placeholder
María Cortina, Jorge Cela María Juana Chicaiza, Gerly Coronen y Junior Guadalupe. Foto: Ángel Barona para LÍDERESlideres

María Cortina, Jorge Cela María Juana Chicaiza, Gerly Coronen y Junior Guadalupe. Foto: Ángel Barona para LÍDERES

En Awkis y Ñustas se valora la moda

23 de enero de 2017 17:08

La asesoría de imagen que ofrecen los especialistas de Awkis y Ñustas a las reinas y artistas incluye maquillaje, peinado, vestuario y hasta clases de expresión corporal y pasarela. Este emprendimiento está inspirado en la moda, los certámenes de belleza y la interculturalidad.

Es que en los últimos meses los concursos para elegir reinas, ñustas y sumak warmis (mujeres bellas), se volvieron más frecuentes en Chimborazo. Además, las elecciones de reinas de los cantones también tienen participación de candidatas que representan a los sectores indígenas.

Según María Juana Chicaiza, propietaria del negocio, eso abrió un nicho de mercado. En los centros estéticos que ya había en Riobamba, los servicios estaban enfocados en los parámetros de belleza occidental.

“Nadie ofrecía destacar nuestra piel morena y cabello negro en los escenarios, tampoco se pensaba en destacar nuestra vestimenta originaria como un símbolo de belleza. Antes se creía que para ser reina una mujer debía ser rubia y de piel clara”, cuenta esta emprendedora.

Ella experimentó por cuenta propia la falta de un sitio más incluyente cuando en el año 2001 fue elegida reina del cantón Colta, en representación de su parroquia natal Columbe. “La gente se escandalizó cuando una mujer indígena se animó a subirse al escenario junto a las otras candidatas por primera vez. Esos comentarios -recuerda Chicaiza- me motivaron a hacer algo para cambiar esa mentalidad”.

Así, cuando concluyó su año de reinado decidió fundar la primera agencia intercultural de modelos que se denominó Awkis y Ñustas. El nombre de su negocio lo tomó de dos personajes de la cosmovisión andina que cumplían con el rol de príncipes y princesas, pero no sólo por su aspecto físico sino también por sus cualidades de liderazgo.

Cuando se inició el proyecto el objetivo era difundir la vestimenta originaria de la cultura Puruhá, el idioma y otros rasgos que caracterizan a esa etnia, para que los jóvenes indígenas se sintieran más orgullosos de sus raíces.

La iniciativa tuvo acogida y cerca de 15 jóvenes, hombres y mujeres, se sumaron al proyecto de Chicaiza. Ellos aprendieron todo sobre la pasarela y el modelaje, expresión corporal, diseño de vestuario y liderazgo.

También aprendieron un estilo particular de modelaje que les permite mostrar aspectos de la cotidianidad indígena, como los oficios tradicionales y el trabajo en las chacras, en las pasarelas.

En poco tiempo el grupo causó un gran impacto en las redes sociales. Eso también los puso en la mira de artistas y gestores culturales que buscaban destacar la imagen de la gente indígena en sus videos y eventos.

Así la organización que nació con un propósito social, se convirtió en un emprendimiento formal en noviembre del año anterior. La agencia también amplió su menú de opciones, hoy se ofrece cursos de maquillaje, modelaje y pasarela, además de todo tipo de tratamientos de belleza.

Chicaiza invirtió USD 14 000 en la adecuación de un local y en la adquisición de todo tipo de equipos para peinados y kits de maquillaje. Los clientes que antes los contrataban solo por su ‘staff’ de modelos, hoy tienen acceso a un servicio integral que cuesta desde USD 300.

Los cantantes indígenas son clientes frecuentes, por lo que el local en ocasiones incluso se convierte en una locación de sus videos musicales. Con ellos el trabajo se inicia con el arreglo del artista y su equipo, la planificación de la puesta en escena y concluye cuando el producto audiovisual está terminado.

Mientras que la asesoría para las reinas se inicia al menos una semana antes de la presentación, incluye la compañía del equipo de maquillistas y peinadores al evento, ayuda en el cambio de vestuario y concluye al finalizar el certamen.

La oferta es una de las claves en el crecimiento de este emprendimiento. Los trajes que se ofrecen a las reinas, por ejemplo, fusionan la vestimenta originaria puruhá con los vestidos de noche de tendencia. La agencia tiene nueve diseños para ofrecer a los clientes.
Ahora Chicaiza continúa con nuevos planes par consolidar el negocio y seguir apoyando la identidad puruhá.