La empresa de Furukawa Plantaciones C.A. del Ecuador tiene una planta en la que se prepara la materia prima para ser exportada a países como Estados Unidos, Japón y Filipinas. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

La empresa de Furukawa Plantaciones C.A. del Ecuador tiene una planta en la que se prepara la materia prima para ser exportada a países como Estados Unidos, Japón y Filipinas. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

María Victoria Espinosa (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 0

Santo Domingo exporta abacá de calidad

14 de febrero de 2016 15:15

En el clima trópico - húmedo de Santo Domingo de los Tsáchilas, la empresa filipina Furukawa encontró un nicho de trabajo, hace un medio siglo.

Desde 1963, la firma se concentra en el cultivo, la industrialización, comercialización y exportación del abacá. Esta es una de las cinco empresas que se dedican a este oficio en el país.

Ecuador exporta la materia prima, especialmente a Japón, Reino Unido, España, Alemania, Filipinas e Indonesia.

Según datos del Banco Central del Ecuador, en los últimos cinco años el promedio de exportación fue de 9 387 toneladas de abacá. Por esa cantidad, el país percibe anualmente un promedio de USD 15 millones.

El presidente de Furukawa plantaciones C.A. del Ecuador, Reynaldo R. Manuel, señala que hasta el 30 de noviembre del 2015, el 30% (2 816,1) del producto exportado corresponde a la empresa filipina.

Según el Banco Central del Ecuador, solo en diciembre se exportaron 1 529 toneladas. En los últimos dos años esa es la cifra mensual más alta de exportación. La más baja fue de 1 028 toneladas, en enero del 2015.

El economista Alberto Campos asegura que este año la expectativa de exportaciones de abacá en el país fue mayor. El 2015 cerró con 14 765 toneladas. Mientras que en el 2014 la cifra fue 13 135. “El invierno influye en la producción de abacá. Por ejemplo, en el 2012 que se registraron fuertes lluvias también hubo un pico en las exportaciones de 16 989 toneladas”.

Furukawa coincide con esa explicación. Este firma tiene un cultivo de abacá de alrededor de
2 000 hectáreas. La mejor época es la lluviosa. “Para que la planta se desarrolle en óptimas condiciones es necesario que permanezca en un clima cálido - húmedo (como el de Santo Domingo de los Tsáchilas), con lluvias y también algo de sol”.

En 1997 y 1998 también hubo un incremento en las exportaciones de la fibra, porque se presentó el fenómeno de El Niño. En ese período, la producción total de Ecuador fue de 13 937 toneladas. “Ese ha sido uno de los picos más altos. Esperamos que en el 2016 podamos aprovechar las condiciones climáticas”.

Por ello, el clima fue la razón por la que Furukawa se instaló en Santo Domingo. Sus fundadores llegaron a Quito el 24 de enero de 1963 para comenzar la etapa de negociaciones.
Un grupo de filipinos trajo las semillas de la planta conocida también como cáñamo de Manila. “En el 2014 nos reestructuramos. La dueña anterior vendió la empresa y fue así como armamos una nueva directiva administrativa”.

En las tres plantaciones de Furukawa, en La Concordia y Santo Domingo, la herbácea crece de 3 a 6 metros con un diámetro de 15 a 30 centímetros. Se la ha clasificado como una fibra dura, junto con la de coco y sisal.

Para que el producto sea exportado debe cumplir con varios procesos en la planta, que está ubicada en el km 38 de la vía Santo Domingo-Quevedo. Cada tallo debe cortarse en tiras, que luego será raspado para remover la pulpa. “El color blanco del abacá demuestra la calidad. Por eso la materia prima de Ecuador es bien recibida en el exterior”, dice el titular de la empresa.

La planta de abacá es una especie de plátano nativo filipino y se cultiva como si se tratara de una cosecha comercial en Filipinas, Ecuador y Costa Rica.

Los países que compran su fibra la utilizan en una variedad especializada de productos de papel como fundas para té y café, papel para envoltura de salchichas, papel de filtro y billetes, papel para cigarrillos, medicamentos, alimentos, bolsas para aspiradoras, papel de alta calidad para escrituras, entre otros. Pero durante el siglo XIX el abacá fue usado en barcos, y la pulpa para hacer sobres resistentes de papel Manila. Aún se utiliza para hacer sogas, bramantes, cordeles, líneas de pesca y redes, etcétera.

Según Manuel, también está creciendo el nicho de mercado especializado en ropa, cortinas, pantallas, muebles, alfombras y tapicería de abacá.