Adrián Escardó, chef ejecutivo, y Camila Avellán, propietaria del restaurante, en el local ubicado en la Portugal. Foto: julio Estrella / LÍDERES

Adrián Escardó, chef ejecutivo, y Camila Avellán, propietaria del restaurante, en el local ubicado en la Portugal. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 2

Buenos precios y sabor son las marcas de sus locales

22 de marzo de 2017 11:31

La semana pasada, Le Marché celebró su primer aniversario. Este restaurante, inspirado en la gastronomía francesa, nació en una época marcado por la recesión y esta situación obligó a plantear de entrada una estrategia clara y cliché: bueno, bonito y barato.

Camila Avellán, su propietaria, cuenta que su propuesta se basa en ofrecer un menú de calidad a los clientes pero a un costo asequible. La emprendedora sostiene que no busca competir con los restaurantes ‘premium’. “No es un sitio para que le traigas a tu esposa a celebrar un aniversario”.

Le Marché, a decir de Avellán, busca convertirse en el restaurante de la cotidianidad, el de todos los días para sus comensales.

El concepto de Le Marché -que en francés significa el mercado- engloba a un sitio para comer que cuenta con un espacio en el que el cliente también puede hacer compras de quesos, embutidos, pan, entre otros ítems, elaborados por productores locales.

Para arrancar, Avellán invirtió unos USD 100 000 que se destinaron al alquiler de un local ubicado en las avenidas Naciones Unidas y 10 de Agosto, compra de mobiliario, equipos de cocina, etc.

Además, para iniciar la emprendedora contrató a Adrián Escardó, chef argentino que se sumó al proyecto. Escardó señala que decidió dejar su natal Buenos Aires “porque le gustan los retos”.

El chef ejecutivo de Le Marché define al menú como “gourmet a buen precio (...) no es necesario gastar USD 50 para comer bien”, añade Escardó.

El restaurante cuenta con una carta que rota cada cuatro semanas, en el que el comensal puede encontrar, por ejemplo, un menú compuesto por budín de espinaca y calabaza, queso ricotta y alioli de maracuyá como entrada; carne de cerdo a la Persillade, salsa de mostaza y vegetales asados como plato fuerte más un postre.

Un almuerzo ronda los USD 10 u 11 y un desayuno está por los 6. Avellán, previo a incursionar en el negocio gastronómico, trabajó en una marca multinacional de ropa e implementos deportivos en la que aprendió estrategias de merchandising y retail y por ello busca expandirse bajo el esquema de volumen de ventas debido a sus costos reducidos, sin descuidar la calidad.

La propuesta de Le Marché tuvo éxito y comenzó a expandirse. En agosto del año pasado -para estar a tono de la tendencia de los ‘food trucks’- abrió un quiosco al que le llamó Le Coq, ubicado en la esquina de la avenida República de El Salvador y Moscú. Este es el local ‘express’ de Le Marché en el que el cliente puede encontrar sánduches, café, galletas, entre otros ‘snacks’ para llevar.

En noviembre, el restaurante abrió su segundo local que está ubicado en la Portugal y Luxemburgo (norte de Quito).

Gracias a los tres locales, la pequeña cadena tiene una facturación promedio mensual de unos USD 55 000. Ahora, su nuevo objetivo es abrir un tercer local que estará ubicado en la zona de la avenida 12 de Octubre (norte).

En su página de Facebook sus clientes han dejado buenas impresiones. Por ejemplo, María Emilia Guillén, señaló “aparte de la comida riquísima regreso por tan buena atención”.