Juan José Toral y Alejandro García adquirieron la franquicia e inauguraron su primer local en Cuenca

Juan José Toral y Alejandro García adquirieron la franquicia e inauguraron su primer local en Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua/LÍDERES

Redacción Cuenca(I) 
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 2

Azuay es un nuevo destino para esta firma tradicional

8 de noviembre de 2015 15:33

El Café de la Vaca, ubicado en Machachi (Pichincha), es una suerte de parada frecuente para los cuencanos que viajan por tierra hacia Quito. Ese posicionamiento de la marca atrajo al quiteño Alejandro García y a los cuencanos Juan Fernando y Juan José Toral, para adquirir la franquicia y abrir un local en la capital azuaya.

Desde hace dos años pensaban en invertir en un negocio propio y analizaron varias alternativas, y optaron por el Café de la Vaca. Según García, quien tiene estudios en administración de empresas, la intención fue invertir en una marca ecuatoriana, que está posicionada en el mercado.

El pasado 26 de octubre se abrió el local en Cuenca, que tiene una capacidad para 100 personas a la vez, en el área de restaurante. Está ubicado en el segundo piso de un edificio de tres plantas, en el sur de la ciudad. En la planta baja funciona una panadería, que oferta variedades cuencanas. También, hay una zona de esparcimiento para niños y una sala de espera.

La inversión en la franquicia, decoración del local y el equipamiento superó los USD 120 000. El edificio es de propiedad de los dueños del Café de la Vaca, señala Juan José Toral, quien tiene estudios en gastronomía.

Mariasol Guarderas es parte de la familia dueña de la franquicia. Ella señala que hay muchas expectativas por llegar a otra región del país, que comparte una gastronomía similar que el resto de la Sierra. Además, en Cuenca se puede posicionar la estrategia de Teatro-Cena, que se aplica en el local del San Luis Shopping, en Quito. “Cuenca es una ciudad con un potencial de crecimiento interesante”. A futuro quieren llegar a las zonas rurales del Austro.

García señala que las actividades culturales como los monólogos cómicos y presentaciones musicales se realizarán a partir de esta semana. Otra estrategia que aplicarán son las alianzas empresariales para ofertar los desayunos corporativos...

Toral agrega que los resultados superaron lo esperado. Han recibido 450 clientes, en promedio, por día. Sus expectativas eran tener 250. “Muchos regresan”.

Para García, es un restaurante de comida hogareña con recetas tradicionales cuya peculiaridad es la variedad gastronómica. Esa condición, dice, permite tener abierto el negocio desde las 08:00 hasta las 21:00 y los fines de semana hasta las 22:00. Hay más de 100 platos a la carta y opciones de cafetería. “Podemos ofrecer alternativas para el desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde y la cena... Sin problema nos adaptamos a los gustos y las necesidades de los clientes”.

García destaca un elemento que les permitió esta franquicia. Si bien la matriz en Quito genera los manuales en la comida y envía los productos preelaborados para completar los platos, estos emprendedores pueden incorporar opciones que se acoplen con los gustos de los cuencanos.

García da ejemplos. Crearon el sánduche Tomebamba, que tiene pernil e hicieron una pequeña variante al churrasco original, que en la capital azuaya se sirve con un jugo sobre la carne.