placeholder
Las joyas no faltaron en el festival de Cannes. Fotos: Agencias

Las joyas no faltaron en el festival de Cannes. Fotos: Agencias

Cannes es la vitrina para las joyas más caras

1 de junio de 2017 17:30

Además de cine, el Festival de Cannes es sinónimo de lujo y su alfombra roja constituye la vitrina ideal para los creadores de joyas, pero también un enorme desafío de seguridad para frustrar cualquier intento de robo.

Durante los 12 días que dura la mayor muestra de cine del mundo, actrices, modelos y otras celebridades se exhiben frente a las cámaras con sus lujosos vestidos, sofisticados tocados y adornos de un valor astronómico.

Para la alta joyería, hay mucho en juego. La exposición mediática es mundial y las redes sociales, se están convirtiendo en una ventana de publicidad cada vez mayor.

La firma suiza Chopard, por ejemplo, es patrocinadora oficial del Festival, proveedora de la Palma de Oro - el grial del séptimo arte - y puso a disposición de las estrellas una colección de piezas exclusivas para la alfombra roja.

Fawaz Gruosi, fundador y director artístico de De Grisogono, otra de las marcas que concurren en la “vitrina” de Cannes, explica que las estrellas se acercan hasta su “showroom” para elegir su complemento.

La modelo Emily Ratajkowski, que posó la semana pasada con un muy fotografiado conjunto negro de encajes y transparencias, llevó unos pendientes negros de ónice, oro blanco y diamantes de la firma, también elegida por Pamela Anderson para unos pendientes de oro rosa y diamantes.

La discreción aquí es reina y Gruosi se limita a explicar que empezó a trabajar habitualmente con estrellas gracias a Sofía Loren, a quien invitó cuando abrió su primera tienda en Ginebra en 1993.

Con tanto lujo, la seguridad es un asunto de fuerza mayor.