placeholder
José Gómez Vélez aparece con los miembros de su equipo de trabajo de la ‘start up’. Foto: Cortesía

José Gómez Vélez (centro-azul) aparece con los miembros de su equipo de trabajo de la ‘start up’. Foto: Cortesía

En Canadá levantó su ‘start up’

23 de junio de 2017 18:43

Regresar a su país con un emprendimiento propio fue su motivación. José Gómez Vélez, ecuatoriano de nacimiento y nacionalizado canadiense, volvió hace poco a Ecuador con un proyecto innovador: una aplicación para dispositivos móviles.

El nombre de su compañía es Spoonity y fue fundada hace seis años en Canadá. La empresa cuenta con seis años de trayectoria en el desarrollo de tecnología digital para fidelización y marketing automatizado. Hoy en día ofrece servicios a cerca de 2 000 locales en Norteamérica.

Constituir su propia empresa fue el resultado de su perseverancia, responsabilidad, trabajo constante y determinación. Quienes lo conocen lo definen como una persona que sabe desarrollar proyectos en equipo, como parte de su preparación académica y profesional.

“Combinó trabajo y estudios. Incluso en la época de vacaciones trabajaba y no podía venir al Ecuador”, recuerda su padre con quien no solo comparte su nombre sino también sus gustos por dos deportes: el tenis y el fútbol.

José Gómez Vélez tiene 33 años. Vivió en Ecuador hasta los 19. Su vida universitaria la siguió en Canadá, donde se graduó como ingeniero en Telecomunicaciones en Electrónica. La decisión de viajar a Canadá tiene un antecedente. Su abuelo fue cónsul de Ecuador en ese país en 1966 y su padre vivió durante trece años allí, donde estudió, trabajó y obtuvo la ciudadanía canadiense.

“Nunca pensé que más tarde se convertiría en la mejor inversión de mi vida”, dice su progenitor. Eso le permitió que sus tres hijos estudiaran con todos los beneficios económicos que los gobiernos provinciales de Canadá ofrecen a los universitarios.

El primer trabajo lo realizó en una de las compañías más grandes de telecomunicaciones del mundo llamada Nortel, donde estuvo por casi dos años. Luego, fue contactado por Blackberry en el 2006. Estuvo allí a tiempo completo hasta el 2011 y luego trabajó a medio tiempo hasta el 2015 para dedicarse totalmente a su empresa.

Trabajar en Blackberry le permitió manejar proyectos de optimización de sistemas con varias multinacionales en Perú y Norteamérica. En dichas empresas ganó mucha experiencia, pero lo que le “abrió los ojos” para conocer más sobre las necesidades del mercado y comprender lo que necesitaba solucionar en el área tecnológica, fue su título de cuarto nivel. El máster lo obtuvo en Manejo de Tecnología, Innovación y Emprendimiento, en Carleton University en Ottawa.

Junto a dos socios, Max Bailey y Myron Gomes, fundó Spoonity. “Vimos la oportunidad de ayudar a marcas pequeñas con un desarrollo tecnológico. Lo que hacemos es darle al cliente una integración con sus sistemas operativos. Sabemos cuándo el cliente viene a consumir y qué productos consumió”, comenta Gómez.

De esta forma, recogen información sobre los clientes que tienen alto potencial de compra y se la presentan a las empresas. Estas a su vez pueden elaborar las mejores estrategias de marketing para mejorar sus ventas.

José Gómez sabe combinar su tiempo entre el trabajo y la familia que está creciendo. Su esposa es Chiara Marcazzan. Con esta mujer italiana tiene una hija: Sienna, de casi 2 años. Ambos anhelan la llegada de su segunda hija, que nacerá en noviembre.

Su esposa sabe que el trabajo de Gómez es muy exigente, pero también sabe cuándo es momento de parar y dedicarse a su familia. “Es un padre preocupado por el cuidado diario de Sienna, de llevarla al doctor y jugar con ella”.

Este emprendedor ecuatoriano maneja la relación con sus empleados como maneja la relación en su hogar. “Él quiere que sus empleados se sientan valorados, que se sientan parte de la familia de Spoonity”, explica su esposa.

El empresario guayaquileño, ahora radicado en Ottawa está acostumbrado a visitar Ecuador una vez cada año o cada dos años. Pero, ahora con la expansión de su negocio volverá con más frecuencia. “Siempre es un gusto volver a visitar a mis amigos y seres queridos, a mis padres, hermana, abuelos y tíos”, asegura.

Uno de sus mejores amigos, quien más disfruta de su regreso es Jorge Norero. Lo conoce hace 20 años y aunque están en comunicación permanente siempre aprovechan para verse, salir a comer y conversar. También, para ir al estadio y alentar a su equipo ecuatoriano preferido: Barcelona.

“José lucha por sus sueños. El hecho de haberse ido a estudiar y trabajar en otro país para buscar un progreso en su vida habla muy bien él”, dice con alegría Norero quien considera a Gómez como su hermano.

Una plataforma digital de fidelización

Redacción Guayaquil

La compañía Spoonity, cuyos socios son José Gómez Vélez, Max Bailey y Myron Gomes, ofrecerá sus servicios a Swett Coffee en Ecuador. Es el primer cliente en el país, con el cual la empresa canadiense espera tener éxito.

El servicio consiste en implementar una plataforma digital que permita la fidelización de sus clientes. “De esta forma, el usuario puede registrarse con una marca o con un producto, obtener premios, puntos y más beneficios”, explica Gómez.

Al mismo tiempo, la empresa obtiene información sobre cuáles son sus clientes más leales y puede construir un perfil de ellos. Para lograr esto, los clientes deben descargar una aplicación a su celular y registrarse.

Actualmente Spoonity ofrece sus servicios a marcas en Canadá, que en total suman cerca de 2 000 locales. El foco de esta ‘start up’ está en empresas de comida rápida y retail.

Según Gómez, gracias al servicio de fidelización de clientes, los negocios de restaurantes han tenido un incremento entre el 15 y el 20% en sus ventas. En el caso de las empresas de retail, el aumento en sus ventas ha sido entre el 3 y el 7%. Pero, “lo más interesante es que han alcanzado un incremento de visitas de clientes fidelizados de hasta el 55%”.

Los resultados en las ventas, las compañías lo pueden determinar entre 12 y 18 meses.
Para el fundador de Spoonity, los objetivos son claros en Ecuador. Pretende llegar a la mayor cantidad de marcas posibles, que conozcan la importancia del servicio que ofrecen y se animen a implementarlo. En el largo plazo tiene previsto expandirse a otros países. Latinoamérica es su objetivo.