placeholder
La planta de Industrias Omega se encuentra en el sur de Quito. Allí trabajan 150 personas en la parte de producción y en la sección administrativa. Fotos: Armando Prado /LÍDERES

La planta de Industrias Omega se encuentra en el sur de Quito. Allí trabajan 150 personas en la parte de producción y en la sección administrativa. Fotos: Armando Prado /LÍDERES

La innovación llegó a la etiqueta

23 de octubre de 2017 15:40

Para ir un paso adelante con la innovación y la tecnología, Industrias Omega lanzó hace cuatro meses su línea de impresión digital, dentro de la cual ofrecen etiquetas autoadhesivas. Con este avance la empresa apunta a incrementar su producción.

Industrias Omega fue creada por Adolfo Ginsberg en 1940 y abrió sus puertas en Quito bajo la denominación Omega Fábrica de Artículos de Papel.

La firma inició sus operaciones con siete personas. En su producción inicial usó una máquina flexográfica, la cual imprimía papel en rollos a cuatro colores.

Desde hace 40 años y hasta la actualidad, la familia Álvarez es la propietaria. Esteban Álvarez es el gerente general y María José Álvarez, la subgerente.

Omega empezó con la fabricación de bolsas de papel madera o ‘kraft’. Actualmente, esta industria se dedica a la transformación del cartón y cartulina en cajas plegadizas, material POP, láminas microcorrugadas y productos impresos para las industrias farmacéutica, alimenticia, publicitaria, floricultora, entre otras.

Desde hace cuatro meses empezó la producción de línea digital y cuenta con la sección de etiquetas autoadhesivas.

Para ello, este año la empresa invirtió USD 450 000 para adquirir maquinaria de última tecnología: una impresora digital. La proyección de producción de esta línea es de 60 000 etiquetas al mes, comenta María José Álvarez.

Con esta apuesta, su objetivo es satisfacer las exigencias de los actuales clientes y conseguir nuevos, como microempresarios o emprendedores. “La impresión digital se puede hacer a menor escala, desde unas 100 unidades, y es personalizada, a diferencia de la impresión flexográfica de etiquetas”, enfatiza la subgerente de la empresa.

Con esta propuesta, Industrias Omega ya está trabajando con alrededor de 20 empresas y emprendedores.

Javier Aponte, coordinador del departamento de impresión digital, señala que la tecnología digital utilizada para la impresión de este material garantiza rapidez y cuenta con una resolución de 1200dpi, que ofrece mayor resolución. La máquina puede imprimir aproximadamente 5 000 etiquetas al día.

Para finales de año se espera que llegue una segunda máquina, con lo cual se duplicará la producción y se logrará el resurgimiento luego de que en los dos años pasados las ventas y la producción del sector gráfico en general se estancaron, debido a la crisis económica del país, afirma Patricio Viteri, gerente comercial.

La línea gráfica, que es la más antigua de la empresa, tiene una capacidad de producción de 100 toneladas al mes. La empresa factura anualmente alrededor de USD 13 millones, cifra que podría crecer en 2018, con la inversión destinada a la innovación.

En esta empresa, ubicada al sur de Quito, trabajan 150 empleados de planta y producción. La subgerente considera que Industrias Omega es el espacio ideal para que un trabajador haga carrera; ya que al menos el 60% de los empleados trabajan más de 10 años.

La pasión por el trabajo y las oportunidades de crecimiento son algunos los factores que han contribuido a que Marco Polo Negrete labore por 21 años. Él empezó en el área de limpieza, escaló poco a poco y ahora es jefe de planta del área gráfica.

Este colaborador señala que es un reto sacar adelante a la industria. “Mi aspiración es que el negocio mejore”, afirma.

Al ser una empresa familiar se fomenta el diálogo y se rescata mucho el trato directo con el personal, comenta María José Álvarez, quien ha implementado políticas de comunicación interna para conocer las propuestas e inquietudes de los empleados.

Pequeños detalles como saber los nombres de las personas hacen que el ambiente laboral sea agradable, confiesa la subgerente.

Hasta la fecha, Industrias Omega cuenta con dos certificaciones internacionales.
En el 2013, obtuvo la certificación ISO 9001:2008. Un año después, alcanzó la certificación FSC, del Consejo Forestal Mundial, la cual garantiza a los clientes que la materia prima que se utiliza para la elaboración de cajas y empaques de cartulina ha sido producida usando prácticas social, económica y ambientalmente responsables.

Entre sus clientes más importantes están Ferrero, Confiteca, Tecnandina, entre otras firmas.