Por Wilson Jácome. Profesor IDE Business School Universidad de los Hemisferios
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Medios: La responsabilidad de las empresas

A mediados del 2004, Juan Arellano y Benito Quezada esperaban con ansiedad los pocos días que faltaban para la ceremonia de graduación en la que los titularían como Magíster en Comunicación Social. Ellos se conocieron en las aulas de la Universidad Panamericana (México), dos años atrás, cuando iniciaron sus estudios de posgrado. Juan y Benito habían obtenido un contrato por un año en el Excelsior. Era una satisfacción para ambos el trabajar en un diario prestigioso y haber sido elegidos por sus excelentes notas de la Maestría. Habiendo terminado un curso optativo de autoevaluación y desarrollo de carrera, conversaban respecto a la responsabilidad que se les avecinaba al reinsertarse en la vida profesional.

Revisaban los principios y criterios personales. En la conversación afloraban los puntos de vista de cada uno y se manifestaban nítidamente sus diferencias, sobre todo en aspectos claves para enfrentar las responsabilidades profesionales, aspectos que les acompañarían a lo largo de su carrera.

El contexto

Juan A. y Benito Q.

Juan era boliviano y Benito, de Aguas Calientes (México). Se conocieron en las aulas de la Universidad en donde cursaban la maestría. Era extraño que hubiesen congeniado, porque tenían distintos puntos de vista y habitualmente discutían a causa de ellos.

Además, ambos eran fanáticos del fútbol y tenían una preferencia personal por equipos tradicionalmente rivales. Benito era acelerado en todos sus actos mientras que Juan era sumamente pausado, y tal como en los rasgos de personalidad descritos había muchas más diferencias entre los dos.

Durante el desarrollo de una conversación, Benito pensaba: "Ambos tenemos el mismo objetivo -ganar en status lo más pronto posible- pero nuestras estrategias y hasta algunos valores difieren mucho, probablemente uno de los dos está equivocado".

Luego de comparar las estrategias y enfoques personales tomaron la decisión de revisar a lo largo del tiempo futuro los logros alcanzados, intercambiar experiencias y rectificar lo que fuere necesario. Benito apostillaba: "El tiempo dará la razón a uno de los dos" (Los personajes descritos en el caso son ficticios. La Universidad y el diario Excelsior son reales; mientras que las ideas madre fueron emitidas en clase).

Las ideas Madre

Apuntes en clases magistrales

Tanto Juan como Benito durante sus estudios habían recogido comentarios de sus profesores más experimentados, comentarios prácticos: "En la actualidad, el mundo de los negocios de comunicación social ha descubierto que el relato de los hechos-noticia pegado a la verdad no es importante, que ni siquiera la lucha política por el bien común es importante, que lo que cuenta en la información es el espectáculo. Se ha creado la información-espectáculo. Cuanto más espectacular es la información, más dinero se gana".

"El buen medio de comunicación es intencional, a saber: aquel que se fija un objetivo ético y busca resaltar hechos que lo apoyen, aquel que busca provocar cambios que ayuden a mejorar la confianza social, la paz, etc.".

"Desde el desarrollo acelerado de los medios de comunicación, en la segunda mitad del siglo XX, estamos difundiendo dos historias distintas: las que se apegan a la verdad y la creada por algunos medios. La paradoja, el drama y el peligro están en que se conoce cada vez más la historia creada y no la verdad".

"Responsabilidad extrema al informar: Los temas que dan -popularidad- a las noticias del día deciden qué pensamos del mundo que nos rodea y cómo lo pensamos".

Juan Arellano

Principios y criterios

Tras una profunda autoevaluación, Juan concluyó que sus ideas, principios y criterios para manejarse en la vida profesional, serían: Calidad informativa: "Trabajar y profundizar seriamente en las declaraciones, entrevistas, hacer crítica positiva, análisis concienzudo de la información. Evitar caer en el periodismo administrativo, no caer en lo estandarizado".

Aportar a la sociedad: "Escoger hábil y responsablemente los temas".

La verdad: "¿Importa tanto la verdad?, ¿qué es?, en la actualidad importa más distraer a los usuarios. He de buscar lo espectacular de la información".

La intimidad: "No puede ser una barrera para informar en profundidad, yo mismo ejerzo una profesión en la que estoy a la vista de todos, igual he de escudriñar a fondo a los demás".

Sobre el secreto: "No hay secreto que valga cuando se trata de informar sobre temas que creo deben darse a conocer".

Las fuentes: "No puedo fiarme de una sola fuente, es necesario que sea crítico y que busque fuentes alternativas".

El poder: "Debo ser independiente con respecto a los tentáculos del poder, no me dejaré influir".

La información: "Al público se le debe dar lo que solicita, en mi trabajo yo soy un espejo de la sociedad".

Benito Quezada

Principios y criterios

Benito también, tras una profunda autoevaluación, concluyó que sus ideas, principios y criterios: Calidad informativa: "Tener como fuente a las personas sobre las que voy a escribir, acercarme a ellas, procurar entender sus problemas".

La verdad: "Centrarme en la búsqueda de la verdad, informar de ello, intentar orientar la opinión pública".

El secreto: "Me debo guiar por el principio de que el bien común prevalece sobre el bien particular y por ello si divulgar secretos atenta al bien común, es mejor no hacerlo".

Las fuentes: "No puedo guiarme por una sola fuente, pero además debo cerciorarme de que esas fuentes son 'agua limpia', para llegar a la verdad debo escuchar a todas las partes".

Sobre el poder: "Las influencias del poder son muy grandes, incluso pueden provenir de mis jefes, debo batallar con sabiduría, ganar prestigio, ser excelente profesional para lograr independencia".

Sobre la información: "Debo esforzarme por informar con amplitud y variedad, debo cubrir la gama de entretenimientos que se dan en la sociedad, procuraré resaltar aquellas formas de entretenerse que forman a las personas".

Las opiniones: "Debo contrastar esas influencias con mis principios...".

Juan Arellano

Las estrategias

Juan, igual que su amigo Benito, también pensó en las estrategias que escogería para lograr éxito profesional: Todólogo vs. especialista: "Debo ser visto como multifacético, debo manejar un amplio espectro de temas".

Hacer carrera: "Debo autopromoverme tanto como sea posible; he de respetar las normas establecidas, pero es evidente que solo conocerán mi capacidad si la manifiesto explícitamente".

Trabajo en equipo: "Trabajaré en intenso contacto con mis colegas y con los directivos de mayor renombre, de todas las áreas, conoceré sus métodos de trabajo y me conocerán; de esa manera ellos hablarán de mí a la alta dirección".

Aprovechamiento del tiempo: "Voy a buscar relaciones y promocionarme en todos los ambientes posibles. Deseo conocer a muchas personas y ser conocido. Eso apoyará mi éxito profesional".

Compañerismo: "Voy a relacionarme con todos, sea cual fuere su procedencia. No quiero que me clasifiquen como "el de cierta Universidad". Incluso, habrá quienes tienen mala opinión de mi Universidad".

Encargos de trabajo: "Aunque me gustaría que me encarguen algo a mi gusto, no voy a poner dificultades para lo que quieran asignarme, sobre todo con el CV que ostento".

[[OBJECT]]

Benito Quezada

Las estrategias

Benito también se planteó las estrategias para conseguir sus metas profesionales, entre sus ideas, eran: Todólogo vs. especialista: "Deseo alcanzar reconocimiento en uno o dos temas de verdadera importancia, debo convertirme en experto en esos temas".

Carrera: "Debo trabajar con mucho detalle, hacer y acabar bien todos mis encargos. Ese trabajo hablará por mí".

Trabajo en equipo: "Trabajaré mucho con mis colegas de las áreas que más me interesan. Si puedo demostrar con qué rapidez he adquirido dominio de esas áreas seré apreciado por mis colegas y recibiré su apoyo frente a los demás".

Aprovechamiento del tiempo: "Si me sobra el tiempo buscaré profundizar o actualizar mis conocimientos. El público hablará por mí." Compañerismo: "Me las arreglaré para relacionarme con colegas que proceden de mi misma alma máter, será fácil compartir experiencias con ellos".

Encargos de trabajo: "Procuraré asegurar un primer encargo interesante. Debo empujar mucho, moverme con habilidad y paciencia, saber decir 'no'. Cuando ese encargo tenga el éxito esperado se olvidarán de mis reticencias".

Pedir consejo: "Tendré como mentor a uno de los mejores, entre mis colegas, estableceré con él excelentes relaciones".


Preguntas para análisis

 ¿Cuál es tu definición de éxito?

¿Qué principios, criterios y valores deben apuntalar al éxito en tu trabajo?

¿Cuál de los dos, Juan o Benito, te parece que alcanzará éxito tempranamente?

¿Será duradero?

¿Qué tipo de información esperas de un medio de comunicación?