placeholder
En esta muestra que dura cinco días, los atuendos islámicos serán presentados a diario con productos procedentes especialmente de Malasia e Indonesia. Foto: AFP


En el Arab Fashion Week  participan 20 casas de moda de 10 países árabes. Foto: AFP

Dubái quiere un lugar en la moda

14 de octubre de 2016 06:55

Dubái lanzó la semana pasada la tercera edición del Arab Fashion Week con un objetivo ambicioso: intentar hacerse un lugar en el escenario de la moda internacional con el Ready Couture, un nuevo concepto que combina la alta costura y el prêt-à-porter.

El punto caliente del acontecimiento fue la presentación de la colección de Lamya Abedin, una joven diseñadora emiratí cuya casa de moda Damas de picas crea atuendos muy variados, entre ellos las ‘abbayas’, largos vestidos tradicionales que suelen llevar las mujeres de los países del Golfo.

El Arab Fashion Week, en el que participan 20 casas de moda de 10 países árabes, permitió la presentación, por primera vez en un país árabe, de una colección unisex, firmada por el jordano-canadiense Rad Hourani.

La muestra, dedicada a las colecciones primavera-verano 2017, es presentada por sus organizadores como el único acontecimiento del año totalmente dedicado a la Ready couture, un concepto introducido en 2014 por el Arab Fashion Council (AFC) que incluye a representantes de 22 miembros de la Liga Árabe.

Innovar

“En Milán, se celebra la gama alta del prêt-à-porter, en París, la de la alta costura (...) Y en Dubái y en el mundo árabe, queremos innovar” declaró entusiasmado el fundador y presidente del AFC, Jacob Abrian.

El concepto de “Ready couture” fue lanzado según él tras un profundo estudio de mercado. Los primeros pasos fueron esbozados por creadores como Roberto Cavalli o la casa de moda Dolce & Gabbana, que lanzaron ediciones limitadas de prêts-à-porter modulables según los gustos de los clientes, explica Abrian.

Dubái fue elegida para el lanzamiento de este concepto por el mercado potencial que representa, por la presencia de los medios internacionales y por la seguridad que reina ahí. “El AFC tiene como objetivo hacer de Emiratos, a través de Dubái, la quinta capital de la moda internacional junto a Nueva York, Londres, París y Milán”, declaró la portavoz de AFC Daline Eluar.

Dubái es un destino turístico de fuerte crecimiento, atrae inversiones directas y alberga a algunos de los mayores centros comerciales del mundo.

La Fashion Week quiere mostrar al mundo que Oriente Medio “no es solamente una tierra de guerra” añade Eluar, refiriéndose a los conflictos de Siria, Iraq, Libia, Yemen, aunque esta ciudad-Estado haya quedado al margen de ellos.

“Queremos presentar un rostro de creatividad, arte y belleza”, añade la portavoz. Para Abrian, el objetivo es lanzar creadores árabes e incitar a las marcas extranjeras a instalarse en la región.

‘Made in Arabia’

En esta muestra que dura cinco días, los atuendos islámicos serán presentados a diario con productos procedentes especialmente de Malasia e Indonesia. “Pensamos que el vestido islámico es muy importante, así como que las marcas internacionales se interesen” en este segmento, según Abrian, quien estima que este mercado sumará USD 500 000 millones de desde ahora hasta 2019.

Por otro lado, el AFC promoverá la iniciativa de instalar en Jordania el primer taller de confección de vestidos de moda, de conformidad con las normas internacionales, según Abrian. De forma más general el AFC tiene la ambición de establecer una industria de la moda en la región.

Lo que falta a los diseñadores árabes, según él, es “el proceso de fabricación, de selección de materiales, de estructuras de investigación y de talleres de creación”. “Todo lo que viene de París o de Milán es más apreciado”, afirma Abrian, que espera invertir esta tendencia y promover el “made in Arabia’ para posicionar a Dubái en las pasarelas.