaciones para elaborar esta bebida. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Pablo Chica elabora ocho tipos de cerveza. Hace seis años inició las investigaciones para elaborar esta bebida. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Redacción Cuenca
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Ocho tipos de cerveza artesanal son su oferta

13 de septiembre de 2016 10:06

La cerveza es una de sus principales aficiones, por ello el ingeniero civil cuencano Pablo Chica inició hace seis años la investigación para aprender a elaborar esta bebida. A él no le parecía que en el Ecuador solo se pueda consumir un tipo de dorada y no se prueben otras variedades.

Su intención era elaborar cerveza artesanal como una distracción para el consumo familiar o en reuniones de amigos, pero poco a poco más personas se interesaron por su producto. Al inicio elaboraba entre siete u ocho litros por cada preparación, con equipamiento muy básico, que ya no está en uso. Obtenía un máximo de 25 botellas de 330 mililitros.

En ese entonces, él mismo preparaba sus maltas porque no había oferta en el Ecuador. Chica preparaba la cerveza para fechas especiales como Navidad, Año Viejo, cumpleaños, Día del Padre...

Este emprendedor cuenta que posteriormente conoció a un maestro cervecero alemán, quien le vendió unos kilos de malta proveniente de Alemania. Con ello, Chica elaboró tipos oscura y roja.

Para mejorar, “me ha tomado mucho tiempo de investigación y desarrollo... En ocasiones he tenido que tirar todo un lote porque eran cosas que no se podían beber”, recuerda Chica.

En la actualidad, tiene una capacidad instalada para elaborar 50 litros de cerveza por cada cocción. Eso le permite obtener 150 botellas de 330 mililitros, que es la única presentación de la marca Oblönguer. Hay ocho variedades de trigo, de centeno, las strongale dorada, roja y negra...

También, una roja y dulce que elabora como un homenaje a la capital azuaya. Fue preparada por primera ocasión en noviembre del 2013 por las fiestas de independencia de la ciudad.

Paulatinamente, Chica fue adquiriendo maquinaria para mejorar el proceso productivo. Tiene equipamiento como una cocina industrial, dos ollas de acero inoxidable -para la maceración y para hervir- y dos tanques de fermentación. Además, cuenta con un molino, equipo de envasado, barriles y otras herramientas. La inversión alcanzó los USD 9 000.

Su cerveza se comercializa en amigos y familiares y a través del restaurante Dos Sucres de la capital azuaya, que se especializa en la cocina de autor. Según su propietario, Daniel Contreras, el producto es bueno y “una de las mejores que he probado”.

En lo que va del año ha realizado ocho cocciones, de las cuales obtuvo 400 litros. Chica dice que la intención es introducir esta cerveza entre los clientes para que disfruten junto con la comida. Él entrega los diferentes tipos de cerveza. Lo hace a través de las botellas de 330 mililitros. Con Contreras tienen el proyecto de instalar unos dispensadores de Oblönguer en el restaurante Dos Sucres. Contreras espera que se concrete en los próximos meses.

“Me ha retroalimentado indicándome cuáles son los tipos que tienen más demanda por los gustos de los clientes”, señala Chica. Asimismo, señala que la demanda de cervezas artesanales tiene un auge enorme. “No me he dedicado de lleno, pero en el restaurante ya empieza a crecer la demanda y otros restaurantes han hecho pedidos..., por ello ya es necesario hacer cocciones programadas”.

Otros detalles

La marca
. El nombre de Oblönguer fue bautizado por los amigos de Pablo Chica y lo relacionaban con un apodo. En la etiqueta se distingue el escudo de la capital azuaya y la variedad de cerveza.

Una estrategia. En junio pasado, por el Día del Padre, Pablo Chica comercializó cervezas en un elemento de madera portátil. Según él, las etiquetas fueron personalizadas siempre que el interesado lo desee. La promoción se realizó a través del muro de Facebook de este ingeniero civil cuencano.