Juan José Arcos es el creador de este espacio para vender artículos usados. Foto: María Isabel Valarezo / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 28
No 2

Los objetos de segunda mano dan vida a esta iniciativa

Tras vender su casa, a inicios del año pasado, Juan Manuel Arcos se quedó con varios objetos de segunda mano que, si bien estaban en buenas condiciones, no podía conservar. Entonces decidió organizar una venta de garaje. Él considera que el consumidor ecuatoriano, en general, no está acostumbrado a comprar objetos usados, pero admite que la venta de garaje fue un éxito. Por eso decidió abrir una tienda para continuar con la venta de artículos de segunda mano.

"Un día, caminando por la Amazonas y Orellana (Quito), vi un local en arriendo. Reuní los objetos que me quedaron de la venta de garaje, junte otros y abrí una tienda que funciona como un mercado de pulgas", cuenta.

Así nació El Retrete, en diciembre del 2012, una tienda en donde se puede encontrar todo tipo de artefactos de segunda mano, principalmente de decoración. Los precios de cada objeto varían, se pueden encontrar revistas con reportajes de la llegada del hombre a la Luna, a USD 5; adornos para el hogar desde los USD 10 en adelante; los precios varían según el objeto y su historia. El nombre nació porque durante la adecuación del local se tumbaron las paredes y del cuarto de baño quedó en pie el retrete, que ahora está a la vista de todos, pintado de rojo con flores blancas, y aunque aun funciona, solo tiene uso decorativo.

Para montar este negocio se invirtieron unos USD 2 000. Arcos adquiere los compra en viajes por todo el país, otros llegan y se venden a concesión. En promedio la tienda factura USD 1 000 al mes.

Entre los objetos más curiosos que se pueden hallar, está un muñeco chino que no está a la venta y un casco militar de la Segunda Guerra Mundial, cuyo costo es de USD 5 000. También hay acetatos, vajillas, sillas, lámparas y baúles, fotos antiguas, cámaras fotográficas de rollo.

Elena Baldeón es clienta de esta micro. Asegura que comprar objetos de segunda mano puede ser una buena opción pues se aprovechan cosas que otros ya no quieren, pero que están en buen estado.

Los acuerdos
La concesión. Los clientes pueden dejar artículos a concesión, previo acuerdo.Comisión. El Retrete obtiene una comisión por cada venta.USD 2 000 se invirtieron para que este negocio arranque en Quito