placeholder
Según datos de la Dirección General de Aviación Civil, actualmente Ecuador cuenta con destinos directos hacia Chile, Colombia, Perú, Venezuela, España, Holanda y Estados Unidos. Foto: Diego Pallero/ Líderes

Según datos de la Dirección General de Aviación Civil, actualmente Ecuador cuenta con destinos directos hacia Chile, Colombia, Perú, Venezuela, España, Holanda y Estados Unidos. Foto: Diego Pallero/ Líderes

Las rutas internacionales se redujeron en un año

13 de febrero de 2017 11:26

La conectividad de Ecuador con el mundo cambió en el último año. De acuerdo con datos provisionales de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) a octubre del año pasado, en 2015 había 64 rutas internacionales operativas entre Quito, Guayaquil, Esmeraldas, Latacunga y Manta. Para el 2016 se contabilizaron 55, incluida la ruta Manta – Barcelona (Venezuela), que operó solo hasta abril de 2016.

En 2015 había 24 aerolíneas que operaban en el país y para 2016 pasaron a ser 23, con la salida de Taca Perú y LAN Perú, pero se incorporó Jet Blue que no se reflejaba en 2015. Para finales del 2016 ingresó además Wingo.

Aviación Civil indicó que se considera que en la conectividad aeronáutica desde y hacia el Ecuador ha existido un flujo de viajeros considerable lo que ha permitido impulsar el turismo. Actualmente, el país tiene vuelos directos a Chile, Colombia, Perú, Venezuela, España, Holanda, EE.UU. y, a través de estas naciones, se conecta con todo el mundo.

Los cambios que se han registrado en las rutas en el último año no habrían significado que la conectividad se haya reducido, según información de la DGAC.

Tradicionalmente algunas frecuencias de las aerolíneas solicitan la disminución de las mismas por temporada baja, hecho que se da en el Ecuador entre los meses de enero y febrero. Sin embargo, las aerolíneas están en la obligación de presentar a la DGAC la decisión de cambio, creación o suspensión de rutas.

Andrew O’Brian, presidente y director general de Corporación Quiport, comenta que si bien varias aerolíneas han modificado sus operaciones, es necesario precisar que la situación económica que atravesó la región y el país desde hace más de un año obligó a las compañías aéreas a replantear sus estrategias comerciales, pues el sector del transporte aéreo es altamente sensible a las condiciones económicas generales.

Otro factor que resalta O’Brian para los cambios en la conectividad nacional es la reestructuración de Tame, que ha realizado ajustes en cuanto a su red de destinos internacionales.

La aerolínea pública, que dejó de volar en las rutas Quito – Sao Paulo (enero 2016), Lima – Sao Paulo (enero 2016), Quito – Fort Lauderdale (Febrero 2016) y Quito – Buenos Aires (Julio 2016), indicó que los principales motivos para la suspensión de las rutas fueron los bajos factores de ocupación, los resultados económicos y la proyección de crecimiento de las rutas.
En ese sentido, en 2015 desde el aeropuerto de Quito se podía llegar a 20 destinos internacionales en 13 países, mientras que durante 2016 hubo conectividad con 16 destinos en 12 países.

A pesar de ello, O’Brian resalta que es importante destacar que ninguna aerolínea ha dejado de operar en Quito y que la conectividad de la capital con los principales destinos a los que vuelan los ecuatorianos ha mejorado de manera sostenida desde la apertura del nuevo aeropuerto de la ciudad en febrero de 2013.

En este período se logró incrementar ocho nuevos destinos internacionales, cinco nuevas líneas aéreas y 17 vuelos y frecuencias adicionales en rutas existentes, que incluyen vuelos estacionales por temporada alta.

David Alemán, director general de Avianca en Ecuador, explica que para la empresa el país es un mercado importante para la región. Por ello han decidido apalancar sus operaciones internacionales tanto en Quito como en Guayaquil, para desde estas ciudades llegar a más de 100 destinos en 28 países de América y Europa. Con esta perspectiva la aerolínea prevé, además, continuar las operaciones en Ecuador con la renovación de la flota, proceso que inició el año pasado.

La DGAC dice que espera que durante 2017 se mantenga el crecimiento sostenido del tráfico internacional. Entre los años 2015 y 2016 existió un crecimiento en pasajeros en vuelos regulares del 1,37%. La proyección es que para finales del año 2017 del flujo de pasajeros crezca 1,70%.

Al respecto O’Brian añade que en 2017 se prevé que se reanuden varias operaciones internacionales, al tiempo que se están trabajando nuevas rutas, sin embargo aún es prematuro anunciarlas.

Una herramienta para la estrategia de desarrollo de rutas es la participación en Routes Americas, que es el principal evento que reúne a aerolíneas y aeropuertos a escala regional.

Esta fue la metodología que se utilizó para lograr la entrada de JetBlue (Fort Lauderdale), Fast Colombia (Viva Colombia, Bogotá) y Wingo (Bogotá), firmas que operan en la modalidad de bajo costo en el Ecuador. “Este es un mercado interesante, pues estas aerolíneas estimulan el mercado”, explica O’Brian, al brindar la posibilidad de viajar a segmentos de clientes que antes no podían hacerlo con la estructura de costo de una aerolínea tradicional.

En 2016, 80 987 pasajeros entraron y salieron de Ecuador utilizando los servicios de Jet Blue, mientras que 57 223 lo hicieron a través de Fast Colombia. De su parte, Wingo lleva movilizados cerca de 100 000 pasajeros en dos meses que tiene funcionando en el Ecuador.

El servicio aéreo se reacomodó en Quito

La Dirección General de Aviación Civil (DGAC)publicó la semana pasada un extracto en el que autoriza a Copa Airlines la suspensión temporal de siete frecuencias semanales en la ruta Panamá-Quito-Panamá. La medida empezará el 1 de marzo y durará seis meses.

Según el gerente general en Ecuador de Copa Airlines, Miguel Reyes, en el marco de la estrategia que apunta al crecimiento continuo y a la consolidación de la empresa se decidió racionalizar los recursos y ajustar su red de rutas. En este sentido, en agosto pasado, suspendió temporalmente la quinta frecuencia, que inauguró a finales del 2015.

En la actualidad, Copa Arlines mantiene cuatro frecuencias al día en las rutas Quito-Panamá y Guayaquil-Panamá, respectivamente. Reyes dice que el 2017 representa un reto porque a más del panorama económico es un año electoral, pero “nos mantenemos optimistas en que será posible lograr los factores que nos permitan mantener una ocupación saludable”.

La estrategia de Copa Airlines para el 2017 será mantener la preferencia de sus clientes con su servicio con una puntualidad cercana al 90% y con una moderna flota, dice Reyes.

Latam, por su parte, también decidió suspender de forma temporal los vuelos entre Miami y Quito, desde el pasado 31 de enero. En un comunicado de esa compañía no se especificó la causa, solo que la conectividad con ese destino y otros de EE.UU. seguirá con su red de conexiones, alianzas de código compartido...

Para el director de la Asociación de Representantes de Líneas Aéreas en el Ecuador, Marco Subía, estas decisiones se sustentan en una optimización de recursos para ajustarse a la demanda existente.

Subía dice que es una reacomodación del mercado porque posiblemente exista un exceso de oferta y las aerolíneas deben pensar en la rentabilidad de sus vuelos. Por ejemplo, explica, que en lugar de ofrecer 1 000 sillas a la semana y tener una ocupación del 50 al 60%, ahora ofertan 800 y tienen un 80% de capacidad.

El analista de aviación, Nicolás Larenas, señala que el 2017 será muy complicado para las aerolíneas ecuatorianas y extranjeras que operan en el país porque hay incertidumbre electoral. “Si bien la cantidad de pasajeros en el mercado ecuatoriano se ha reducido, las aerolíneas tienen que ser muy cautas”.

Por ejemplo, agrega, no pueden cerrar frecuencias definitivamente porque la economía puede reactivarse y perderán participación y su lugar será tomado por la competencia.
Por ello, optan por suspensiones temporales de hasta un año que pueden ser reactivadas en cualquier momento, explica.

Subía considera que otro factor que pudo incidir en el mercado es la presencia de aerolíneas de bajo costo, porque existe una oferta adicional y el mercado nacional es muy sensible al precio.

La aerolínea de bajo costo que ingresó a Quito fue Wingo, que vuela hacia y desde Bogotá desde diciembre pasado. Oferta cuatro vuelos a la semana (lunes, miércoles, viernes y domingo) entre Quito y Bogotá y viaja con cuatro Boeing 737-700 para 142 pasajeros, cada uno.

“Estamos muy satisfechos con la acogida que hemos tenido en el mercado y en la región... Esperamos continuar con el ritmo de crecimiento que estamos percibiendo y pronto continuar abriendo más mercados y más frecuencias en las rutas actuales”, señala la gerenta de Comunicaciones de la aerolínea Wingo, Manuela Muñoz, tras sus resultados en los primeros dos mese de operaciones.

Muñoz explica que en el modelo de Wingo, el pasajero personaliza su experiencia desde la compra hasta que se encuentra a bordo, de acuerdo con sus necesidades, gustos y presupuesto.

En la inauguración de Wingo en Quito, la líder general de la aerolínea, Catalina Bretón, dijo que identificaron una oportunidad para ingresar con este servicio porque había un espacio. “Ecuador es uno de los principales socios comerciales y destinos turísticos de los colombianos”.

Subía agrega que este año no se anunció la llegada de más aerolíneas. Lo concreto es el ingreso de Qatar Airlines con vuelos chárter de carga a EE.UU., Bélgica y conexión a otros destinos.

Guayaquil aumentó vuelos al exterior

Tras los cambios efectuados en rutas y frecuencias de las aerolíneas en el país se incrementó el número de vuelos internacionales en el aeropuerto José Joaquín de Olmedo (JJO),de Guayaquil.

Nicolás Romero Sangster, gerente de la Autoridad Aeroportuaria de Guayaquil (AAG), dice “que los cambios y el aumento en rutas y frecuencias incrementó en 8% el número de pasajeros que utilizaron el JJO en el 2016”.

Incluso, en diciembre pasado el crecimiento de los pasajeros en el aeropuerto llegó a alrededor del 17% con relación al año anterior y se espera que esto continúe en el 2017, sostiene Romero.

De acuerdo con datos provisionales de la Dirección General de Aviación Civil, a octubre de 2016 las rutas internacionales vigentes que operaron en Guayaquil llegaron a 17, mientras que en 2015 se contabilizaron 15.

Según el gerente de la AAG, uno de los cambios de ruta más significativos fue el de la Guayaquil – Nueva York, de la compañía aérea estatal Tame.

Cuando se abrió esta ruta, los vuelos salían de Guayaquil. Luego se decidió cambiar la partida desde Quito “lo cual la encareció y se disminuyó su uso por el costo del pasaje y el traslado que había que hacer a la capital”.

Hace dos años los directivos de la empresa se dieron cuenta que el 80% de los pasajeros salían desde Guayaquil, por lo que decidieron retornar al trayecto inicial, “lo cual ha beneficiado al aeropuerto local”, indica.

Esta compañía se encuentra en estos momentos en proceso de reestructuración para sanear sus finanzas y busca ser atractiva para un socio estratégico.

El mes pasado, el gerente de la compañía Patricio Chávez, dio a conocer a EL COMERCIO, que las pérdidas han bajado, en medio de un año difícil que afectó a la industria de la aviación. La reducción en la venta de pasajes fue del 30% por este factor.

Chávez explicó que en el proceso de búsqueda de este aliado estratégico hubo 35 interesados. De ellos, se llegó a firmar acuerdos de confidencialidad con 10.

Para conseguir el ansiado socio privado se ha planteado optimizar la empresa y volverla más eficiente. Para ello se tomaron varias acciones, como suspender rutas y modificar frecuencias.
En 2015 la aerolínea nacional tenía 18 rutas nacionales y nueve internacionales.

En el 2016 se suspendieron tres locales y cuatro internacionales. Las frecuencias internacionales bajaron de 39 en el 2015 a 26 hasta enero pasado.

Sin embargo, en otras compañías las frecuencias más bien aumentaron. Copa Airlines pasó de tener tres a cinco vuelos al día desde Guayaquil a Panamá, el año pasado. Según la AAG los pasajeros viajan bastante a Panamá porque allí hacen escalas para ir a otros lugares como Miami.

Los principales destinos en el exterior de los guayaquileños siguen siendo EE.UU y Europa. En el primer caso se dirigen a Nueva York y Miami y en el segundo a Madrid y Ámsterdam. Pero también vuelan a Buenos Aires, en América del Sur.

Otra aerolínea que empezó sus operaciones desde el Puerto Principal es Air Europa, la cual en diciembre pasado abrió su ruta directa Guayaquil – Madrid, con cinco frecuencias semanales. Este destino lo opera también la multinacional Latam.

La aerolínea colombiana de bajo costo Wingo también tiene entre sus planes abrir una nueva ruta hacia Bogotá desde Guayaquil, ya que al momento la compañía opera únicamente en Quito. La firma está presente en 10 países de América Latina y el Caribe.

Manuela Muñoz, gerenta de comunicaciones de Wingo, comentó: “Esto está dentro de la baraja de posibilidades que hemos contemplado. Existe la demanda y cuando veamos que somos requeridos y que nos necesitan, estaremos encantados de volar a Guayaquil”.
Mientras tanto hay rutas que han sido suspendidas. Los aviones de la aerolínea española Iberia dejarán de llegar a Guayaquil desde abril del 2017 y en su lugar brindarán el servicio a través de las aeronaves de Latam.

“Iberia dejará de ofrecer la operación ‘triangular’ Madrid-Quito-Guayaquil-Madrid, por la dificultad de rentabilizarla en la actual coyuntura del mercado”, explicó la compañía.