placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El sabor de esta idea se reparte en tres pisos

Mirando un edificio de tres pisos en el norte de Quito, Leonardo Cuesta tuvo una idea: crear un restaurante tres en uno. Así que creó Casa Afrodita, un local donde los clientes pueden elegir entre tres ambientes diferentes, cada uno con su propio menú y estilo, pero conectados entre sí.

De esta forma, el cliente puede elegir entre la gastronomía italiana de Matteroni, en el primer piso; la parrilla de carnes y mariscos de Terramar, en el segundo; o Afrodita, en el tercero, donde la especialidad es la comida molecular.

Cuesta explica que la idea nació cuando Alexander Espinoza, amigo suyo y excolaborador del proyecto, le propuso asociarse para abrir un restaurante. "Con él conocí esta casa, pero cuando la vi pensé en que crear un solo restaurante era algo muy simple. Por eso decidimos crear los tres en uno solo".

Eso sucedió a finales del 2011. Para enero siguiente, Cuesta, como presidente del Grupo Afrodita, arrendó el edificio y se encargó de la reconstrución total del edificio en el que antes funcionaban oficinas. En este proceso, sumando la construcción de una cocina centralizada en el primer piso, la decoración, mueblería, y un ascensor central para transportar la comida al segundo y tercer piso, se invirtieron cerca de USD 500 000.

En mayo del 2012 abrieron las puertas de la Casa Afrodita. "Fue un prelanzamiento por el Día de la Madres", asegura Cuesta.

Karina Zurita, una clienta cuyo plato favorito es el pulpo a la parrilla, destaca la particularidad del negocio porque considera que se adapta a las necesidades del cliente. "Es una gran idea porque se puede elegir el ambiente según la situación".

Con menos de un año de existencia, Grupo Afrodita factura en promedio USD 72 000 mensuales, dependiendo del mes. Actualmente ya se encuentran en un proceso para readecuar los restaurantes de la casa.

En este nuevo proyecto se mantendrá el ambiente de Terramar y, en un espacio separado, se construirá una zona para la degustación de habanos; el primer piso, donde funciona Matteroni mantendrá su línea italiana pero se potenciará como cafetería para quienes solo deseen pasar a tomar café, helado o un postre italiano. Este proyecto requerirá de una nueva inversión cercana a los USD 60 000.

Casa Afrodita, según Mariana Chacipanta, dueña del delicatesen El mundo de las carnes, es un negocio que destaca por el cumplimiento de sus responsabilidades comerciales. Ella provee al Grupo Afrodita un promedio de 200 kilos de carne de res, cada mes.

Un total de 18 personas trabajan en todo el edificio, atendiendo a un promedio de 50 a 100 comensales por día. Así lo asegura Lorena Laverde, actual directora administrativa del restaurante.

De la cocina se encarga el chef William Nazareno. Él explica que para la creación del menú de los tres restaurantes se tomaron en cuenta recetas de la cocina italiana, francesa, asiática, argentina y peruana, principalmente.

"El salmón en salsa de naranja y puré con alcaparras y aceitunas o las papas Matteroni son algunos de los platos principales. Luego de una cena, el cliente puede subir al tercer piso y pedir un coctel molecular", destaca Nazareno al hablar de la oferta de este negocio.