Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 24
No 2

Las empresas miran en la felicidad un nuevo indicador

Los indicadores de las empresas suman un nuevo actor: la felicidad. Por eso, la medición de este estado de ánimo en los sectores productivos cada vez cobra más fuerza a escala internacional.

Un ejemplo es lo que ocurre en Reino Unido. En ese país europeo se creó el Índice de Planeta Feliz o Happy Planet Index, que se trata de un índice alternativo de desarrollo, bienestar humano y ambiental. El desarrollo de este novedoso indicador cuenta con el respaldo del Gobierno del Reino Unido y la New Economics Foundation. El índice surgió en el 2006 y se publica cada tres años; el creador de esta herramienta es el británico Nick Marks.

Él asegura, por ejemplo, que el 90% de la felicidad es un tema interno de cada persona o que si un ser humano es feliz, las probabilidades de éxito, en lo profesional y en lo personal son mayores.

En el país ya se presentan casos de empresas que analizan y ven a la felicidad como un indicador importante. El estudio denominado 'Felicidad en el Trabajo', desarrollado por The Edge Group e Ipsos Consultor es un ejemplo. Esta investigación encuestó a 1 034 trabajadores del Ecuador, desde mayo pasado.

Los participantes de la encuesta levantada en el país fueron consultados sobre aspectos generales de la experiencia en el trabajo, detalles del día a día en sus actividades, sobre la organización en la que trabajan y sobre la vida personal que llevan. Entre las variables que se analizaron estuvieron los ingresos que reciben, el equilibrio del trabajo con la vida personal, la utilidad de su empleo, las relaciones con el equipo, entre otras.

Los resultados de esta investigación señalan que existe satisfacción y disfrute del trabajo. También se aprecia que el ecuatoriano está consciente de que su labor beneficia a los clientes de la organización, de que hay buenas relaciones con los compañeros de equipo y que existe la sensación de ser útil.

Pero también se percibió una deficiencia en la capacidad de resiliencia, en la compensación económica y en el balance entre el trabajo y la vida personal. "Las mayores alarmas se disparan en torno a la percepción que el ecuatoriano teme perder su trabajo en los próximos seis meses, así como el estrés que le generan sus funciones diarias y los retos".

¿Por qué se tiene que medir la felicidad en el lugar de trabajo? Johan Stuve, consultor de The Edge Group, sostiene que la medición es un buen negocio. "Los estudios demuestran que las personas felices tienen la posibilidad de desempeñarse en su rango alto de capacidades. Liberan endorfinas y dopaminas en el cerebro, lo que nos permite pensar mejor, más rápido, ser más creativos y asertivos".

Según Stuve, si los trabajadores de una empresa son felices, entonces van a desempeñarse de mejor manera, se van a enfermar menos, y especialmente van a poder realizar sus funciones con un sentido de propósito y trascendencia. El consultor agrega que así ganan empresas y trabajadores. Las primeras obtienen un mapa claro sobre los impulsadores de la felicidad en sus equipos y pueden crear una cultura de felicidad. Los trabajadores, al mejorar su ánimo, pueden cumplir con sus labores de manera más simple, más eficiente y con menos desgaste.


Una mirada a la realidad corporativa

[[OBJECT]]

En las oficinas de empresas ecuatorianas ya se mide el nivel de felicidad de los empleados y se desarrollan planes y estrategias para fortalecer el desempeño de los equipos de trabajo.

En mayo de este año arrancó una encuesta en la población trabajadora ecuatoriana, para medir este parámetro. A través de un cuestionario online y de entrevistas presenciales, The Edge Group en alianza con Ipsos Consultor consultó a 1 034 trabajadores a escala nacional.

Entre las variables que se tomaron en cuenta para la medición se contemplaron la edad, género, grupo socio económico, sector productivo y ocupación. Los principales datos constan en el gráfico.

Los resultados del estudio revelaron que el sistema de gestión, las relaciones dentro de las compañías, el clima laboral y la expresión personal, son los factores más importantes de la felicidad en el trabajo para los ecuatorianos.

Cada uno de estos aspectos contribuyen significativamente en el nivel general de felicidad en el trabajo. Si cualquiera de estos factores son considerados buenos en el lugar de empleo, entonces los colaboradores son hasta dos veces más felices en su trabajo. Por ello, para que las empresas puedan conseguir mayores grados de satisfacción laboral en su plantilla deben mejorar esos aspectos.

En la evaluación, los encuestados respondieron 40 preguntas, que buscaban indagar sobre aspectos generales de la experiencia en el trabajo, detalles del día a día, sobre la organización en la que trabajan, y sobre su vida personal.

Con ello, The Edge busca identificar cuáles son los impulsores de la felicidad en el mundo laboral en el Ecuador.

Los hallazgos de la evaluación mostraron que existe un buen nivel de satisfacción en torno a la percepción del disfrute del trabajo, de qué tanto el empleado puede dedicarse de manera eficiente a cumplir sus labores, al beneficio que generan a sus clientes, a las buenas interacciones con los compañeros de equipo, y a la utilidad del trabajo que realizan los ecuatorianos.

Sin embargo, el estudio también mostró una deficiencia en la capacidad de resiliencia (sobreponerse a situaciones adversas), en la compensación económica y el balance: vida frente al trabajo.

Mientras que las mayores alarmas se disparan en torno a la percepción que tienen los ecuatorianos de poder perder su trabajo en los próximos seis meses, así como el estrés que les genera sus funciones diarias y retos por alcanzar.

Este tipo de estudios también se han aplicado en otros países del mundo. Los últimos 12 a 15 años han estado llenos de numerosos estudios sobre psicología positiva, bienestar, ciencia de la felicidad y su impacto en el desempeño de los colaboradores en las firmas.

Algunos datos de empresas más felices señalan que las empresas mejoran en diferentes aspectos, de acuerdo con diferentes sondeos de consultoras. Por ejemplo, incrementos del 31% de productividad (ShawnAchor), 37% en ventas (Gallup), 44% en retención (Gallup), 300% en innovación (HBR).

Uno de los avances más importantes en esta materia, ha sido el alcanzado por Nic Marks, quien con el respaldo del Gobierno del Reino Unido y la New Economics Foundation, ha desarrollado herramientas de medición de la felicidad. Primero creó el Happy Planet Index, que permite medir la felicidad de países. Y con esta base y experiencia, creó Happiness at Work, para el trabajo.

Las conclusiones

1. Sistema de Gestión

a) El 85% de los trabajadores en el Ecuador necesita saber y sentir que colabora en una empresa bien gestionada, como respaldo para ser feliz en su trabajo. Sin embargo, solo el 40% de los trabajadores ecuatorianos considera que los sistemas de gestión son adecuados.

2. Relaciones laborales

a) El 84% de los empleados que tienen buenas relaciones con sus pares y jefes, son felices en el trabajo.

c) En este aspecto, casi el 70% está satisfecho, por lo que la brecha a cerrar es relativamente pequeña.

3. Clima laboral

a) El 83% de los empleados que trabajan en un buen clima laboral en el país, son felices.

b)  Son varios los factores que influyen en este tema, y en general la medición arroja un 62% de satisfacción frente a los componentes de clima.

4. Expresión personal a) El 78% de los empleados que se pueden expresar libremente, son felices en el trabajo.

b)  La apertura para ser uno mismo, ser creativo y usar nuestras fortalezas y habilidades en la empresa, es uno de los factores más importantes de los que depende la felicidad a nivel global. En Ecuador estamos en el 64%.

Otros datos

La motivación.  Los equipos que motivan, apoyan y aprecian los esfuerzos de sus miembros tienen más probabilidades de tener un buen rendimiento. Frente a esto, el 72% de los trabajadores ecuatorianos considera que tiene buenas relaciones con sus compañeros.

Confianza. La encuesta reveló que casi el 70% de los trabajadores en el país siente que su gerente confía en ellos, lo cual es sin duda un impulsor de la felicidad.


La meta es mejorar la productividad de las empresas

Proyecto Happiness (www.proyectohappiness.ec), que provee al sector corporativo de mediciones, hallazgos y soluciones para desarrollar la Felicidad en el Trabajo, realizó este estudio para establecer un punto de referencia de la Felicidad en el Trabajo en Ecuador.

El estudio fue conducido por The Edge Group, una firma que asesora a empresas de la región en temas de innovación, equipo y liderazgo, felicidad y sostenibilidad. Para el Proyecto Happiness integró un equipo de especialistas internacionales en el campo de la Ciencia de la Felicidad, con el que facilitan el desarrollo de la felicidad en el trabajo.

La encuesta que se utilizó y desarrolló en el Ecuador fue concebida y analizada por Nic Marks, director de la organización Happiness Works.

Esta entidad se dedica a desarrollar herramientas y servicios basados en la Ciencia de la Felicidad, para medir y entregar nuevas posibilidades a las organizaciones que permitan mejorar sus niveles de felicidad y productividad.

Las metodologías empleadas están basadas en los desarrollos de la Government Office of Science's Foresight Programme en el Reino Unido; tiene una experiencia internacional de 12 años.

Marks sostiene que "existe un creciente número de estudios que demuestran que la felicidad no depende únicamente de qué tan bien nos vaya en el trabajo y de los resultados que obtengamos". Además, muestran que las personas más felices se desempeñan mejor.

Este investigador asegura que la felicidad es un marco fundamental para aumentar los niveles de productividad y optimización en la organización.

Sobre el estudio en Ecuador, Marks dice que los latinoamericanos son conocidos por su espíritu vibrante y el informe refleja cómo ese espíritu influye en la felicidad en el trabajo. El estudio muestra cómo los ecuatorianos privilegian más un buen sistema gerencial, las relaciones, el ambiente y la libertad para ser uno mismo, que los niveles salariales.

Para José Antonio Torres, presidente de The Edge Group, tener un punto de referencia sobre los indicadores de felicidad ofrece una posición privilegiada para mejorar en el bienestar, crecimiento y productividad de las organizaciones.

Más indicadores

La gestión. El 40% considera que los sistemas de gestión de las organizaciones en el Ecuador son los adecuados.

Las relaciones. Casi el 70% de los consultados está satisfecho sobre las relaciones con sus pares y sus jefes.

El clima laboral. La medición arroja un 62% de satisfacción frente a los componentes del clima laboral.

La expresión personal.  La apertura para ser uno mismo es uno de los factores más importantes de los que depende la felicidad. En Ecuador el nivel de satisfacción al respecto es el 64%.


La felicidad interna bruta entra al debate

[[OBJECT]]

Con el ejemplo del pequeño reino de Bután, pionero desde hace varias décadas en evaluar la Felicidad Interna Bruta de su población, México, Ecuador, Uruguay, Bolivia y Venezuela también planean cómo medir el "vivir bien" o el "buen vivir", como alternativa a la cuantificación de la riqueza material.

Por eso, a mediados de agosto, representantes de gobiernos y organizaciones sociales de Bután y las cinco naciones discutieron en La Paz, las ideas y propuestas orientadas a ese propósito en el "Encuentro internacional para la métrica del vivir bien, felicidad y el buen vivir", según una nota de la agencia EFE.

El presidente del Centro de Estudios de Bután, Dasho Karma Ura, explicó en que las mediciones hechas en su país han detectado varios grados de felicidad, entre los "no felices, mas no desesperados" y "los profundamente felices".

Según este investigador, "cuando una persona tiene mucho tiempo no cuenta con recursos y no tiene energía para ser feliz y, por otro lado, cuando se tiene tiempo, ya no cuenta con los recursos, ni la energía para serlo".

Karma Ura apuntó que los "intensamente felices", lograron hacer su mente inmune a las influencias externas, independientemente de sus condiciones de vida. Por eso considera una necesidad la habilidad de una "fluctuación de la mente" para buscar la felicidad.

En el 2011, la Asamblea General de la ONU aprobó una resolución que reconoce la felicidad como un "objetivo humano fundamental", a instancias de Bután, que mide la Felicidad Interna Bruta (FIB), para conocer cuán satisfecha está su población, tras considerar que para ello es insuficiente el tradicional Producto Interior Bruto (PIB).

Karma Ura recomendó reformular las preguntas de un cuestionario que el Gobierno de Bolivia está diseñando para evaluar el "vivir bien" de sus ciudadanos. Algunas ideas básicas que deben tomarse en cuenta son la calidad de vivienda o el número de días de felicidad, pero con una escala de valoración, por ejemplo, del 0 al 10, como se hace en Bután, en lugar de una simple diferenciación entre el "sí" y el "no", agregó.

El encuentro planteó que ante la crisis económica, ambiental, energética social, moral y espiritual, fruto del "delirio del desarrollismo", el mundo debe tomar conciencia de que "la supervivencia de la humanidad y de la Madre Tierra será posible si retoma el equilibrio basado en valores como vivir bien, felicidad y el buen vivir", según un documento discutido en el foro.

El origen de la FIB

Bután. El índice de la Felicidad Interna Bruta (FIB) surgió en este país asiático en la década de 1970. Mide la felicidad en función de la economía, la cultura, el medioambiente y el buen gobierno.