Esther Miranda, José Mullo y Jaqueline Tuquinga son los jóvenes que decidieron crear los perfumes de la marca Yuyari. Esta iniciativa intercultural  surgió en las aulas universitarias. Foto: Ángel Barona para LÍDERES

Esther Miranda, José Mullo y Jaqueline Tuquinga son los jóvenes que decidieron crear los perfumes de la marca Yuyari. Esta iniciativa intercultural surgió en las aulas universitarias. Foto: Ángel Barona para LÍDERES

Redacción Sierra Centro
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Perfumes con identidad Puruhá

23 de diciembre de 2016 16:28

Las nueve fragancias de Yuyari están inspiradas en la valentía, la fuerza, la belleza y la sabiduría de los hombres y mujeres de la cultura Puruhá. La marca salió al mercado en noviembre pasado y su público objetivo son los jóvenes indígenas.

“Encontramos una necesidad insatisfecha. Las marcas de perfumes más reconocidas en el país se inspiraban en las cualidades de la cultura occidental y nosotros necesitábamos un producto que nos haga sentir identificados”, dice José Mullo, uno de los socios .

La idea del emprendimiento surgió ligada al concepto de la interculturalidad y el fortalecimiento de la identidad de las culturas indígenas en julio pasado, cuando Esther Miranda y Jaqueline Tuquinga se sumaron al proyecto.

Los tres jóvenes se conocieron en las aulas de la carrera de Ingeniería Comercial en la Escuela Superior Politécnica de Chimborazo, y decidieron asociarse para ejecutar el proyecto.
“Cuando empezamos a analizar la idea nos dimos cuenta que tenía todo para convertirse en un negocio exitoso”, dice Miranda.

El primer paso fue elaborar un plan de negocios, que incluye un estudio de mercado y una estrategia de ventas. Luego, los jóvenes se proveyeron de materias primas y escogieron las fragancias en base a las preferencias de su público objetivo.

Los aromas femeninos representan las cualidades más representativas de las mujeres indígenas. Los perfumes se llaman Kury, Sisa, Kuyay, Sumak y Willka, términos kichwas que significan, valiosa, flor, amor, hermosa y sagrada.

Los tres aromas masculinos se llaman Sinchy, Munay y Yachak, que significa Fuerte, Deseo y Sabio. Los perfumes tienen notas cítricas y madereras, y cuestan entre USD 18 y 24.
Pero el producto estrella es un perfume femenino que lleva el nombre de la firma, Yuyari, un término kichwa que significa ‘recuerdos’. Esta fragancia es la que ha tenido mayor aceptación en el mercado desde su lanzamiento.

El diseño de la imagen, logotipos y frascos que contienen los perfumes también requirió inversión y esfuerzo. Todos los empaques e incluso la imagen corporativa, están inspirados en las fajas kawiñas, una prenda que se utiliza únicamente en la cultura Puruhá.

Los tres socios invirtieron USD 7 000 en la primera fase de implementación del negocio. La tienda está instalada en el local 10, del Centro Comercial Las Carmelitas, en Riobamba.
Además, cuentan con siete agentes de ventas por catálogo, que representan a la marca en Guayaquil, Quito, Ambato, Machala, Cañar y Guamote.