placeholder
EE.UU., Argentina y Brasil cuentan con extensiones de transgénicos. Foto: Archivo / LÍDERES

EE.UU., Argentina y Brasil cuentan con extensiones de transgénicos. Foto: Archivo / LÍDERES

Kevin Folta: ‘Los transgénicos son una oportunidad para Colombia’

6 de septiembre de 2017 17:00

Colombia tiene muchas oportunidades para el desarrollo de los organismos genéticamente modificados (OGM). Esto por sus extensas tierras para la agricultura y la posibilidad de contar con una legislación que los permita usar, dijo el biólogo e investigador de la Universidad de Florida Kevin Folta.

“Colombia puede ser un líder en la región” por su disposición a trabajar en una nueva generación de leyes que regulen la producción de transgénicos frente a otros países que aún insisten “en un rechazo normativo” hacia estos cultivos, indicó el experto.

Durante una visita a Bogotá, en donde participó en la presentación del documental “Food Evolution”, del director estadounidense Scott Hamilton, Folta precisó que algunas de las ventajas que representaría para Colombia inclinarse hacia la siembra de cultivos GM serían los “bajos costos” de producción y la mayor competitividad para los agricultores.

Los cultivos GM son plantas con características mejoradas a través de la edición de sus genes en laboratorios, lo que permite que frutas y hortalizas sean de mayor tamaño o crezcan en mucho menos tiempo que el usual.

En países como Estados Unidos, Argentina y Brasil el cultivo de transgénicos avanza con gran rapidez, con más de 150 millones de hectáreas sembradas en 2016.

Según el informe del Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (ISAAA, por su sigla en inglés), el cultivo de maíz modificado genéticamente aumentó un 17 % en Colombia el año pasado, al alcanzar 100 109 hectáreas.

Sin embargo, la superficie sembrada con algodón transgénico bajó hasta las 9 814 hectáreas, precisó la misma fuente.

En Colombia, 23 de los 32 departamentos del país sembraron semillas genéticamente modificadas (con características de resistencia algunos insectos y tolerancia a algunos herbicidas) en 2016, dos más que el año anterior, siendo las regiones de Meta (centro), Córdoba (norte) y Tolima (centro) las que presentaron una mayor preponderancia de estos cultivos. De hecho, producir arroz y flores es la oportunidad que “debe tomar” Colombia, aseveró el investigador.

Al hablar de los principales retos que enfrentan los agricultores para adoptar los cultivos genéticamente modificados, Folta mencionó las legislaciones y también la aceptación generada por los consumidores.