Jacqueline Muñoz abrió recientemente un local en el Quicentro Shopping. En este lugar se exhiben varias prendas elaboradas con materiales puros como la alpaca, hilos de seda, algodón y acrílicos de fantasía. Foto: Galo Paguay/ EL COMERCIO.

Jacqueline Muñoz abrió recientemente un local en el Quicentro Shopping. En este lugar se exhiben varias prendas elaboradas con materiales puros como la alpaca, hilos de seda, algodón y acrílicos de fantasía. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES.

Diana Chamorro
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 3

Los diseños de Jacqueline Muñoz visten a las mujeres de Canadá y México

9 de marzo de 2015 12:56

La tienda de Jacqueline Muñoz refleja el estilo y personalidad creativa de esta diseñadora ecuatoriana. Sus prendas están inspiradas en los colores de la tierra, hechos exclusivamente para que abriguen hasta el corazón de quien los compra. El estilo de sus confecciones se orienta hacia el etnicismo y al estilo bohemio y elegante de la mujer actual. Esta es la propuesta que la diseñadora Jacqueline Muñoz presenta al público nacional e internacional.

Las confecciones que ofrece esta emprendedora en su local del centro comercial Quicentro Shopping, están dedicadas a las damas. Cada prenda está elaborada con materiales puros como la alpaca, hilos de seda, algodón y acrílicos de fantasía.

Entrar a la tienda de esta diseñadora es como realizar un viaje a lo largo del Ecuador. Cada detalle con los que se fabrican los sweaters, abrigos, capas o chaquetas evocan la multiculturalidad de la cultura ecuatoriana.

La tienda de Jacqueline Muñoz refleja el estilo y personalidad creativa de esta diseñadora ecuatoriana. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES.

Para que Jacqueline Muñoz tenga el reconocimiento con el que cuenta hoy en día, esta diseñadora tuvo que trabajar arduamente. Ella inició su negocio hace aproximadamente 25 años cuando afrontaba una crisis familiar. En ese tiempo, Muñoz estaba embarazada y tenía otros dos niños de 4 y 5 años. Su esposo se quedó sin empleo y ella vendía ropa a consignación. Sus ingresos no eran suficientes para solventar todos sus gastos. “No tenía capital y estaba con deudas. Tuve el coraje de decir que nos merecíamos una vida mejor”.

Al ver la dura situación en la que se encontraban, esta mujer reveló a su esposo que quería elaborar sacos; pero no quería hacer las mismas confecciones que se vendían en todas las tiendas de la ciudad, sino que quería fabricar un producto diferente. Ahí fue cuando esta emprendedora, gracias a su talento innato, empezó a crear diseños únicos.

Muñoz abrió su empresa en el cuarto de su hijo y solo contaba con una máquina de coser antigua de su suegra. Compró unos conos de lana y envió a tejer los sacos en otro lado, pues no contaba con todas las herramientas necesarias para producirlos. Los diseños que actualmente esta diseñadora tiene en su local empezaron a crearse tras la idea de unir un trozo de cuero con otro de lana y con otros materiales, pero siempre basándose en la nobleza y acabado del tejido.

La tienda de Jacqueline Muñoz refleja el estilo y personalidad creativa de esta diseñadora ecuatoriana. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES.

Aunque esta mujer ha logrado exportar sus productos a otros países, esto no siempre fue así. Ella contó que, al empezar su emprendimiento, constantemente buscó que los locales posicionen su marca. “Nunca fui a boutiques que no sean exclusivas o que no aprecien mi trabajo. A pesar de que corría el riesgo de que me rechacen, siempre confié en mi producto”.

Más tarde, esta diseñadora logró adquirir un crédito del Banco de Fomento que le permitió comprar máquinas tejedoras para incrementar su producción.

Cada vez surgían nuevos diseños y más cliente demandaban su producto. Así fue como Muñoz logró posicionar sus prendas en el mercado quiteño, convirtiéndose en una embajadora de la moda. Tiempo después, ella participó en varias ferias nacionales en las que exhibió sus confecciones, distinguiéndose por presentar prendas con manufactura y diseños exclusivamente ecuatorianos.

La tienda de Jacqueline Muñoz refleja el estilo y personalidad creativa de esta diseñadora ecuatoriana. Foto: Galo Paguay/ LÍDERES.

Ella reconoce que el momento en el que decidió emprender su negocio no fue el mejor de todos, pues en ese tiempo en país se encontraba atravesando una dura crisis económica.

La dolarización, anunciada el 9 de enero del 2000 por el presidente Jamil Mahuad, afectó la economía de muchas personas. Sin embargo, gracias a las exhibiciones en las que esta diseñadora participó, ella tuvo la oportunidad de ir a Perú. A partir de este viaje, esta mujer empezó a exportar sus productos. Además, esto le permitió fortalecer a su empresa pues empezó a trabajar en dólares.

Tiempo después, Jacqueline Muñoz abrió un local en el valle de Tumbaco. Recientemente, ella abrió otro local en el centro comercial Quicentro Shopping. El sitio cuenta con una decoración que trae a la mente los colores, belleza y riqueza del Ecuador. Según indicó Isabel Rowland, propietaria de la franquicia de Jacqueline Muñoz en este centro comercial, en el sitio se usan muchos materiales naturales y propios del país para hacer que el cliente sienta el orgullo de ser ecuatoriano y que vea que en su país es posible elaborar prendas de alta calidad.

Bajo la premisa 'Con los diseños se crea y se genera vida', esta emprendedora a logrado llegar a los mercados de Canadá, México, Costa Rica, Guatelama, Bolivia y España.

jacqueline muñoz