placeholder
Según empresas consultadas, el incremento de USD 9 no generará un impacto en sus costos porque en la mayoría de los casos estaba proyectado ese valor. Ilustración: Ingimage

Según empresas consultadas, el incremento de USD 9 no generará un impacto en sus costos porque en la mayoría de los casos estaba proyectado ese valor. Ilustración: Ingimage

Las firmas se ajustan al aumento del salario

5 de enero de 2017 12:03

Con la fijación del nuevo salario básico unificado (SBU), las empresas ya analizan el impacto que este tendrá y las estrategias que tendrán que implementar para su aplicación.
Desde este mes rige el alza de USD 9 que definieron los integrantes del Consejo Nacional de Trabajo y Salarios (CNTS) en diciembre. Se trata del incremento más bajo de los últimos 10 años.

Así, el SBU, que se pagará a alrededor de 400 000 trabajadores a escala nacional, pasó de USD 366 a 375. Sobre este se cancelarán los porcentajes que se hayan definido en las 21 comisiones sectoriales, que a fines del año pasado no se dieron a conocer ni por el Ministerio del Trabajo ni por los miembros del CNTS.

Carlos Loaiza, socio de Price Waterhouse Cooper (PWC) en Ecuador, indica que un valor como el fijado ya se esperaba. “Está en línea con el comportamiento que han estado teniendo las empresas sobre salarios. El mayor desafío es proteger el empleo. Este incremento del sueldo va a tener efectos en los costos de las compañías”.

Según el consultor, un alza tan reducida puede, incluso, obligar a las empresas a realizar ajustes entre los que están los de nómina.

En el caso de organizaciones como Incinerox, en la que la mayoría de la fuerza laboral es operativa, se esperaba un aumento de alrededor de USD 10, por lo que la medida del CNTS poco sorprende.

“El alza no es muy significativa. Ya teníamos proyectado hacer un aumento de sueldos para este año. En el 2016 lo que hicimos fue mantener los salarios. No creemos que nos va a impactar con gran fuerza”, dice Érika Sucuz, asistente de talento humano de la firma encargada de la gestión de desechos peligrosos y especiales.

La empresa, durante los últimos 15 días del 2016, realizó estudios de presupuestos para distintas áreas con el fin de evitar que cualquier ajuste salarial tenga efectos en la parte productiva de la misma.

En otras compañías como Pinturas Cóndor hacen planificación sobre los incrementos salariales que se realizan cada año. “Entendemos que son nueve dólares que se están alzando. Sabemos que no es un valor exorbitante y lógicamente lo vamos a cumplir”, asegura Paola Arias, gerenta de recursos humanos share services .

En esta empresa alrededor de unas 200 personas recibirán este sueldo, de un total de 590 empleados a escala nacional. La compañía no prevé un impacto financiero por el ajuste porque, incluso, el monto designado por el Gobierno es menor al que proyectaba.

El año que pasado, la empresa no realizó ningún incremento salarial, aparte del vinculado al básico. Para este 2017 planificaron un alza del 2%, “que va muy en línea con lo que el mercado está ofreciendo (...) lógicamente esperamos los resultados porque hay mucha incertidumbre ahora que viene un año electoral”.

Para otras empresas el impacto del alza de USD 9 es aún menor, como en el caso de aquellas que prestan servicios, por tener una reducida cantidad de trabajadores que ganan el básico.

Esto sucede en Banco Internacional, que tiene 1 300 trabajadores; allí, los que ganan el SBU corresponden a un porcentaje menor. “La mayoría de nuestras cargas están sobre el salario básico por el giro del negocio, no somos una empresa productiva. Finalmente, el impacto no va a ser mayor”, explica María José Oliva, gerenta de desarrollo organizacional de la entidad financiera.

El año que terminó Banco Internacional hizo un aumento salarial, que no se especificó, y para el 2017 todavía no se ha tomado una decisión de alza. Todo dependerá de la situación económica.

José Luis Muñoz, vicepresidente de recursos humanos de Citi, explica que un ajuste como el realizado por el Gobierno poco impacta en las entidades financieras porque el personal gana más.

Para él la decisión tomada dentro del CNTS se ajusta a la realidad actual y la califica de razonable. Antes los incrementos salariales han subido, incluso al 10%.

Con relación a los ajustes que se prevén para los trabajadores que ganan más del básico, PWC detalla en su informe anual del Sistema Integrado de Remuneraciones 2016, que recoge datos de 253 empresas a escala nacional, que un 35% de compañías no lo hará.

Las proyecciones de PWC para el año que inicia muestran que, en promedio, las empresas prevén aumentar salarios en 1,88%.

El estudio también establece que durante este año se espera un incremento del 51% de las empresas en el primer trimestre, de 37% en el segundo, de 8% en el tercero y 4% en el cuarto trimestre.

El año pasado, el 57% de las empresas encuestadas no hizo incremento para las personas que ganan más del salario básico. El sector que más aumentó los sueldos fue el industrial, seguido del comercial y el financiero. El más bajo fue el de servicios.