Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 1

Dos hermanas crecieron en medio de tortas y galletas

Los cupcakes decorados con temáticas de personajes famosos, caricaturas, rostros y mensajes son el producto más demandado de Sugarland. Se trata del negocio creado por las hermanas Claudia y Melissa Yánez en el 2010.

Lo que llevó a estas jóvenes guayaquileñas a emprender fue su pasión por la repostería, que cuentan, fue transmitida por su madre desde que eran niñas. “Crecimos en medio de sus tortas, galletas y dulces. Pronto aprendimos sus recetas”.

Cuando cursaban el colegio y la universidad, respectivamente, la elaboración de estos postres era su pasatiempo. Los obsequiaban a sus conocidos y familiares en cumpleaños y otras ocasiones especiales. Luego, a inicios del 2010, surgieron los pedidos y con ellos la idea de hacer del pasatiempo una fuente de ingresos.

Sin embargo, cuenta Claudia, la decoración no era su fuerte. Por ese motivo, en febrero de ese año, se inscribieron en cursos de decoración de tortas en Cosas de Cocina, local especializado en repostería.

El siguiente paso fue la compra de utensilios de decoración al mes siguiente. Para ello invirtieron USD 1 000, que financiaron con un préstamo de sus padres. Los materiales los compraron en Houston (EE.UU.), ciudad a la que viajan cada año a visitar a su hermana mayor.

Así, al retornar al país de su viaje, iniciaron Sugarland. Los postres los elaboran en su domicilio ubicado en la ciudadela Miraflores (norte de Guayaquil). El sistema de ventas es bajo pedido y el cliente se encarga de ir a retirar los productos.

Para estas hermanas la presentación es fundamental. Se preocupan por los acabados decorativos y tratan de innovar constantemente. Por este motivo, en marzo de este año tomaron otro curso de decoración en Houston.

Además, los productos los ofrecen en cajas decoradas. “Así, los dulces están listos para entregar como obsequio”, comentan. Muchos de los empaques son elaborados por ellas mismas.

Lorena Manrique es clienta de Sugarland. Ella conoció del emprendimiento a través de una amiga que le dio buenas referencias. Ha comprado negritos y tortas en distintas ocasiones. Resalta el buen sabor y la frescura de los postres.

Sobre los precios, dicen que dependen del decorado. En el caso de los cupcakes, la caja de cuatro tiene un precio de USD 10. También ofrecen docenas de cupcakes sin decorar, por un valor de USD 20.

Por las ventas facturan aproximadamente USD 600 al mes. Sin embargo, en temporadas altas, como la época de Navidad, la facturación llega a USD 1 000.

Otra clienta es Mishelle Chávez. Dice que los cupcakes son sus productos preferidos ya que son una excelente opción para obsequiar a las amistades. “Lo que me gusta de Sugarland es la oportunidad que ofrecen de personalizar los diseños”, dice.

Los materiales

Los utensilios. Para elaborar la decoración utilizan implementos importados de los Estados Unidos.
La materia prima. Los ingredientes como harina y azúcar los compran localmente. Tienen distribuidores específicos en la ciudad a quienes compran de modo regular.