Brasil será el termómetro de la recuperación de la economía regional. El gigante sudamericano viene de dos años económicos complicados, con 12,1 millones de desempleados. Foto: AFP

Brasil será el termómetro de la recuperación de la economía regional. El gigante sudamericano viene de dos años económicos complicados, con 12,1 millones de desempleados. Foto: AFP

Giovanni Astudillo (I) 
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

El 2017, un año de recuperación para América Latina y el Caribe

3 de enero de 2017 10:11

Para el 2017 se anuncia un cambio en la tendencia de crecimiento económico en América Latina, de acuerdo con las proyecciones de organizaciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Las tres entidades coinciden que este año tendrá un ligero repunte luego de dos años seguidos de contracción en Latinoamérica y el Caribe. La Cepal proyectó un modesto aumento del 1,3%, el FMI calculó un 1,6% y el Banco Mundial lo ubica en 1,8%.

En la presentación del Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe de la Cepal, realizada en diciembre pasado, la secretaria ejecutiva de esta entidad, Alicia Bárcena, dijo que el 2017 representará un punto de inflexión. “América Latina y el Caribe volverán a crecer, pero de manera moderada y sin motores claros que la impulsen”.

Ella habló de una recuperación frágil mientras se mantengan las incertidumbres del contexto económico. Según Bárcena, todo el mundo tiene expectativas sobre las políticas que aplicará el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Para la titular de la Cepal, retomar la senda del crecimiento de América Latina requiere de mucha cautela y revertir la dinámica del proceso de inversión, lo que demanda una importante movilización de recursos financieros.

El FMI, por su parte, considera que la economía de Latinoamérica Latina se desaceleró el 2016 porque varios países están sumidos en recesión, pero espera que la recuperación se afiance en 2017.

Este organismo señala que la caída de la economía venezolana pasará del -10% en el 2016 a -4,5% durante este año.

Para Brasil prevé un crecimiento de 0,5% tras la contracción de -3,3% del año pasado. Su proyección se basa en la reducción de la incertidumbre de la situación política y las políticas económicas.

En la publicación ‘El gran giro en América Latina para restaurar el crecimiento a través del comercio’, el Banco Mundial hizo sus proyecciones. Allí, se establece que la recuperación de Sudamérica estará sustentada en lo que suceda con Brasil y Argentina y una modesta aceleración del resto de países de esta subregión, pero resalta que todo está sujeto a ciertos riesgos negativos que surgen de un escenario mundial incierto. Para el conjunto de México, Centroamérica y el Caribe espera un mejor comportamiento.

Wall Street también tiene una proyección alentadora para el 2017 con una expansión promedio de 1,58% para los países de Latinoamérica. Allí, se destaca el resultado que obtendrá Perú con una importante aceleración de PIB y las recuperaciones de Brasil y Argentina. Para México calcula una ligera desaceleración.

Ecuador crecería 1,42%

El jueves pasado, la gerente del Banco Central del Ecuador, Madeleina Abarca anunció que el Ecuador crecerá 1,42% este año.

Ese cálculo difiere de las estimaciones de los organismos internacionales. La Cepal lo ubica en 0,3%. Con ese resultado, el país ocuparía el penúltimo lugar en América Latina y el Caribe, solo superando a Venezuela. El FMI plantea una caída del -2,7%.

Según el director del Reporte de Consistencia Macroeconómica de la Facultad de Economía de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, Nicolás Acosta, cualquier proyección será muy sensible al tema electoral.

Él señala que eso generará incertidumbre y ocasiona que los actores de la economía frenen sus planes de inversión conocer quién será el próximo gobierno.

Además, está el ámbito externo con las políticas comerciales y migratorias de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos y el desempeño del petróleo.
Acosta calcula que la economía nacional caerá un -0,5% el 2017, según la metodología denominada Consistencia Macroeconómica que aplican en su universidad.

Las expectativas están en Perú, Brasil y Argentina

Perú será la economía de Sudamérica con mejor desempeño durante el 2017. En esta estimación coincidieron los pronósticos realizados por la Cepal, el Fondo Monetario Internacional y Wall Street. Con ello, desplazará al segundo lugar a Bolivia, país que lideró el ranking regional de crecimiento económico entre el 2014 y el 2016.

El Bank of America presagia que la inversión privada no minera y el gasto público en infraestructura impulsarán la actividad económica peruana hasta 4,5%. En la previsión de este banco, que es uno de los más grandes de Estados Unidos, se destaca que la expansión de la demanda doméstica y las presiones inflacionarias estén bajo control.

“Estamos generando las condiciones para que el próximo año el crecimiento de la inversión privada sea por lo menos 5% y el de la inversión pública 5%”, señaló el presidente del Consejo de Ministros de Perú, Fernando Zavala.

El presidente Pedro Pablo Kuczynski, agregó que entre sus principales objetivos para el próximo año está el desarrollo de grandes proyectos, que permitirán la recuperación de la inversión privada. Entre otros están el gasoducto y el tren de cercanías.

La recuperación económica de Sudamérica anunciada para el 2017 está sustentada en los comportamientos que tengan las economías de Brasil y Argentina.

En el caso argentino, JPMorgan considera que la inversión y el consumo sean los pilares del crecimiento del PIB. Por su parte, Goldman Sachs prevé una recuperación cíclica, aunque no tiene claro si ese repunte significa el arranque de un período de crecimiento económico sostenido. Sus temores se basan en la inflación y la falta de convicción para reducir el abultado déficit fiscal en Argentina.

Para Brasil se augura que deje la recesión tras su peor recesión en décadas. La Cepal calcula que su crecimiento será del 0,5%, un desempeño que solo superará a Ecuador y Venezuela, de acuerdo con las previsiones que hizo el organismo con sede en Chile.

Goldman Sachs y Morgan Stanley son más optimistas pronosticaron un aumento del 1,1% para Brasil. “Parece estar en camino para dejar atrás su muy profunda recesión, liderada por la menor inflación y las menores tasas de interés”, afirmaron los economistas de Morgan, en un reporte de diciembre pasado.

En Venezuela, en cambio, se vaticina que la compleja situación económica no tenga señales de mejoras significativas durante este año. Los analistas económicos internacionales coinciden que el PIB se contraerá por cuarto año consecutivo. La Cepal estima una contracción del -4% y el FMI en -4,5%.

El PIB seguirá declinando a un ritmo significativo, pese a que la economía probablemente ya ha caído en una depresión, según los analistas de Goldman Sachs. La preocupación se centra en el elevado proceso inflacionario.

En el caso boliviano, su Gobierno está atento a tres factores externos que podrían incidir en el crecimiento de la economía previsto en 4,8%. El primero es la posibilidad de nuevos fenómenos climáticos, dijo el ministro de Economía y Finanzas, Luis Arce. Aunque señaló que, desde un enfoque estadístico, es difícil que los fenómenos climáticos de El Niño y La Niña vuelvan a producirse de manera simultánea.

El segundo, agregó, es la salida o no de la crisis económica de Argentina y Brasil, que están entre sus principales socios comerciales. Finalmente, un posible efecto indirecto de políticas que Donald Trump, presidente electo de Estados Unidos, llegue a concretar y que afecten a los países que son socios comerciales.

Según Arce, si bien todos los organismos internacionales colocan a Bolivia por debajo de Perú, espera a ver si se cumple o no esa previsión.

Para Chile, Paraguay y Colombia, el FMI y la Cepal vaticinaron crecimientos. En el caso chileno se espera un repunte del precio del cobre y hay expectativa por la elección presidencial. En Colombia se estima un repunte de la manufactura y en Paraguay de la inversión en infraestructura.

Rep. Dominicana y Panamá siguen liderando la zona

República Dominicana, Panamá y Nicaragua serán las naciones con mayor crecimiento de su Producto Interno Bruto durante este año al comparar los resultados de las economías de toda América Latina y el Caribe, de acuerdo con la última proyección realizada por la Cepal, el mes pasado.

Este comportamiento ya se registró el año pasado. Otros casos que se destacan son Guyana y Costa Rica. Esta región se beneficia de la mejoría económica de Estados Unidos, inversión extranjera y el turismo.

En una publicación de la revista Forbes de México se indica que la estrategia de los países centroamericanos para el 2017 es desarrollarse como un centro logístico para trabajar en conjunto dentro de América Latina.

“Somos optimistas y creemos que estos planes no dependen de un gobierno (Estados Unidos)”, dijo Mariano Turnes, director general de Operadora Portuaria Centroamericana (OPC). El comercio de esta región con Estados Unidos asciende a USD 4 500 millones, que representa el 4% del PIB regional.

República Dominicana es líder regional con un crecimiento del 6,2% para el 2017 debido al dinamismo de la minería, turismo, sector agropecuario y construcción, de acuerdo con el Balance Preliminar 2016 de la Economía Regional de la Cepal.

En este país se prevé que habrá un incremento del valor de las importaciones de combustibles durante este año, lo que incidirá en el incremento de la inflación. Sin embargo, el Gobierno dominicano considera que esta situación será contrarrestada parcialmente por el dinamismo de las exportaciones mineras y de los flujos de turistas y remesas.

Según un estudio de la publicación digital Latinvex, República Dominicana ya supera a Brasil en ingresos de turismo y está en el segundo lugar en América Latina. El primero es México.
En el 2015, República Dominicana recibió USD 6 118 millones en ingresos turísticos, que representaron un aumento del 14,6% en comparación al 2014. Entre enero y mayo del 2016, el número de visitantes subió 6,2% frente al mismo período del año pasado. El 76,7% de turistas es extranjero, según el Banco Central.

En el caso panameño su crecimiento se explica en una mayor inversión e infraestructura y una expansión en el aumento en el sector de la construcción. En el informe Perspectivas económicas: Las Américas publicado en el FMI en octubre pasado, se señala que el funcionamiento de la ampliación del Canal de Panamá impulsará su crecimiento.

En este mismo documento se indica que para los países caribeños, las perspectivas dependen de la recuperación del turismo y el comportamiento de los precios de las materias primas.

Se destaca, además, que los vínculos de algunos países de la región le hacen vulnerable a los riesgos relacionados con el ‘Brexit’ y pone dos ejemplos. El primero es que los turistas procedentes del Reino Unido son importantes para Barbados porque se quedan más tiempo y gasta más. El segundo ejemplo es que las remesas que llegan a Jamaica desde el Reino Unido representan el 2% de su PIB.

Para Nicaragua, la Cepal estima un crecimiento de 4,7% por una mayor inversión, incremento en el comercio y del movimiento de las exportaciones con Estados Unidos.

En México hay incertidumbre tras la victoria de Donald Trump. En la más reciente encuesta realizada por el Banco de México a 35 grupos de análisis y consultoría económica del sector privado nacional y extranjero, primó el pesimismo para este año.

La conclusión de esa encuesta es que se espera un escenario económico complejo para el comercio. En octubre pasado, antes de las elecciones estadounidenses, la proyección de crecimiento de la economía mexicana para el 2017 era del 2,26%. En la actualidad, se ubica en el 1,72%.