placeholder
Tatiana Guerrero elabora recetas para postres y galletas de Cream & Sugar. Su madre es clave en el negocio. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Tatiana Guerrero elabora recetas para postres y galletas de Cream & Sugar. Su madre es clave en el negocio. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Madre e hija dan con la receta ideal en postres

4 de enero de 2017 11:12

Galletas decoradas de manera artesanal al gusto de cada cliente; minipostres para compartir y ‘cheesecakes’ con sabores variados son la carta de presentación de Cream & Sugar.
La iniciativa nació a fines del 2013. Desde los cinco años, Tatiana Guerrero -ahora de 17 y gestora del emprendimiento- desarrolló sus habilidades para la repostería.

Su madre, Tatiana Mejía y quien se encarga de la parte administrativa del negocio, cuenta que inscribió a su hija en un curso de respostería a esa edad. En la primera clase sintió como que su hija hubiese “descubierto el agua tibia”, dice. Esto porque aprendió a hacer galletas con facilidad, sin ningún antecedente de temas culinarios en la familiar.

Al ver estas habilidades, los padres de Tatiana Guerrero mantuvieron el apoyo para las capacitaciones en repostería. Y con el tiempo aprendió nuevas técnicas, explica la joven emprendedora.

A sus 13 años, Tatiana Guerrero ya preparaba postres más elaborados y los vendía entre sus compañeros de clase en el Colegio Menor, ubicado en Cumbayá, al oriente de Quito.
En su afán por tener un pequeño negocio, Tatiana Guerrero decidió darle forma a su “miniempresa” como ella la llama con una visión a largo plazo.

Así nació Cream & Sugar, que desde entonces hasta la fecha ofrece de ‘cupcakes’, ‘cheesecakes’, tortas, ‘pies’, galletas, trufas y minipostres. Los sabores que utilizan para los productos son variados: se cuentan chocolate y frutas orgánicas, por ejemplo.

Los ingredientes le dan el toque especial a la receta “secreta”. Y el valor agregado del emprendimiento está en los diseños y en los decorados hechos de manera artesanal: “nos gusta saber qué le gusta a nuestro cliente”.

En la elaboración de los productos de Cream & Sugar, madre e hija no trabajan solas. En la parte operativa cuentan con la ayuda de otras tres personas.

La capacidad de producción depende de la demanda, dice Guerrero. Por ejemplo, en Navidad las 20 unidades de galletas que elaboran a la semana se duplica.

Jossette Vázquez, propietaria de Market Express, ubicado en Cumbayá vende los postres de Cream & Sugar hace tres meses.

Para la temporada navideña el emprendimiento elaboró -de manera exclusiva- trufas con diseños navideños y ‘cheesecake’ de rompope. Vázquez cuenta que estos productos fueron un éxito total en ventas, aunque no precisó cifras.

Jéssica Burbano, abogada de 33 años se convirtió en cliente de Cream & Sugar a inicios de diciembre pasado. Detalla que llegó al emprendimiento vía Facebook. Ella realizó un pedido que incluía galletas de choconieve, pasteles y los diseños perfectos le llamaron la atención. Por lo que mantendrá contacto con el negocio para pedidos futuros.

El emprendimiento a la fecha cuenta con 50 clientes al mes y realiza envíos a escala nacional.
Para este año que empieza, la emprendedora planea lanzar nuevos productos como ‘mousse’ de tres variedades de chocolate, nuevos sabores para tortas y la línea de barras.
También, fortalecerá la imagen corporativa en redes sociales y en su página web.