Brett King vaticinó que en una década los cajeros automáticos pasarán a realizar otras funciones.

Brett King vaticinó que en una década los cajeros automáticos pasarán a realizar otras funciones.

Expertos auguran que la banca desaparecerá sino se transforma 

5 de septiembre de 2015 13:10

La banca tradicional corre el riesgo de desaparecer a menos de que se transforme y dé pasos hacia la innovación en la próxima década, señalaron especialistas congregados en un foro que concluye hoy en Miami (EE.UU.) y que aborda el impacto de la tecnología en la banca y los servicios financieros.

"Si usted no elimina cualquier firma en cualquier producto en los próximos 5 años usted no es un banco digital. Si no lo hace, va a estar en camino a salir del negocio", afirmó especialista en innovación Brett King durante su participación en el evento [email protected] 2015, organizado por la Asociación Internacional de Banqueros de la Florida (FIBA).

Autor del libro "Banca 2.0" y uno de las más reconocidas voces en innovación tecnológica en el sector bancario, King vaticinó que en una década los cajeros automáticos pasarán a realizar otras funciones y que "en algún punto del tiempo no tendrá sentido gastar tanto por mantener una sucursal (bancaria)".

"Ninguna industria sobrevivió al nivel de disrupción que los bancos están sobrellevando ahora mismo, haciendo las mismas cosas que antes", alertó King, quien puso de relieve que la mayor parte de la población tendrá un dispositivo inteligente para el año 2025 y ello va a "cambiar la manera cómo vemos el mundo".

El especialista se refirió a los proveedores de servicios financieros tecnológicos, conocidos como "fintech", y que son vistos como competidores, pero que a su juicio pueden ser socios potenciales y fuentes de talento.

"Para no tenerlos de competencia hay que tenerlos dentro del banco, darles autonomía", sugirió el orador, quien cree que "los bancos no van a desaparecer, pero habrá consolidaciones y tendrán que trabajar con compañías fintech".

El foro [email protected] 2015, organizado también por la Federación Latinoamericana de Bancos (FELABAN), reunió desde el pasado miércoles a una serie de especialistas para discutir los retos del sector bancario dentro de un entorno actual marcado por un desarrollo tecnológico constante.

Durante el evento, algunos participantes se mostraron confiados en la fortaleza de la banca de Latinoamérica, así como en el crecimiento de su tecnología y clase media, para hacer frente a las consecuencias de la baja sostenida del petróleo y el posible ajuste al alza de las tasas de interés en Estados Unidos.

"Tenemos un sector financiero tan fuerte que la mayoría de los países logramos sobrevivir a la crisis mundial del sector financiero entre 2007 y 2009. Nuestras regulaciones y la labor de nuestros supervisores han sido muy buenas", manifestó Elsa Mena, representante de la firma Deloitte en Latinoamérica.

Mena matizó que los escenarios de incertidumbre económica y política de Argentina y Brasil contrastan con los de otros países de la región, que gozan de estabilidad macroeconómica, política e institucional, como son los casos de Chile, Colombia, Perú, Costa Rica y Uruguay.

Si bien se espera que la desaceleración del crecimiento de la región se mantenga en 2016, la representante de Deloitte aludió a cifras del Banco Mundial que revelan un crecimiento de hasta un 50 por ciento de la clase media de la región durante la última década, lo cual aporta una "base mucho mayor" de clientes para servicios financieros.