En Ecuador, de acuerdo al Banco Central del Ecuador (BCE), no está permitido usar bitcóins como moneda de curso corriente. Sin embargo, se compra y vende la divisa digital. Fuente: Freepik.es.

En Ecuador, de acuerdo al Banco Central (BCE), no está permitido usar bitcóins como moneda de curso corriente. Sin embargo, sí se compra y vende la divisa digital. Fuente: Freepik.es

Carolina Enriquez
Gyovanni Astudillo
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Las criptomonedas despiertan más interés, pero generan dudas sobre su utilización

14 de junio de 2021 12:41

Dinero La experiencia de El Salvador de utilizar el bitcóin como moneda de curso legal genera interés en los agentes financieros. Sin embargo, en el mundo se debate su uso por las dudas que genera el mecanismo de regulación, su volatilidad  y las estafas electrónicas.

​Cancelar las cuentas del supermecado, el pasaje del bus o cualquier bien o servicio con bitcóins u otra criptomoneda es una posibilidad cada vez más real para países de América Latina. Sin embargo, existe un amplio debate con relación al tema, particularmente por asuntos relacionados con la seguridad para los usuarios.

Las criptomonedas, o denominadas divisas digitales, se crean a través de una gigantesca base de datos llamada Blockchain. Son descentralizadas y no tienen control ni supervisión de ningún gobierno o autoridad mundial.

Según Juliam Madrid, director ejecutivo de Madrid Crypto Capital, con sede en Nueva York, actualmente existen unas 9 000 criptomonedas. La que dio el paso inicial fue el bitcóin, pero hay otras como ethereum y ripple.

Precisamente, la primera generó noticia hace dos semanas luego que el presidente de El Salvador, Nayim Bukele, anunciara que buscaba que esta se convierta en moneda de curso legal. El objetivo, de acuerdo con el Mandatario, es brindar una oportunidad de hacer transacciones a la población que no está bancarizada en ese país. Esta es de alrededor del 70%.

La plataforma de pagos Lightning Network Strike ya ha estado ya trabajando en El Salvador, para el montaje de la infraestructura que permita operativizar la propuesta; la semana pasada el Legislativo salvadoreño aprobó el proyecto de Ley para el uso en cualquier transacción. Madrid explica que como la mayoría de ciudadanos tiene un teléfono, estos sirven como billeteras digitales para los intercambios diarios.

Asimismo, detalla que habría un respaldo en la moneda de ese país; en este caso, el dólar.
El sistema funcionaría de tal manera que los ciudadanos podrían acercarse a cajeros automáticos, adaptados para el caso, depositar dinero en efectivo y convertirlo en una criptomoneda llamada TT que, a su vez, la transformará en bitcóin para las transacciones.

“Este último permite congelar los fondos porque el bitcóin tiene el problema que es muy volátil. A algunos nos gusta, pero para otros es riesgoso. La idea es que no fluctúe”, señala el CEO.
Con esta observación concuerda Clermont Muñoz, catedrático de la Escuela de Negocios (Espae) de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) y analista en temas de criptomonedas.

“El problema que tienen cualquiera de esas monedas, por más que sea el bitcóin, es que mientras no haya regulaciones para su uso, de manera estandarizada a escala mundial, lastimosamente tendrán un mercado demasiado volátil y supeditado a cualquier error, anomalía, etc., de sus creadores o del mismo mercado”, señala.

Un artículo elaborado por el catedrático revela que, de acuerdo con The Economist, quien haya invertido USD 1 000 en 2010 en bitcóins, ahora tendría USD 36 millones. En abril, indicó JP Morgan -entidad que el año pasado creó fondos en dicha divisa digital-, la volatilidad de la criptomoneda fue del 86%, mientras que en febrero alcanzó el 90%.

A medida que caiga, analiza, podría haber mas actores en el mercado que apuesten por ella. Sin embargo, existe otra observación a esta y otras criptodivisas: la posible relación con delitos.
Reuters explica que las pérdidas por robo de criptomonedas, piratería informática y fraude cayeron drásticamente en los primeros cuatro meses del año, pero el crimen en el espacio de las “finanzas descentralizadas” alcanzó un máximo histórico, según un informe de la firma de criptointeligencia CipherTrace.

A escala mundial, los criptocriminales robaron USD 432 millones hasta fines de abril. Para todo 2020, las pérdidas en el sector de las criptomonedas a través del fraude y el crimen fueron de USD 1 900 millones. En 2019, las pérdidas por criptodelitos alcanzaron un récord de USD 4 500 millones.

Asimismo, hay empresas de criptomonedas que no cumplen las normas financieras contra lavado de dinero y antiterrorismo, dijo la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) del Reino Unido.

“A lo largo de sus 12 años de vida, el mundo de las criptomonedas ha mostrado estándares poco estrictos contra el lavado de dinero y otras actividades ilícitas”.

También hay dudas sobre quién respalda las transacciones, en caso de una eventualidad, y si los vendedores recibirán sus pagos por compras en la vida regular.

Madrid dice que el respaldo de las criptomonedas se basa en la confianza de los usuarios. A esto Muñoz dice que podría haber más confianza para su uso mientras empresas más grandes o países con mayores posibilidades económicas las usen y den respaldo.

Ecuador no acepta aún bitcóins como medio de pago

En USD 5 millones, en promedio, se calcula el movimiento mensual que generan las criptomonedas en Ecuador, el 2021. Esa cifra representa el doble de lo registrado el año pasado, de acuerdo con las previsiones de Capitalika.

Carlos Galarza es CEO-Fundador de Capitalika, Wallet (cartera) de criptomonedas en el país y que cuenta con 15 000 usuarios. Detalla que del total de clientes, el 80% es de Ecuador y el resto extranjeros. Actualmente, expande sus operaciones a Colombia, Perú, Chile y Argentina.

Para Galarza, esta opción se desarrolla desde el 2016 y tuvo un importante crecimiento desde finales del 2020. Además, los venezolanos residentes en Ecuador dieron impulso al emplear las criptomonedas para enviar sus remesas a sus familiares.

El CEO dice que los ecuatorianos invierten porque han realizado investigaciones y han logrado rentabilidad. “En enero del 2020 un bitcóin se cotizaba en USD 3 500 y ahora bordea los
40 000”.

En Ecuador no se pueden usar las criptomonedas como medio de pago de bienes y servicios en del territorio, de acuerdo con un comunicado del Banco Central. Sin embargo, no hay un impedimiento para comprar y vender las criptomonedas como tal.

Para Luis Espinosa Goded, profesor de Economía de la Universidad San Francisco de Quito, es imposible prohibir la compra y venta de criptomonedas por ser un medio encriptado y porque no hay motivo alguno, ya que se considera un activo o inversión.

Espinosa explica que en el ámbito de control, los gobiernos tienen tres opciones que son no regular, normar para permitir y prohibir. “Ecuador optó por no autorizar que se usen como medio de pago”.

Cécile Sother, directora de la Maestría en Finanzas–Mención en Mercado de Valores y Banca, de la Universidad de Las Américas, agrega que aún no hay una regulación mundial ni siquiera en los países desarrollados. “Por eso no me sorprende que países como Ecuador permitan comprar las criptomonedas, pero no transaccionar con bienes y servicios”.

Ella dice que las criptomonedas tienen más desarrollo en países donde existe hiperinflación, devaluaciones como es el caso de Argentina y Venezuela. “En Ecuador hay estabilidad por el dólar, por lo que hay menos demanda”.

Galarza indica que su empresa surgió en 2018, “por la necesidad de formalizar el mercado y evitar estafas. Ofrecemos la posibilidad de comprar mediante transferencias de bancos locales y se puede vender por la misma plataforma y el dinero es acreditado en la cuenta bancaria local”.

Las inversiones van de USD 20 a 5 000, que es el primer nivel de aprobación, dice Galarza. En el caso de que el monto sea mayor se requieren otras verificaciones hasta un máximo de USD 100 000.

Para evitar el lavado de activos, explica Galarza, laboran con las normas de seguridad. Para ello, piden pruebas de identidad del cliente, como cédula o pasaporte, documentos de residencia para abrir sus cuentas, por lo que no se acepta el anonimato.

Además, solo acepta dinero bancarizado. Es decir, no se puede hacer en inversiones en efectivo, sino con transferencias desde una institución financiera, que ya comprobó el origen de ese monto