Pronaca firmó en febrero pasado un crédito con  la Corporación Financiera Internacional para financiar inversiones en infraestructura y maquinaria. El crédito fue de USD 25 millones. Foto: Alberto Araujo / LÍDERES

Pronaca firmó en febrero pasado un crédito con la Corporación Financiera Internacional para financiar inversiones en infraestructura y maquinaria. El crédito fue de USD 25 millones. Foto: Alberto Araujo / LÍDERES

REDACCIÓN QUITO Y CUENCA 
[email protected] (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Los multilaterales dan recursos a las actividades de las empresas

16 de abril de 2016 16:07

Los organismos internacionales se han convertido en una suerte de aliados financieros de empresas ecuatorianas y de firmas multinacionales que tienen operaciones en el Ecuador.
Los recursos tienen distintos usos, desde desarrollo sostenible en empresas camaroneras, ampliación del espectro de telecomunicaciones en operadoras de telefonía móvil, inversiones en infraestructura, ampliación de las líneas de producción, etc.

Entre los atractivos que ofrecen los organismos multilaterales se cuentan, según analistas económicos, los plazos y las tasas de interés más convenientes que en el mercado local (ver página 13).

Uno de los créditos más recientes firmados entre una empresa ecuatoriana es el de Pronaca y la Corporación Financiera Internacional (IFC por sus siglas en inglés); esta entidad es el brazo financiero del Banco Mundial y se caracteriza por prestar recursos al sector privado.

Representantes de la firma de alimentos y IFC firmaron un acuerdo para la ejecución de un préstamo por USD 25 millones a siete años plazo. Los fondos serán destinados a la ampliación de la capacidad productiva y capital de trabajo de la empresa ecuatoriana.

Pronaca dio a conocer que recurre a este tipo de operaciones cada dos años. “Los préstamos a largo plazo sirven para financiar inversiones en infraestructura y maquinaria que generalmente se recupera en el mediano y largo plazos”, respondió la firma mediante un correo electrónico.

Otro ejemplo es el de Telefónica Ecuador (Movistar) que, también en febrero de este año, obtuvo un crédito por USD 75 millones por parte de IFC. Los recursos fueron utilizados por la empresa para realizar un pago por el espectro 4G LTE al Estado ecuatoriano. “Estas inversiones requieren ser financiadas a mediano y largo plazo, por ello buscamos estructuraciones con un organismo multilateral”, señala la compañía.

Telefónica Ecuador agrega que este tipo de créditos tienen tasas de interés convenientes, con plazos de entre 3 y 5 años, aunque el tiempo puede ser mayor o menor, dependiendo del tema.
La estrategia de la Corporación Financiera Internacional en Ecuador se enfoca en suministrar financiamiento y asistencia técnica a empresas que tienen un impacto positivo en el crecimiento sostenible de la economía, según señala el organismo.

Carlos Pinto, responsable de IFC para la región andina , señala que los servicios están diseñados para satisfacer las necesidades específicas de empresas en diferentes industrias, con un enfoque especial en manufactura, agroindustria, servicios y mercados financieros en Ecuador. “Necesitamos que las empresas estén dispuestas a trabajar con nuestras normas de desempeño, que están destinadas a ofrecerle a nuestros clientes orientación para identificar riesgos e impactos con el objetivo de hacer negocios de una manera sostenible”.

Precisamente, la Operadora y Procesadora de Productos Marinos (Omarsa) accedió a USD 10 millones de la Corporación en enero pasado. Sandro Coglitore, gerente general de la compañía, asegura que la producción sustentable que tiene Omarsa incidió en el crédito. La empresa tiene la certificación Aquaculture Stewardship Council e implementa Buenas Prácticas de Acuicultura en sus laboratorios, fincas y planta.

Según Coglitore, los recursos permitirán continuar con los planes de expansión y generan 400 fuentes de empleo.

Para Alberto Acosta Burneo, analista económico, los créditos de los multilaterales sirven siempre y más ahora, cuando la economía nacional pasa por una etapa de menor liquidez y una reducción de crédito. “Esto limita los montos y acceder a multilaterales es una muy buena opción. Además, las condiciones puedan ser beneficiosas para quienes cumplan los requisitos”.

Entre los puntos en contra, Acosta Burneo menciona que siempre existe un riesgo de que cambien las condiciones económicas del país y de la empresa, lo que puede traer consecuencias. “Puede ser que los pagos al exterior se demoren o que se necesiten autorizaciones. Es un riesgo, pero con una probabilidad baja”.

Financiamiento

Empresas de distintos sectores productivos acuden a los organismos extranjeros para obtener recursos, que les permiten elevar su producción y continuar con sus planes de crecimiento. En este año de contracción se convierten en un apoyo especial.

Los plazos y los intereses atraen a las empresas

Las empresas del Austro, principalmente del sector cerámico, iniciaron trámites para buscar financiamiento en organismos multilaterales, como la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina.

“Conozco que han tenido conversaciones, pero son procesos complejos y no han podido cerrar acuerdos, porque hay procesos que se deben cumplir”, sostiene el presidente ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Andrés Robalino.

Según el dirigente de los industriales, al existir una cierta contracción en las líneas de crédito en el Ecuador, las empresas pueden afrontar problemas de liquidez para invertir en adquisición de tecnología y otras necesidades para mejorar su proceso productivo y competitividad.

Ante esa situación, indica Robalino, las empresas, principalmente las grandes, buscan recursos en organismos multilaterales o bancos privados.

Una motivación adicional, agrega Robalino, es que estas líneas de crédito se ofrecen a menores tasas de interés que en el Ecuador, lo que beneficia la liquidez de las compañías.

Otras industrias, en especial las exportadoras, buscan recursos con la banca privada del exterior que es filial de la nacional, señala Robalino. Según él, al tener una relación -porque tienen locales de venta en el extranjero o hasta plantas de producción como la línea blanca- optan por esta opción.

El consultor financiero de empresas, Iván Arízaga, coincide en que el financiamiento externo de entidades financieras ofrece ventajas como un plazo mayor y menores tasas de interés.

Son plazos de hasta 24 meses para créditos de capital de trabajo y para la adquisición de activos pueden ir hasta cuatro o cinco años y hay casos que los pagos se hacen cada trimestre, comenta Arízaga. En cambio, los préstamos nacionales, agrega, oscilan entre 180 días y un año, “lo que limita en el flujo de caja, porque tiene que hacer amortizaciones más frecuentes”.

Arízaga asegura que al tener una deuda a corto plazo se reduce liquidez y la estructura financiera se vuelve más rígida. Él explica que un préstamo de largo plazo permite a las industrias tener más tiempo para vender el inventario de productos para pagar esos créditos.

En el caso de los intereses de líneas del exterior, señala el consultor financiero, se accede a tasas del 7% al 9% y hay otras entidades que ofrecen hasta el 14%, pero a un plazo mayor. En el país, dice Arízaga, la tasa para el sector corporativo está entre el 9,5% y el 10% y para las empresas medianas y pequeñas oscilan entre el 11% y 15%.

Pero hay un problema en la implementación de una operación de crédito de esta naturaleza, que son los mayores costos trans-accionales. Pone como ejemplo que algunas entidades del exterior piden la constitución de garantía local provista por un banco nacional o de un corresponsal del extranjero o garantías reales. “Por ello, esta opción es usada por las empresas grandes”.

Análisis

La liquidez de las firmas siente un efecto positivo con los créditos de los multilaterales.
24 meses es uno de los plazos de los créditos de multilaterales.