placeholder
Los turistas de la Sierra visitaron la comuna Chigüilpe para conocer sobre la cultura de los tsáchilas. Foto: Cortesía / Centro Cultural Mushily

Los turistas de la Sierra visitaron la comuna Chigüilpe para conocer sobre la cultura de los tsáchilas. Foto: Cortesía / Centro Cultural Mushily

La cultura Tsáchila, un imán para los turistas

25 de agosto de 2017 21:17


Los centros culturales y turísticos tsáchilas calificaron a esta temporada de vacaciones escolares de la Sierra como positiva.

Según la Gobernación tsáchila, al menos 500 familias de la Sierra visitaron los emprendimientos nativos, ubicados en Santo Domingo de los Tsáchilas. Los hicieron entre julio y agosto.

Al Centro Cultural Mushily llegaron cada semana unas 200 personas desde Quito, Ambato, Loja y también de la Amazonía.

En julio, la mayoría de turistas eran grupos de colegios de la Sierra, que decidieron hacer el paseo de fin de año en la Costa. “Nos hemos beneficiado porque estamos cerca de la playa y somos una etnia lleno de color, que a los niños les llama la atención conocer”, señaló Abraham Calazacón, líder del proyecto turístico Mushily.

En ese lugar, el turista puede hacer un recorrido por las 11 estaciones en las que se muestra la cultura ancestral tsáchila en el ámbito cultural, artesanal, medicinal, musical y familiar.

El docente quiteño Roberto Mora, señaló que los viajes escolares hacia las comunidades indígenas son importantes porque los estudiantes pueden conocer de forma entretenida, lo aprendido en clases. “Vinimos con 20 niños. Ellos se impactaron con las viviendas y la gastronomía exótica”.

El gobernador tsáchila, Javier Aguavil, señaló que de las siete comunas cuatro están promocionando los atractivos turísticos de la nacionalidad.

Chigüilpe es la aldea que mayor demanda tiene de turistas por encontrarse a 10 minutos del centro de la ciudad. Ahí hay cinco emprendimientos turísticos dirigidos por tsáchilas. Unos se encargan de mostrar la medicina ancestral y otros de promocionar la cultura.

Según Mateo Calazacón, presidente de la comuna Chigüilpe, en el año se calcula que llegan unos 6 000 turistas.

De esos, el 70% llega para la fiesta Kasama (Nuevo Amanecer), en Año Nuevo para realizarse rituales de purificación, sanación y baños para la buena suerte y entre junio y octubre.
Para esta última temporada también llegan turistas extranjeros de Colombia, Perú, EE.UU. y Europa. “Por el momento no buscamos lucrarnos de nuestra cultura. Por eso los precios son entre USD 1 y 3 por persona”.

Buscamos -agregó- que nos conozcan y aportar con nuestra medicina a los mestizos.
La comuna Otongo Mapalí también ha captado a turistas de la Sierra en estos dos últimos años.

En esa aldea hay tres centros turísticos. Uno de esos es Du Tenka, que en tsa’fiki significa Corazón de la montaña. En el lugar se ofrecen recorridos por el bosque. Ahí se pueden apreciar árboles como el shanshui, que es utilizado en los rituales tsáchilas. También, pueden bañarse en el río Otongo Mapalí, donde se hacen juegos típicos y rituales.

Miguel Aguavil, dirigente de Du Tenka, señaló que los emprendimientos en las comunas han servido para que se conserven costumbres como la vestimenta, alimentación e idioma nativo.
Él afirmó que, al menos, quienes se dedican al turismo deben vestir con la chumbillina y pintarse el cabello de rojo con achiote. “Debemos estar preparados porque los turistas siempre vienen de improvisto”.

En las comunas Colorados del Búa y El Poste la llegada de turistas es menor. Eso debido a que son sectores más alejados de la zona urbana. Sin embargo, unas 100 familias asistieron a los tres centros culturales que hay en esas comunas tsáchilas.

Según la Gobernación, en los últimos cinco años los centros turísticos tsáchilas han ido capacitándose para brindar nuevos servicios. De los 12 centros turísticos, seis ya cuenta con cabañas para hospedar a los turistas.

Además se ofrecen otras actividades como deportes extremos en los ríos cercanos a las comunas.

También hacen propaganda a través de las redes sociales e invitan a personajes reconocidos de Ecuador para que conozcan las costumbres tsáchilas.