placeholder
El chef Esteban Tapia se dedica a salvaguardar el patrimonio alimentario del país a través del estilo de cocina ‘slowfood’. Esto le ha llevado a recorrer el mundo representando al Ecuador. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

El chef Esteban Tapia se dedica a salvaguardar el patrimonio alimentario del país a través del estilo de cocina ‘slowfood’. Esto le ha llevado a recorrer el mundo representando al Ecuador. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

La sazón especial del chef es su pasión y sus valores

14 de agosto de 2017 15:03

La vida del chef Esteban Tapia ha estado dirigida siempre por la innovación y la investigación. Al ser una persona que no se conforma con los ideales preestablecidos, su vida ha estado llena de sorpresas y éxito.

Uno de los giros más grandes que dio su vida fue, de hecho, el dedicarse por entero a la gastronomía. En un principio, Tapia empezó a estudiar la carrera de Economía en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador y, posteriormente, en la Universidad Central del Ecuador.

Sin embargo, desde muy pequeño, él siempre se interesó por la cocina. Él comenta, con el rostro lleno de alegría y de nostalgia, que en la casa de su abuela materna siempre comían muchas personas, por lo que la cocina tenía que estar funcionando desde las primeras horas de la mañana hasta altas horas de la noche. Esto siempre le había llamado la atención.

Fue allí, en la casa de su abuela, donde la llama de la pasión por la cocina se encendió. “Mi abuela es una inspiración e, incluso, hasta el día de hoy, no logro preparar algunos platos tan perfectos como ella los hacía”, comenta el chef Tapia.

Así, recordando esa curiosidad de la infancia, decidió, mientras estudiaba la carrera de economía, seguir algunos cursos de gastronomía en el Centro de Formación Hotelero Alberto. Poco a poco, la cocina fue ganando más espacio en su vida, hasta el día en que tuvo que decidir dejar la economía para dedicarse de lleno a lo que se convertiría en su herramienta más poderosa, la cocina.

Esta, sin duda, fue una de las decisiones más acertadas de su vida, comenta el profesional. No obstante, su verdadero motor de vida, el ayudar a la gente y generar un beneficio para la sociedad, nunca cambió.

El chef Esteban Tapia decidió aplicar todos sus conocimientos adquiridos a lo largo de su formación profesional dentro y fuera del país en el ámbito de lo social. Generar un cocina de calidad que tenga sus principios fundamentados en el trato justo para los pequeños productores y limpio para el medioambiente, se convirtió en su mayor prioridad.

Como lo recuerda su gran amigo desde la infancia, Santiago Guayasamín, una de las principales características de Esteban ha sido siempre la solidaridad. “Mi amigo se ha dedicado a dar oportunidades a las personas de bajos recursos para que, a través de la comida, salgan adelante. Alguien que haga esto vale la pena realmente”, comenta Santiago.

Esteban Tapia aún recuerda cómo, mientras era profesor de la Universidad Internacional del Ecuador, un estudiante se acercó a él y le presentó el concepto de ‘slowfood’; un movimiento internacional que promueve la cocina tradicional con productos locales conseguidos con los principios del trato y el comercio justo.

“En ese momento se abrió una ventana donde entró aire, luz y vida”, dice el chef.
Después de este descubrimiento, el chef se dedicó a investigar y empaparse lo más posible acerca de este concepto del buen comer y del proceso alimentario sostenible. Poco a poco, se fue involucrando más con la organización, hasta convertirse en el coordinador de Slowfood del Ecuador.

En el 2013, Tapia tuvo la oportunidad de unirse al Ministerio del Patrimonio, ahora parte del Ministerio de Cultura, en el proyecto de Salvaguardia del Patrimonio Culinario del Ecuador. En este proyecto, se dedicó, junto con varios estudiantes de gastronomía, a fortificar, fortalecer y promocionar los alimentos que eran considerados tradicionales por los pobladores de diferentes sectores del país.

El ‘slowfood’ y sus proyectos personales, le llevaron al chef Esteban a recorrer varios lugares del mundo promocionando la comida tradicional ecuatoriana elaborada siempre de manera sostenible. China, España e Italia son algunos de los países donde el chef se destacó por su trabajo y donde la exhibición de su proyecto alimentario ha sido todo un éxito.

Reconocimientos como el haberse convertido en Embajador Gastronómico de Huelva, España, por haber realizado un proceso de salvaguardia del patrimonio alimentario de este lugar, es uno de su largo catálogo de logros alcanzados.

Hoy en día, Esteban Tapia es profesor de gastronomía en la Universidad San Francisco de Quito, donde se le ha dado la oportunidad de impartir sus conocimientos sobre la cocina tradicional enmarcada en la filosofía del ‘slowfood’.

Para su jefe, Rafael Villota, el chef Tapia representa uno de los verdaderos talentos de la Universidad, que ha traído varios proyectos de innovación e investigación para beneficio de la sociedad.