placeholder
Chauvín hizo una maestría sobre políticas públicas en desarrollo local. Foto: Cortesía Juan Pablo Chauvín

Chauvín hizo una maestría sobre políticas públicas en desarrollo local. Foto: Cortesía Juan Pablo Chauvín

Un lojano que brilla en las aulas de Harvard

23 de febrero de 2018 06:36

De su infancia su principal recuerdo son los juegos con los niños de la calle. Eso marcó, en gran parte, la historia personal de Juan Pablo Chauvín, un lojano que, actualmente, es candidato a un PhD de políticas públicas en la Universidad de Harvard, Boston.

En 1977, antes de que naciera, sus padres abrieron la fundación Cisol, que impulsa el desarrollo para ese grupo vulnerable. Sus vivencias con aquellos pequeños le llevaron a plantearse interrogantes como el porqué de la pobreza en el mundo y cómo superarla.

Al crecer, estas preguntas no desaparecieron y provocaron su viaje a Quito para estudiar sociología en la Universidad San Francisco (USFQ). Mientras cursaba su carrera tuvo que tomar la materia de economía y allí se dio cuenta de su importancia para el mejoramiento de las condiciones de vida de la sociedad y no solo su vínculo con las empresas.

Empezó como una clase, pero se convirtió en una carrera paralela. Sacrificó, incluso, los veranos y en el 2000 Chauvín se graduó de sociólogo y economista.

Como la tierra llama y las oportunidades también, regresó a Loja, donde trabajó por dos años en el ingenio azucarero Monterrey, aplicando sus conocimientos económicos sobre producción, calidad, manejo de personal, etc.

Sin embargo, él quería ampliar sus conocimientos. En el 2002 dejó su trabajo y volvió a Quito para iniciar una maestría en la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) sobre políticas públicas en desarrollo local.

Fue uno de los primeros retos académicos y económicos que superó ya que sus estudios los hizo tras ganar una beca del Fondo de Solidaridad. “Nada fácil”, dice.

De su paso por Flacso queda su libro ‘Conflicto y Gobierno Local – el caso del transporte urbano en Quito’. El texto, que originalmente fue su tesis de grado, detalla los conflictos generados por los transportistas y las acciones desarrolladas por las administraciones municipales para superarlos.

Para ese entonces ya le había picado el ‘bichito’ por conocer más sobre el desarrollo y la economía de las ciudades. Eso solo se profundizó durante su trabajo con la cooperación alemana en Ecuador.

Los conocimientos que obtuvo en su empleo, su preparación académica y notas, así como la redacción de su libro le permitieron dar el salto al exterior. Postuló para una maestría en, al menos, 10 universidades y accedió a cuatro. Una de ellas fue Harvard.

En el 2008 comenzó a estudiar la maestría en administración pública, con énfasis en desarrollo internacional gracias, también, a financiamiento. Es, a su decir, la más difícil del mundo en su área.

Alcanzar esta meta no sorprendió a amigos como Carlos Granda, a quien conoce desde los ocho años. Como buenos lojanos, vinculados al arte, quisieron de niños escribir el guion de una película y ya de adultos mantienen su gusto por la música y la guitarra.

De Chauvín asegura que ha “redefinido el concepto de excelencia”, citando a Ricardo Hausmman. Este economista venezolano fue profesor del académico en Harvard y la persona que más ha influido en su formación.

Junto a él, Chauvín trabajó en el Centro de Desarrollo Internacional de la famosa universidad. En la institución, el académico lojano ha conocido personalidades de la economía entre los que está Dani Rodrik, Larry Summers, el premio Nobel Amartya Sen -a quien casi atropella una vez con su bicicleta- y a otro de sus mentores, Edward Glaeser, el más famoso economista urbano del mundo.

Al centro llegó luego de una invitación para trabajar, una vez que terminó su maestría. Si bien los primeros años en Boston fueron complejos por las diferencias en la cultura y el nivel de estudios entre los norteamericanos o europeos y los alumnos de América Latina, se dio cuenta de las inmensas oportunidades que tenía al estar en “el Disney de los intelectuales”.

Todo ello le llevó a postular por el PhD. Durante los años de estudio profundizó en los temas que más le han apasionado en su vida: pobreza y ciudades.

De hecho, durante esta etapa escribió un artículo sobre las diferencias de la urbanización en ciudades ricas y pobres en Brasil, China, India y EE.UU. El texto se publicó en el Journal of Urban Economics (publicación líder en el área de economía urbana hoy en día), y es uno de los tres artículos que la gente más ha bajado durante los últimos tres meses.

Tiene el récord de premios por calidad de enseñanza por su labor como asistente de cátedra, según la administración de la escuela de gobierno JFK. “Es impresionante cómo dicta las clases en inglés. Explica la teoría con claridad”, dice Andrés Hidalgo, ecuatoriano y compañero en Harvard de ‘JP’.

Más datos

Formación. Es economista y sociólogo de la USFQ. Tiene una maestría en Harvard y aspira a concretar su doctorado. Su tesis de grado final se enfoca en género y ciudades.

Familia. Está casado con una mujer de Bosnia y tiene dos hijos. Este ecuatoriano busca dedicarse más a la academia ya que “le encanta” investigar. Ha sido consultor para el Banco Mundial, OCDE, GIZ, entre otros.