Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

Semillas y granos se convierte en 'snacks'

Las frituras de soja, pepas de sambo, camote y remolacha... son sembrados, cosechados y procesados por Mariana Chicaiza y su esposo Plácido Cunalata. Ellos comercializan sus productos con la marca Los Girasoles, una microempresa que esta pareja creó hace una década, en la capital.

Chicaiza y Cunalata tienen un huerto en el sector de Guápulo (noreste de Quito), allí tienen cerca de 1 000 m² de tierra en donde siembran los granos y diferentes tipos de verduras que son la materia prima de sus productos.

En un inicio, a Chicaiza se le ocurrió vender soja frita. “Es un refrigerio ideal para las personas que salen de paseo o se van de caminata, por ser un alimento sano y rico en proteínas”, cuenta.

Poco después, comenzó a producir garbanzo frito. Cada producto es preparado el día anterior en su propia casa, luego se empacan las frituras en fundas de 200 gramos, que vende en USD 0,50 cada una. También oferta maíz tostado, pepas de sambo y habas fritas, al mismo precio.

Para inicios de este año comenzó a vender un ‘snak’ diferente: las frituras de camote y remolacha. “Siempre experimentamos con nuevos productos, al inicio no sabia cómo preparar la remolacha frita, pero con el tiempo encontré la receta”, comenta Chicaiza y recuerda que la Agencia Metropolitana de Promoción Económica ConQuito le facilitó un sistema de riego por goteo para su huerto. “Con eso pude mejorar mi producto e incrementar mi producción”, agrega.

Aparte de las frituras, en Los Girasoles también se ofrecen canastas ecológicas, en precios que varían de acuerdo con los pedidos de los clientes. Estas cuentan con siete variedades de lechuga, cebolla puerro, tomate, rábano de dos variedades, y huevos de codorniz, que crían en su propia granja.

El precio de los huevos de codorniz es de USD 1,35 por cada 20 unidades, mientras que el de las canastas ecológicas oscila entre los USD 5 y los 10. Cada mes, como resultado de las ventas de todos estos productos, Los Girasoles percibe hasta USD 500.

La venta de estos productos es rotativa. Los viernes en la mañana, esta micro levanta una carpa en los estacionamientos de ConQuito (sur); los sábados, abre un quiosco en el parque La Carolina y en el Itchimbía. Adicionalmente, entrega productos bajo pedido.

Andrea Parra es fiel clienta de Los Girasoles y compra maní enconfitado y soja frita. “Son mi refrigerio de los viernes, es un producto limpio y bien preparado. Además el precio es muy bueno”.