placeholder
La producción en la fábrica de Cereales Andinos, ubicada en Llano Grande. Esta empresa es una de las agregadoras de valor, es decir ancla, en el programa. Hay otras siete firmas. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

La producción en la fábrica de Cereales Andinos, ubicada en Llano Grande. Esta empresa es una de las agregadoras de valor, es decir ancla, en el programa. Hay otras siete firmas. Foto: Patricio Terán / LÍDERES

Productores y Mipymes suman recursos para exportar a la UE

16 de enero de 2017 12:31

Las micro, pequeñas y medianas empresas ecuatorianas productoras de bienes agrícolas y agroindustriales tienen una especie de socio para entrar a la Unión Europea. Se trata del programa Al Invest edición V.

Este proyecto ha tenido otras cuatro ediciones desde 1994, cuando arrancó. Así lo explica la Cámara de Industrias, Comercio, Servicios y Turismo de Santa Cruz, (Cainco) en Bolivia, entidad que lidera el proyecto Al Invest V.

“En sus inicios era un programa de la Unión Europea (UE) que buscaba atraer inversionistas europeos a Latinoamérica. Sin embargo, viendo las realidades de las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) de la región, mutó para potenciar las firmas de la región para que estas puedan exportar al mercado de Europa”.

Hasta la fecha la UE, en todas las fases, ha colocado 50 millones de euros (USD 53 millones) en la región y ha beneficiado a 150 000 pymes. La quinta edición, según Cainco, es la más grande y destinará hasta 31 millones de euros (USD 33 millones) hasta el 2019.

Los fondos se destinan para el fomento empresarial en 18 países de América Latina. En Ecuador, dos gremios, la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) y la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor), se presentaron como solicitantes de los fondos para canalizarlos a través de dos proyectos (uno por cada uno).

La herramienta principal del programa es la creación de núcleos empresariales “que son grupos de firmas del mismo rubro que se reúnen para, a través del trabajo en equipo y guiados por un consejero, encontrar soluciones a los problemas comunes”, según la Cainco.

En Fedexpor, gremio en el que la quinta edición arrancó en diciembre, están en esta fase, según Daniel Legarda, presidente del mismo. Él añade que trabajarán con productores de pymes de seis provincias, a quienes se les brindará asistencia técnica.

500 000 euros (USD 531 000) canalizará Fedexpor, provenientes de Al Invest V, a través de los cuales buscan beneficiar a unas 200 Mipymes. Un valor similar maneja la CCQ, la cual calcula 620 micro, pequeños y medianos empresarios beneficiarios.

Patricio Alarcón, titular de la CCQ, indica que la idea es mejorar la productividad, la competitividad y el acceso al mercado europeo de productores de cacao, chocolate y derivados, café verde y tostado, quinua, etc. “Se los pone en contacto con el procesador y se investigan mercados. Formamos encadenamientos productivos y aprovechamos las ventajas del acuerdo que, principalmente, es el no pago de aranceles en la UE”.

La importancia de impulsar a las Mipymes, en el marco del acuerdo, está vinculada al hecho de que el 30% de las exportaciones a la UE pertenecen a este sector. Además, sus productos, usualmente, cumplen con requerimientos de los consumidores del bloque como certificaciones orgánicas, de comercio justo, entre otras.

Para estos negocios el 35% de la cartera de exportaciones corresponde al bloque europeo.
La CCQ explica que cuentan con empresas ancla, que están a punto de exportar o ya lo están haciendo, cuyos proveedores son los productores que ahora trabajan en el programa. “Estas empresas procesan lo que les entregan los agricultores. Con ellos estamos implementando certificaciones en, por ejemplo, inocuidad alimentaria. Luego apoyamos en el proceso exportador colaborando en la visita a ferias, diseño de nuevos productos, etc.”.

Al menos ocho empresas ancla participan en el proyecto entre las cuales se encuentra Pacari.
La firma cuenta que se involucró en el proyecto a través de la CCQ y su aporte es mejorar las cadenas productivas de maracuyá, uvilla, mortiño, ají, hierbas aromáticas y cacao. “Trabajaremos con ocho asociaciones de productores que juntos suman más 800 familias de agricultores”.

La asesoría abre puertas al productor

Los beneficiados por la quinta fase del programa Al Invest son 620 micro, pequeños y medianos productores agrícolas de cacao, café y quinua. En esa cifra también se incluyen empresas fabricantes de chocolate, café tostado, alimentos a base de quinua de Chimborazo, Esmeraldas, Los Ríos, Manabí, Napo, Pichincha y Zamora Chinchipe.

Las empresas de Cereales Andinos localizadas en la parroquia Calderón, en Quito, y la Asociación de Pequeños Exportadores Orgánicos del Sur de la Amazonía, en Zamora Chinchipe, son parte de la quinta fase del proyecto Al Invest.

Cereales Andinos elabora bocadillos de quinua denominado Quinua Crunch, hojuelas de quinua (Quinua fácil) y harina de quinua para panadería y repostería en general. Estos productos se comercializan en cadenas como Supermaxi, Mi Comisariato, Santa María, TÍA, Fybeca, Coral y otros. Además, exporta desde el 2014 a EE.UU., Canadá, Corea del Sur y China.

Esta empresa se fundó hace 10 años, trabajan 20 personas en la planta y con pequeños productores de quinua de Imbabura y el norte de Pichincha. Actualmente tienen la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura.

Guillermo Tapia, gerente de Cereales Andino, explica que con el apoyo del programa de la Unión Europea financiarán la obtención de las certificaciones de calidad internacional como Hacct, Gluten-Free y CMO, estas estarían listas abril de este año. El costo de inversión es de USD 10 000.

Esto es importante porque los sellos de las certificaciones estarán en los empaques de los productos que serán exportados a la Unión Europea. “Es un programa interesante que nos beneficia para llegar a otros países”.

Con los recursos además se financiarán las certificaciones, investigación y desarrollo de nuevos productos y se solicitará la asistencia técnica de profesionales europeos.
En Zamora Chinchipe la Asociación de Pequeños Exportadores Orgánicos del Sur de la Amazonía es otra de las beneficiarias del Proyecto Al Invest.

En la actualidad en esta asociación se cuentan 140 familias asociadas en la producción 70 hectáreas de café, 90 de cacao y 30 de plátano. En total se cosechan 600 quintales de café en el año y se venden en Quito. Toda la producción de chifles se exporta a Francia y Bélgica.
Roberto Jiménez, gerente Comercial, dice que la propuesta les permitirá fortalecer la producción, el procesamiento y la comercialización del cacao, café y plátano, aunque está enfocado directamente con el café.

Los recursos de Al Invest ayudarán a la Asociación a cubrir gastos que no pueden asumir como la certificación orgánica y de Comercio Justo para los productores de Zamora Chinchipe.
Jiménez manifiesta que al momento exportan ‘snacks’ o chifles de plátano a la Comunidad Europea, especialmente a Francia y Bélgica. El café y cacao se venden en el mercado nacional y hay las posibilidades de exportación a EE.UU y Francia. “La Certificación orgánica es uno de los requisitos para ingresar a Europa y Estados Unidos. Son mercados que reconocen la calidad y el trabajo en finca y es más rentable y clave para una organización de pequeños productores”, indica Jiménez.

La inversión para obtener la certificación es de USD 9 000 y para el proyecto completo USD 60 500. El 70% es financiado por el Plan Al Invest y el porcentaje restante por la Asociación. También se financiará la asistencia técnica para diseñar prototipos para mejorar la eficiencia y la calidad en el proceso de poscosecha de café especialmente lavado y fermentado. Así como, en el mejoramiento social de las comunidades.

El grupo tiene planificado desarrollar un estudio para el mejoramiento de las variedades de café que mejor se adaptan en la zona para asesorar a los productores.

Marco Molina es gerente de la empresa Green Products, que se dedica a la producción de carne vegetal (embutidos, hamburguesas y albóndigas, a base de trigo, quinua, soya, garbanzo y lenteja). Desde hace un año participa del programa Al Invest, con el aval de la Unión Europea.
Uno de los beneficios que ha recibido Green Products es la ayuda para asesoría en desarrollo de productos. “Ya hemos reunido los documentos y calificamos para beneficiarnos del asesoramiento que necesitamos”, señala Molina.

Por ahora están en el mercando nacional y tramitan las certificaciones para entrar en el proceso de exportación a Colombia y Chile, para eso han empezado por mejorar la producción.
La empresa La Leyenda, dedicada a la producción de chocolate en Calderón, en el norte de Quito, también busca asesoría en tema de cacao. Esta compañía tiene la capacidad para producir hasta 12 toneladas de chocolate al mes, con maquinaria propia. El capital económico de la empresa corresponde a los socios que necesitan uno mayor para ampliarse.

Entre los productos están el polvo del cacao y chocolates de varias dotaciones con distintos porcentajes de cacao, explica José Meza, gerente general de la empresa La Leyenda.
A través del programa, hasta el momento, no han recibido recursos económicos para capitalizar su negocio, pero sí asesoría para lograr conocer cómo abrir mercados en Europa. Estas empresas miran optimistas su futuro.