placeholder
La ingeniera comercial lojana Mariana Cárdenas participa en ferias para posicionar su producto en el país. Cortesía de Maskana

La ingeniera comercial lojana Mariana Cárdenas participa en ferias para posicionar su producto en el país. Cortesía de Maskana

Una salsa de garbanzo que surgió en Loja

11 de diciembre de 2017 13:34

Maskana es un emprendimiento que empezó en la capital lojana en julio del 2016. Surgió por el gusto que tiene Mariana Cárdenas por la cocina. Ella experimentó con varios productos y sabores para crear un ‘snack’ sano y gourmet.

Su primer producto es el denominado humus de garbanzo. Es una salsa para acompañar productos a cualquier hora del día.

Está hecho con este grano porque tiene altos porcentajes de proteína, fibra y folatos (componente principal del ácido fólico).

Otros ingredientes son el aceite de oliva extravirgen, salsa tahini que es elaborada con ajonjolí y aceite de oliva, comino, sal, limón, entre otras especies.

Según la emprendedora, todas estas características convierten al humus en un producto atractivo para quienes buscan una alimentación balanceada. En la actualidad, Cárdenas recibe la asesoría del Centro de Emprendimiento de la Universidad Técnica Particular de Loja (UTPL).
Según esta empresaria, Maskana es una palabra kichwa que significa búsqueda y al estar relacionada con la comida representa “buscar dar vida”. El objetivo principal de Maskana es dar vida a través de alimentos sanos.

Ella hizo una encuesta a sus amistades a través de Internet y de esa forma validó el nombre. Tuvo algunas opciones, pero le gustó la versión kichwa de Maskana.

La comercialización de su producto empezó en ferias en julio del 2016. En la actualidad, vende en locales de Quito, Cuenca y Loja en presentaciones de 120 gramos y en el 2018 lanzará la de 250.

Cada unidad cuesta USD 3.

Maskana cuenta con un socio estratégico en Quito, que es Foodie-Uio, para hacer entregas a domicilio en esa ciudad. El próximo año venderá en Guayaquil, Tungurahua y un supermercado con alcance nacional.

Además, lanzará una nueva línea de sabores de humus. “Hasta que el consumidor ecuatoriano aprenda y descubra qué significa, se decidió tener solo en una presentación, que sea más manejable y que sirva como una salsa para cualquier hora”, dijo Cárdenas.

Ella recomendó acompañar con zanahoria, apio o pimiento rojo. También, con nachos, chifles, yucas o asados.

En la actualidad, produce en la planta de emprendimientos de la UTPL. Cárdenas, quien es ingeniera comercial y licenciada en Ciencias Políticas, invirtió USD 20 000 para adquirir su propia maquinaria, que fue elaborada por un ingeniero en metalmecánica de la capital lojana.
Ella explicó el proceso y necesidades y él las ejecutó en el diseño y construcción.

Es un procesador, que se encarga de la cocción, licuado, esterilizado y envasado. “Este equipo cumple todo el proceso productivo para el actual producto y los nuevos que lanzaré. Las máquinas que tenía la universidad no servían para el procesamiento de semisólidos”, agregó.

La producción mensual alcanza las 2 200 unidades y la proyección es llegar a 5 000. El 40% se vende en ferias y el porcentaje restante en otros locales. Seis personas están involucradas en el emprendimiento. Son operarios que laboran en la fábrica, en el diseño, fotografía y otras actividades.