placeholder
En la comuna de Morochos, en Cotacachi, está instalada la planta procesadora, operada por las mujeres. Foto: Francisco Espinoza para El Comercio

En la comuna de Morochos, en Cotacachi, está instalada la planta procesadora, operada por las mujeres. Foto: Francisco Espinoza para El Comercio

Chicha de jora, con la marca Sara Mama

23 de agosto de 2017 15:11

La chicha de jora, bajo la marca Sara Mama, se podrá disfrutar cualquier día del año, como una bebida refrescante.

La botella, cubierta con una etiqueta amarilla, en la que resalta la frase para toda la familia, representa una mazorca de maíz, que es el principal ingrediente con la que se elabora este néctar ancestral.

Esta iniciativa innovadora es impulsada por el Comité Central de Mujeres de la Unión de Organizaciones Campesinas e Indígenas de Cotacachi (Unorcac).

Ha sido un trabajo de largo aliento. En el 2011 empezaron con las primeras operaciones para que este refresco pase de ser un producto de consumo local a uno masivo. Sin embargo, tomó su tiempo porque se hicieron investigaciones hasta obtener el estado idea del líquido.

La iniciativa busca garantizar una alternativa económica a 70 mujeres que integran las unidades de producción y que proveerán de la materia prima.

Cotacachi tiene una larga tra­dición de producción de maíz y de elaboración artesanal de la jora. En la zona andina se han identificado 12 de los 17 tipos de maíz que hay en el país.

Inicialmente, para industrializar la bebida se sembró el grano de la variedad Chaucha Bolón en 10 parcialidades del cantón. Pero no en todas se adaptó, comenta Luz María Lanchimba, expresidenta del Comité de Mujeres.

Por eso, se empleó en el proceso de producción de la chicha otras especies que hay en la localidad.

Lanchimba es una de las cuatro mujeres que están a cargo del funcionamiento de la factoría, instalada en la comuna de Morochos.

Ahí resaltan dos líneas. La primera es de malteado y posibilita que de los granos de maíz, previamente seleccionados, se obtenga la harina, luego de un proceso artesanal de macerado y germinado del grano. A este último se le denomina maíz de jora, que da el nombre al refresco.

En la otra línea, que ocupa el área más grande, se transforma la harina malteada en la bebida tradicional, que se esteriliza para su conservación, hasta por seis meses. Lo que buscamos es ofrecer un producto natural, comenta Clara Flores, otra de las productoras. Por eso, la chicha es embotellada bajo normas sanitarias.

Sara Mama (Maíz Madre, en español), se produce con: maíz, agua y azúcar morena. El líquido fermentado no lleva aditivos. Esto se logró tras un estudio que permitió establecer los parámetros bioalimenticios que dan estabilidad al líquido. El análisis se desarrolló el año pasado y estuvo a cargo el PhD Julio Pineda y el ingeniero Armando Chávez.

Esta es quizá la única iniciativa en su género en el país, asegura Denis Laporta, responsable del estudio de mercado, que se realizó en el marco de un acuerdo entre la Asamblea de Unidad Cantonal de Cotacachi y la Agencia Española de Cooperación Internacional Entre Pueblos.

Este es el segundo año que brinda su apoyo financiero la entidad internacional para que Sara Mama se pueda comercializar en el mercado nacional.

Hay presentaciones de 1 litro y de 250 mililitros. La chicha se ofrecerá en botellas de vidrio, porque así demandan las líneas de calidad. El precio de venta al público es USD 3,50, el litro.

Por lo pronto, el mercado principal está concentrado en la Sierra. Laporta señala que para la venta buscan establecer varios canales. Uno de ellos es a través de las cadenas de supermercados del país. A escala local, el producto también será promocionado en restaurantes y ferias ecológicas.

Una de las últimas en la que promocionó el novedoso producto fue durante el Muyu Raymi o Fiesta de la Semilla, que se realizó el 12 de agosto pasado, en Cotacachi.

Esta marca, que navega en la economía popular y solidaria y que busca conservar la receta milenaria, será presentada el 24 de septiembre próximo, en el marco de la Fiesta de la Jora.
Por lo pronto, todos coinciden que Sara Mama es ideal para acompañar cualquier platillo de la gastronomía nacional.