La firma i2E cuenta con 160 empleados, la mayor parte son ingenieros y técnicos en electricidad y electrónica, y es su mayor valor agregado. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

La firma i2E cuenta con 160 empleados, la mayor parte son ingenieros y técnicos en electricidad y electrónica, y es su mayor valor agregado. Fotos: Vicente Costales / LÍDERES

Mónica Orozco (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 17
No 0

Con su diseño dan vida a los edificios

17 de mayo de 2015 15:28

i2E, una de las estrategias de esta empresa familiar es el ascenso por méritos y no por parentesco.

Hace un año la empresa i2E, especializada en ingeniería eléctrica y electrónica, se ‘cansó’ de pelear en un mercado donde la competencia le ganaba “por un dólar de diferencia”, en el precio. Hoy sabe que el mercado no se gana con “dólares” sino con fidelidad de la marca.

Ocultos en paredes de concreto, como si se trataran de arterias en el cuerpo humano, el cableado eléctrico y la ingeniería electrónica literalmente dan vida a un edificio. Permite monitorear y controlar los servicios, dar comodidad.

Conscientes del valor agregado en su actividad, i2E empezó hace un año una renovación integral. “Lo que buscábamos era ver cuál era nuestro elemento diferenciador, para que el cliente esté dispuesto a pagar un dólar más”, dice Wilfrido Obando, gerente y fundador de la firma tecnológica.

Para este ejecutivo de 59 años, todo esto supuso un cambio en la forma de ver el negocio, que nació hace 31 años en las aulas universitarias. Los primeros años de i2E transcurrieron entre los estudios de Obando y el desafío de abrirse campo y sumar clientes. La motivación: llegar a ser un empresario. “Siempre tuve claro que quería trabajar de forma independiente”.

Pero en medio de un mercado cada vez más competitivo, Obando se planteó la innovación.
Lo primero fue realizar varios talleres donde propusieron un sistema integrado de gestión y trabajar en certificaciones de calidad (ISO 9000, 14000 y 18000 integrados a la vez), que están a pocos días de obtener y que han ayudado a “refundar a la firma”.

Otra fortaleza que identificaron es la estabilidad en el personal, que registra una rotación promedio de 20 años. Germán Baque, quien labora ya 25 años en el área administrativa, ha visto crecer a la empresa, “que ha tenido buenos y malos momentos, pero ideas nuevas y liderazgo nos ayudaron a salir y seguir adelante”, dice Baque.

Tras el proceso, además, quedó claro que no venden instalaciones eléctricas, sino soluciones adaptadas a las necesidades del cliente.

Pero dos cosas no han cambiado: la integridad como valor y el ascenso como premio al esfuerzo. El primer aspecto tiene que ver con ofrecer un servicio de calidad. “Que los clientes me llamen para dar más trabajo y no para hacer reclamos”, dice Obando.

Definir una política de ascenso en la empresa era fundamental, pues i2E es una empresa familiar. Obando explica que ha llenado algunos puestos gerenciales con miembros de su familia, pero preparados y con experiencia. Esto con el fin de formar a una generación que se haga cargo de la firma. En ella trabajan su hermano y tres de sus hijos.

El ingeniero comercial y en electrónica, Carlos Pino, uno de los hijos de Wilfrido Obando, empezó a trabajar en la empresa desde muy joven. Ahí ha sido desde ayudante de bodega, trabajador en los proyectos hasta chofer.

Pino, quien gracias a su esfuerzo llegó a ocupar el cargo de gerente comercial en i2E, comenta que trabajar en diversas áreas le sirvió para conocer mejor a la empresa.

Francisco Obando, otro de los hijos de Wilfrido, estudió ocho años fuera y trabajó en varios países, pero su objetivo de vida “no es solo ganar dinero, sino construir algo grande”. Ahora trabaja en este objetivo en la firma de su padre, donde es director de Desarrollo.

Hoy, i2E participa en 22 proyectos; de ellos, 12 son grandes como hospitales públicos, edificios, hoteles y dos proyectos en Yachay.

La experiencia en el sector hotelero le permitió a esta firma participar en el diseño del hotel de la cadena Eurobuilding que se construyen en Tababela, cerca al aeropuerto Mariscal Sucre.

Rodrigo Pérez, gerente general de Zarpeca Sociedad Anónima, propietaria del hotel, enfatiza en que i2E es una empresa seria. “Wilfrido fue muy acertado en el diseño y es una persona que se involucra de lleno en el proyecto. Nos aportó con muchas ideas”.

La compañía, además, ha instalado alrededor de 3 000 kilómetros en diseño de redes eléctricas en el país, entre otros productos.

Aunque ya realiza trabajos en Colombia y Perú, i2E busca convertirse en una empresa internacional, lo que implicará abrir oficinas en otros países.