placeholder
Mónica y Germán Granda desarrollaron Mila & Milo. Los muñecos contienen linaza y esencias naturales. Foto: Patricio Terán/ LÍDERES

Mónica y Germán Granda desarrollaron Mila & Milo. Los muñecos contienen linaza y esencias naturales. Foto: Patricio Terán/ LÍDERES

Unos muñecos terapéuticos para relajar a los niños

14 de noviembre de 2016 18:07

Esencia a caléndula, jazmín u orquídea para calmar los dolores provocados por el cólico menstrual; aroma de hierbabuena para inducir al sueño en niños pequeños, etc. Esa es la propuesta del negocio Mila & Milo, muñecos terapéuticos que contienen estas esencias naturales y linaza.

El emprendimiento, que en este mes cumplirá su primer aniversario en el mercado, se define como “amigos que acompañan y sanan”.

Germán Granda, encargado de marketing del emprendimiento, cuenta que Mila & Milo nació de una necesidad: “Mi hija Melanie, de 12 años, ya tenía cólicos menstruales. Pensé que debía crear una solución para este tema”.

Con su experiencia de docente universitario y maestrante en Creación de Empresas en la Universidad Andina Simón Bolívar, analizó algunas ideas para hacer compresas de calor.
Esta iniciativa la compartió con su hermana Mónica Granda, quien ahora se encarga de la elaboración y diseño del producto.

El valor agregado de las muñecas y muñecos Mila & Milo es que desinflaman el útero durante el cólico menstrual y crean un víncu­lo emocional que permite que los niños se relajen a la hora de dormir. Los productos tienen relleno de linaza.

Además, el nombre de Mila (y posteriormente Milo) lo pusieron en honor a la “directora ejecutiva” del proyecto, su abuela Luzmila Angulo (+), quien siempre utilizaba las esencias naturales para curar algunas dolencias.

Ambos hermanos, meses previos al 17 de noviembre del 2015, realizaron estudios de mercado e investigaciones de los efectos de la terapia natural en las compresas. Al tener los prototipos de muñeca, presentaron el producto al mercado en ferias.

Mónica Granda detalla que la confección de los Mila & Milo se realiza con liencillo y otras telas que se utilizan para la fabricación de indumentaria en hospitales.

Estos insumos los adquieren a comerciantes ubicados en el sur de Quito y la linaza en mercados como San Roque. De este último rubro se utilizan aproximadamente dos libras por cada unidad.

El armaje de los muñecos terapéuticos se realiza en el sur de Quito, en la casa de los Granda.
Edith Guevara, de 43 años, trabaja en Mila & Milo en el armaje de los muñecos. Dice que elaboran cinco unidades al día y se demora hasta siete horas para llenarlos con linaza y esencias.

La trabajadora explica que la mano de obra también es parte del valor agregado de los muñecos terapéuticos para menores.

Lourdes Castro, de 32 años, conoció a Mila & Milo por medio de las redes sociales y adquirió los muñecos para sus hijos de 12 años y de 8 meses. Detalla que las esencias naturales los ayuda a relajarse y a dormir; además, el diseño le llama la atención.

Para este diciembre, Mila & Milo presentarán una nueva colección en ferias navideñas.
Para el próximo año, el objetivo es extender el portafolio de la marca con otros productos terapéuticos como la mascota que ayudará a calmar las migrañas.

También en las cajas quieren incorporar accesorios como un gotero con esencias. Para esto invertirán un aproximado de USD 3 000 a través de líneas de crédito, indicó Germán Granda.