Marlon Valdiviezo es uno de los promotores del laboratorio FabLab de la Técnica Particular. Él realiza una impresión 3D. Foto: Cortesía Universidad Técnica Particular de Loja

Marlon Valdiviezo es uno de los promotores del laboratorio FabLab de la Técnica Particular. Él realiza una impresión 3D. Foto: Cortesía Universidad Técnica Particular de Loja

Giovany Astudillo
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Los Retos UTPL, el vínculo con empresarios nacionales

18 de julio de 2016 16:09

Los denominados Retos UTPL son una metodología que aplica desde hace dos años la Universidad Técnica Particular de Loja para fortalecer su relación con el sector empresarial. Su intención es transferir los conocimientos generados con la investigación.

Para ello, este centro de estudios cuenta con 11 laboratorios de diferentes áreas como electrónica, telecomunicaciones, ciencia de datos y tecnología web, alimentos, investigación, desarrollo e innovación de software, nuevos materiales, entre otros ámbitos.

Esta infraestructura fue acondicionada para mejorar la investigación y elevar la motivación de los estudiantes y docentes, que participan en esta metodología, dice Mauricio Eguiguren, director de Innovación de la Universidad Técnica Particular de Loja.

Según él, se busca acercar a la universidad con los empresarios, “que son dos sectores que deben ser socios estratégicos, pero se han ido separando... Queremos generar un puente o mecanismo para que ambos encuentren puntos en común”.

En estos laboratorios, dice Eguiguren, los investigadores de la Técnica Particular de Loja realizan sus trabajos, productos y servicios que solucionen parte de la problemática de las empresas. La otra opción es recabar la información o conocer las necesidades del sector empresarial y, en función de la capacidad instalada de este centro de estudios, proponer los prototipos de solución.

Una vez que se determinó una necesidad, las autoridades universitarias las convierten en retos, que son publicados en www.retos.utpl.edu.ec. El objetivo es que el trabajo involucre a diferentes profesiones. Es decir, que sea una labor multidisciplinaria.

Según Eguiguren, el sector empresarial tiene dos ventajas, fundamentales. La primera es que tendrá al menos dos propuestas de solución y la segunda es que estarán listas en un máximo de 90 días. En la evaluación hay un jurado en el que participa un delegado de la empresa, que es la que escoge cuál propuesta aplicará.

Como resultado de la implementación de la iniciativa Retos UTPL ya existe la transferencia de conocimientos generados en los laboratorios universitarios.

El año pasado se presentaron 21 prototipos desarrollados con la participación de cerca de 200 estudiantes, 14 docentes y nueve colaboradores externos.

De estos, cuatro han sido transferidos a empresas e instituciones ecuatorianas. Eguiguren detalla algunas de estas propuestas. El primero fue el diseño de la plaza de Las Flores, ubicada en el centro de la capital lojana. Fue un pedido del Municipio, que será parte del proyecto de regeneración urbana. Está listo para ser ejecutado.

El segundo proyecto es el diseño de un nuevo producto para el Monterrey Ingenio Azucarera Lojana (Malca). Sobre este desarrollo no se puede brindar más detalles hasta que esté listo para llegar al mercado, dice el representante de la UTPL. Los otros dos están en proceso de negociación y son productos específicos para dos empresas del país.

Los otros son prototipos desarrollados para la misma universidad y se centraron en generar herramientas para los investigadores de la misma UTPL. Son elementos de recolección de datos, aplicativos móviles, sistemas de gestión de cámaras inteligentes, software para evaluaciones online, búsqueda de datos biológicos, transmisión de datos en estaciones meteorológicas, entre otros.

Según Eguiguren, la Universidad formaliza la relación con las empresas a través de la firma de convenios. La UTPL pone la infraestructura, el trabajo de los docentes-investigadores, el conocimiento y la experiencia y el empresario financia los costos de los materiales, los reactivos y la materia prima.

En el caso de la propiedad intelectual, dice Eguiguren, existen los derechos patrimoniales que le pertenecen a la Universidad y los derechos morales que son del grupo de autores; cuando hay ganancias se activan los mecanismos internos para reconocer el trabajo de los investigadores.

Eguiguren destaca que la Universidad Técnica Particular de Loja no busca fines de lucro con esta iniciativa, sino generar una propuesta de valor para el sector empresarial y estrechar su relación para que ambos sectores logren beneficios.