En la planta de la empresa Molinos Champion, ubicada en el norte de Guayaquil, se produce balanceado para aves, ganado, cerdos y para alimento de camarón. Foto: Gabriel Proaño/ LÍDERES

En la planta de la empresa Molinos Champion, ubicada en el norte de Guayaquil, se produce balanceado para aves, ganado, cerdos y para alimento de camarón. Foto: Gabriel Proaño/ LÍDERES

Washington Paspuel  (I) redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 2

El balanceado depende del precio del maíz

28 de June de 2015 16:07

Al año se producen 2,3 millones de toneladas del alimento. El maíz ocupa el 50% del componente del producto.

La producción nacional de balanceado está anclada a los vaivenes del precio del maíz, el principal insumo en la composición del alimento animal.

El maíz representa hasta el 50% de la producción de un quintal de balanceado, por ello la industria que elabora el alimento espera que el precio oficial del grano, ubicado a la fecha en USD 15,9 el quintal, no sufra cambios al alza que pudieran restar competitividad con los países vecinos.

El maíz cosechado en el país y destinado para la industria del balanceado lo absorben principalmente tres grupos, la Asociación de Fabricantes de Alimentos Balanceados para Animales (Afaba), con el 34%; la firma Pronaca, con el 30%, y la Asociación de Productores de Alimentos Balanceados (Aprobal), con el 28%.

El director ejecutivo de Aprobal, Jorge Josse, precisa que actualmente, debido a un menor precio del maíz en Colombia y Perú, desde estos países ingresan por las respectivas fronteras cerdos y aves cuya carne compite con ventajas con la producción local. El dirigente explica que al precio oficial del maíz hay que sumarle alrededor de 60 centavos por transporte, y otro porcentaje que resulta de promediar el costo durante los meses que no hay cosecha.

Pese a los controles, durante estos meses sin cosecha, el saco de maíz llega a los USD 20. “Así, en la práctica, el promedio anual del precio del maíz en Ecuador está entre 17 y 18 dólares el quintal, cuando en Colombia y Perú está entre 11 y 12”.

Aunque la brecha entre la producción de maíz y la importación se ha reducido progresivamente, el país todavía compra un porcentaje del grano en el exterior. Según el Ministerio de Agricultura y Ganadería (Magap), en el 2014 se importaron 33 000 toneladas.

El año pasado se produjeron 1,2 millones de toneladas de maíz. El pasado 10 de abril, durante una rueda de negocios en Guayaquil, la subsecretaria de Comercialización del Magap, Carol Chehab, auguró que el país podría alcanzar la autosuficiencia de maíz este 2015. Entre los 26 industriales que participaron en esa cita estuvo Pronaca. Su director de Relaciones Institucionales, Andrés Pérez, consideró allí que la industria todavía tiene un déficit de entre 100 000 y 150 000 toneladas de maíz.

Según Aprobal, gremio que agrupa a 11 fábricas, el compromiso alcanzado hace cuatro años entre el Magap y el sector de la cadena del maíz para reducir progresivamente el precio del grano a la par del incremento del rendimiento de las cosechas no se ha cumplido.

El precio del grano se mantiene igual desde el 2014. Pero Josse, director de Aprobal, considera que el precio oficial debería ubicarse en el rango de los USD 12, porque el rendimiento ha subido debido en gran medida al uso de semillas mejoradas. “Si el precio sigue alto se encarece el valor de la proteína animal”.

El precio del quintal de balanceado de 40 kilos ronda entre los USD 24 y 25, dependiendo del fabricante y las características del producto. “Es un mercado muy competitivo, porque hay una gran competencia por la venta del alimento”, agrega el representante de Aprobal.

Jacinto Alvear, gerente de Planta de la firma Molinos Champion, fabricante de balanceado y productor de carne porcina, reitera que el mercado en este sector es muy competitivo, de allí que alteraciones en el precio del maíz afectan a la industria. “Desde el punto de vista del costo, dejar de importar genera una dificultad para la industria, porque el país puede perder competitividad. La tarea del Gobierno es de hacer de árbitro entre el productor maicero y el comprador del grano, y la industria del balanceado”.

Molinos Champion, cuya planta se ubica en el norte de Guayaquil tiene 53 años en el mercado, cuenta con compañías subsidiarias que producen carne de cerdo. Actualmente, la firma elabora 120 toneladas métricas de balanceado al año, para alimento de cerdos, aves, ganado, camarón, y mascotas. Marcelo Sola, subgerente de Operaciones de esta empresa, considera que para mantenerse en el mercado de la industria se debe procurar una constante mejora en tecnología y procesos productivos.