placeholder
Gilberto Pazmiño es el presidente de la Bolsa de Valores de Quito asegura que es necesario que al mercado de valores se considere como uno de los sectores estratégicos, de parte de las autoridades. Además explica cómo los emprendedores se pueden beneficia

Gilberto Pazmiño es el presidente de la Bolsa de Valores de Quito asegura que es necesario que al mercado de valores se considere como uno de los sectores estratégicos, de parte de las autoridades. Además explica cómo los emprendedores se pueden beneficiar. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Gilberto Pazmiño: ‘El mercado de valores es para todos’

20 de octubre de 2017 21:03

Gilberto Pazmiño es el presidente de la Bolsa de Valores de Quito asegura que es necesario que al mercado de valores se considere como uno de los sectores estratégicos, de parte de las autoridades. Además explica cómo los emprendedores se pueden beneficiar.

Usted habla de una serie de bondades que ofrece el mercado de valores, pero también dice que el sector no crece como se desearía. ¿Por qué ocurre eso?

Las bondades que ofrece el mercado de capitales deben estar plasmadas en una visión estratégica del sector público. El sector público debe ser el principal promotor y no me refiero a que destine dinero, sino a que ponga normas claras, que permita que el mercado de capitales vuelva al radar de los sectores estratégicos, como lo fue a mediados de la década de 1990. Una de las primeras tareas es crear el mercado secundario para tener recursos para dar liquidez y plazo al mercado.

¿Cómo ayuda este mercado secundario?
El mercado secundario, en todas partes del mundo, proviene de los recursos de los sistemas pensionales. Permite proveer de liquidez y que los papeles tengan una movilidad de negociación importante, que permita a los ahorristas y a los portafolios lograr utilidades por el acrecentamiento del precio de los papeles que se negocian en el mercado de valores. Por eso necesitamos una decisión estratégica del Gobierno, una reforma a la Ley de Mercado de Valores, a las regulaciones de la Junta de Regulación de Política Monetaria y a las
disposiciones de la Superintendencia de Compañías. También se necesitan reformas tributarias que promuevan que existan más inversionistas y más emisores. ¿Por qué no promover a las empresas que abren su capital y no se les disminuye un punto en el impuesto a la renta?

¿Todo esto que menciona son planteamientos que se hacen al sector público?
Son planteamientos que servirán para que el sector privado se anime a entrar al mercado de valores. Pero también hay que decir que el sector público no ha entrado a este mercado y como ejemplo están los gobiernos seccionales que podrían aprovechar el mercado de capitales para obras de infraestructura. El Gobierno central no transa los títulos de deuda externa en la bolsa de valores de Ecuador, tampoco transparenta las negociaciones entre instituciones del sector público cuando paga con bonos.

¿Y cuál es la tarea para la empresa privada?
Por el lado de las bolsas de valores de Quito y Guayaquil necesitamos incrementar la difusión, enseñar, capacitar más.

¿Es un mea culpa?
Más que un mea culpa, necesitamos sensibilizar que el mercado de valores es para todos. Nos hace falta a los actores fortalecer las estructuras corporativas para dar servicios en el mercado de valores, pero ningún actor se anima porque el mercado es pequeño.

En esto juega el gobierno corporativo que, en Ecuador, no es tan desarrollado.
Cuando un emisor decide salir al mercado de capitales se ve obligado a tener gobierno corporativo. Pero la decisión de salir a la bolsa no pasa porque quiere ser transparente o no.
Pasa porque es beneficioso o no. ¿Si no es beneficioso para qué hago el esfuerzo? Entonces, las empresas en países maduros caminan hacia el concepto de gobierno corporativo, así no reciban beneficios. Pero en los países en desarrollo hay que darles un aliciente para que animen.

¿Y quién debe dar ese aliciente?
El Estado. Así una empresa que sale a bolsa debe tener un beneficio tributario.

¿La cultura empresarial está lo suficientemente desarrollada para lanzarse al mercado de valores?
El empresario ecuatoriano necesita estar bien informado y conocer los productos. No tiene miedo a la sofisticación que puede aparentar el mercado de valores. El empresario está decidido, pero si no hay una normativa que le dé oxígeno, cómo se lanza al agua.

¿Qué oportunidades tienen las pymes en la bolsa?
Tienen muchas oportunidades. Hay productos para que aprovechen este mercado. Estamos generando incluso microproductos. Un ejemplo son las facturas comerciales que pueden beneficiar a un pequeño productor agrícola. Este pequeño productor puede vender esa factura en el mercado de valores. Para esto proponemos una reforma al Código de Comercio para que la aceptación de la factura sea automática. Esto para evitar mecanismos que tienen detenido al productor y sin opción de negociar su factura.

¿Los emprendedores también pueden beneficiarse del mercado de valores?
El mundo ha regresado a ver a los emprendedores, desde hace 10 o 15 años, vía el mercado de capitales. Hay fondos semilla, financiamiento, capital de riesgo o impulso para que arranque o para que se conviertan en accionistas de empresas.

¿Eso ya pasa en Ecuador?
No. Ahora recién se habla de una ley para emprendedores y la Bolsa plantea un fondo con recursos reales que permita dar ese impulso que ya se da en otros países, a través del mercado de valores.

¿Bajo este panorama puede darse que los emprendedores o pequeños empresarios vayan a otros países a buscar financiamiento?

Exacto. Las leyes no benefician al emprendedor o al creador ecuatoriano. Hay organismos privados que ayudan a pequeños empresarios, con recursos privados, pero es insuficiente porque debe ser una política de Estado. Un ejemplo es generar un fondo público-privado que canalice recursos.

¿De qué manera se han acercado a las autoridades?
Hemos tenido acogida en el ministerio de Comercio Exterior y de Industrias. Pero quien debe promover el tema es el Ejecutivo y definir los temas estratégicos. Queremos estar como un tema estratégico.

¿La creencia de que el mercado de valores es para ricos afecta a su desarrollo?
Claro porque priman los fundamentalismos ideológicos. Es necesario entender al mercado de capitales como un combustible de alto octanaje que ayuda a producir con alta competitividad.