Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

La gimnasia también se practica en las empresas

Las pausas activas en el ámbito laboral consisten en una rutina de ejercicios mentales y físicos, que realiza un colaborador entre 5 y 15 min. (promedio), durante la jornada de trabajo. El objetivo de esta actividad es prevenir lesiones, disminuir los niveles de estrés laboral y activar diferentes segmentos del cuerpo, para incrementar la productividad en el empleado.

En Ecuador, hay numerosos ejemplos en empresas y organizaciones. Telefónica, Ministerio de Deportes, Gobierno Provincial de Pichincha..., ya incluyen en las actividades estas pausas activas.

Según Moisés Castro, máster internacional en Gestión de Seguridad Industrial y Salud Ocupacional, las pausas activas nacieron en Polonia hace 80 años La gimnasia laboral, como también es conocida esta actividad, fue aplicada en sus inicios -principalmente en las áreas de la industria-, donde se hacían trabajos repetitivos. Luego, en empresas japonesas como Toyota y Mitsubishi, se implementaron la gimnasia laboral que se realizaba antes y después de la jornada. En Europa es común que durante cada hora se realice algún tipo de gimnasia o flexión del cuerpo.

"Las pausas activas sirven para que un operador, por ejemplo, pueda estar alerta y no fatigarse", explica el especialista.

En el Gobierno Provincial de Pichincha se realizan pausas activas mediante un proyecto denominado: 'Haz un alto a tu vida. ¡Muévete!'. Esta iniciativa empezó en noviembre del 2012, con el objetivo de que "el colaborar haga un alto en la vida laboral, se libere del estrés y pueda continuar con sus labores con normalidad", explica Eduardo Cubero, coordinador del proyecto.

Él recuerda que cuando iniciaron con el programa, alrededor de 100 personas practicaban semanalmente las pausas activas. Hoy, un promedio de entre 400 y 500 personas acude los lunes, miércoles y viernes a realizar los ejercicios a las 10:30. "Al inicio no teníamos acogida -nos rechazaban- cuenta, ahora pasamos de 10 a 30 minutos de pausas activas".

Unas 30 personas coordinan la actividad que se desarrolla en los 21 pisos del edificio del Gobierno Provincial (Quito).

La actividad física es importante dentro de una empresa. Aunque, este no sustituye al normal, aclara Castro.

La recomendación es realizar tres pausas activas durante el día. En el caso de trabajos rutinarios como los que realizan los operarios en las ensambladoras y empacadoras, por ejemplo, es preferible realizar ejercicios para la contracción muscular, cada 90 minutos, durante un lapso de cinco minutos.

Entre los ejercicios recomendados, los especialistas destacan los de respiración abdominal, hombros, cuellos, brazos, piernas y espalda. Las pausas activas se las pueden practicar mientras el colaborador permanece en su puesto de trabajo, aunque lo aconsejando es que se ponga de pie y que durante al menos cinco minutos pueda recrearse y liberarse del estrés por medio de estos ejercicios.

Otra actividad que se puede practicar es el estiramiento de brazos, mientras la persona está sentada, en posición recta, con los pies apoyados sobre el piso. En esa posición se levantan los brazos de modo que quede alineado con la espalda; se recomienda estirarse lo más que pueda y mantener esa posición durante unos 10 minutos. Luego, se regresa a la posición inicial y la acción se repite tres veces.

Las pausas activas buscan ser un espacio de recreación, en donde el colaborador pueda romper la rutina de trabajo y ser productivo, opina Cubero.

Ventajas y beneficios

En el largo plazo.  La práctica de pausas activas contribuye a que el colaborador esté atento y se concentre en las actividades laborales o en áreas donde se desempeña dentro de la empresa.

En el corto plazo. Mejora las relaciones entre colaboradores, pues las pausas activas suelen ser actividades grupales y extraordinarias.

Las ventajas en la salud. Las pausas activas previenen lesiones mentales como el estrés o nervios. Incluso relaja los músculos y reactiva aquellos que por la postura utilizada en el trabajo no se usan habitualmente.

Evita el sedentarismo. La falta de movimiento en los empleados de oficina genera mayor riesgo de sufrir enfermedades y reduce los años de vida. La actividad aeróbica es recomendable.