placeholder
La empresa de frutas deshidratadas Milano tiene una producción de 600 fundas al día de productos como la piña, la mora, la manzana. Tienen un producto estrella llamado Frumix. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

La empresa de frutas deshidratadas Milano tiene una producción de 600 fundas al día de productos como la piña, la mora, la manzana. Tienen un producto estrella llamado Frumix. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

La fruta deshidratada gana espacio 

3 de octubre de 2016 12:28

Su valor nutritivo y su sabor son dos características que sobresalen de las frutas deshidratadas y secas. Pese a que han ganado comensales aún la producción se reduce a productores pequeños y medianos a escala nacional.

En la actualidad se registran unas 15 empresas que se dedican a la producción de frutas deshidratadas y casi todas exportan el producto, según información proporcionada en Agronegocios, portal que agrupa a 4 000 productores en el país. Estas empresas también abastecen el mercado nacional en autoservicios, supermercados y tiendas.

Una de ellas es Isabel Vivas, una empresaria que levantó su empresa de deshidratados hace ocho años. La naciente empresa tomó el nombre de Milano y se ubicó en Los Chillos, al oriente de Quito.

La idea surgió de sus hermanas que migraron a Italia. Ellas pusieron sobre la mesa la iniciativa de la producción de frutas de este tipo. A Vivas le agradó porque es una asidua consumidora de deshidratados y conoce el valor nutricional de esta clase de frutas.

Al principio, ella comenzó a combinar los frutos secos con los deshidratados. Así nació el producto Frumix, que es la mezcla de nueces, piña deshidratada caramelada, almendras y maní. Únicamente el último producto es nacional; el resto es importado.

Con la llegada de las salvaguardias, la situación se complicó, porque los productos empezaron a llegar con precios elevados. Esto le obligó a elaborar la fruta deshidratada de manera artesanal. Para ello adquirió la maquinaria, investigó en centros de educación superior e hizo su primera deshidratación.

La primera fruta que deshidrató fue la piña. Luego le siguieron la manzana, la mora y la pitahaya. El valor agregado que ofrece esta emprendedora es mantener el color y el tamaño de las frutas para que el comensal pruebe el producto con agrado.

Actualmente, en Milano se producen 600 fundas de fruta al día, por lo que deshidratan 200 kilos diarios de materia prima. Al momento trabaja para cinco clientes, que buscan deshidratar las frutas y mantener el sabor. “Trabajo con una empresaria que hace pasteles y quiere añadir la fruta deshidratada en sus postres y otros”.

La empresa de frutas deshidratadas Milano tiene una producción de 600 fundas al día de productos como la piña, la mora, la manzana. Tienen un producto estrella llamado Frumix. Foto: Pavel Calahorrano / LÍDERES

Una de las desventajas, reconoce la propietaria de Milano, es que los clientes potenciales aún no conocen la importancia de comer deshidratados en su dieta diaria. “Es un producto nutritivo y se busca que desplacen a los ‘snacks’ en las loncheras de los niños en las escuelas”.
Vivas también espera exportar estos y otros productos que forman parte de su portafolio y que está a punto de lanzar al mercado quiteño y nacional.

En el Banco Central del Ecuador (BCE) hay datos de exportaciones de frutas secas y frescas como las nueces, almendras, albaricoques, ciruelas, manzanas y demás productos.

El monto de exportaciones llegó a los USD 1,1 millones y las 110 000 toneladas, en el período enero-julio de este año. Sin embargo, las cifras del 2015 fueron más alentadoras, ya que se consiguieron USD 1,3 millones y el volumen fue de 117 000 toneladas de frutas de este tipo.

En el caso de las importaciones, en el período enero-julio de este año se importó un aproximado USD 618 000 y el volumen fue de 356 000 toneladas. El mismo período del 2015 fue de USD 988 000 y un volumen de 561 000 toneladas en el lapso mencionado.

Santiago Banda es el director de Agronegocios y uno de los convencidos de las ventajas de las frutas deshidratadas. Él destaca que los precios son accesibles, tomando en cuenta lo nutritivo que son los deshidratados. Hoy en día, los precios oscilan entre los USD 9 y 18 el kilo. Depende de la fruta.

El banano es una de las frutas favoritas a nivel local. El kilo llega a los USD 6, asegura Banda, quien tiene una empresa de deshidratados en Yaruquí.

Mientras que la piña es el producto estrella a nivel internacional por su sabor y dulzura. Alcanza los USD 14 el kilo de fruta. Esta fruta nacional se logró imponer pese a que otros países tienen precios menores.

Banda resalta que la fruta ecuatoriana es dulce por el clima y los empresarios, relacionados con el negocio, notaron el potencial de la deshidratación para exportar hacia Canadá, EE.UU., Alemania, Suiza, Inglaterra y Rusia.

Según Pro Ecuador, por ejemplo, las exportaciones a Estados Unidos han presentado un destacado crecimiento para Ecuador, pasando en el 2013 de USD 42 000, a un poco más de USD 4 millones en enero de este año.