placeholder
Con una inversión aproximada de USD 100 000, en el 2016, los esposos montaron una fábrica, sacaron registros sanitarios y renovaron su imagen

Con una inversión aproximada de USD 100 000, en el 2016, los esposos montaron una fábrica, sacaron registros sanitarios y renovaron su imagen

Granos andinos saludables y fáciles de preparar

11 de diciembre de 2017 13:28

La adversidad los llevó a iniciar un emprendimiento familiar que, hoy en día, conquista los paladares ecuatorianos y del mundo. María Fernanda Illánez es una emprendedora que desde hace cinco años incursionó artesanalmente en la preparación de productos alimenticios saludables y constituyó la empresa Gourmet Andino. “Vendía en ferias y tiendas orgánicas”, cuenta Illánez.

Junto con su esposo, José Luis Quintero, ideó este negocio ya que, por una serie de alergias que atravesó su hija María Emilia, la familia debió cambiar sus hábitos alimenticios y empezar a consumir productos naturales.

La oferta, hace tres años, era limitada, por lo cual vieron una oportunidad para crear, de manera masiva, productos sanos con base en diferentes granos andinos, sin conservantes ni aditivos y con azúcares menos procesados.

Con una inversión aproximada de USD 100 000, en el 2016, los esposos montaron una fábrica, sacaron registros sanitarios y renovaron su imagen para lanzarse oficialmente al mercado.

Los emprendedores levantaron la planta en la zona de Perucho, al nororiente de Quito, donde también cultivan quinua orgánica.

Cuando la demanda sobrepasa la producción de materia prima recurren a proveedores, sobre todo aquellos que trabajan en comunidades campesinas.

Camari es una de las organizaciones que les provee de panela orgánica y también vende los productos. “La mezcla de pastel es el producto estrella”, señala Ximena Freire, responsable de ventas.

La producción mensual es de entre dos y cinco toneladas.

En sus inicios, la empresa se dio a conocer en el mercado con unas mezclas de quinua y avena orgánicas para preparar pancakes y pasteles, que hasta ahora las comercializan bajo la marca Cusi.

También optaron por ofrecer mezclas de platos salados como ‘quinoto’ (risoto de quinua).
Illánez destaca la practicidad que da Cusi para preparar comida rápida y saludable, sin invertir grandes cantidades de dinero.

Los empaques son de aproximadamente 300 gramos y cuestan entre USD 3 y 6.
Para el próximo año, la oferta se ampliará con trigo serraceno y semillas de cáñamo.
Actualmente, los productos de Cusi se encuentran a la venta en grandes cadenas de supermercados y tiendas orgánicas.

Desde que Superfoods Ecuador abrió sus puertas a finales del 2015, ha comercializado la variada oferta de la empresa Gourmet Andino.

Gizella Greene, gerenta general del negocio, señala que Cusi es uno de los productos más aceptados por sus clientes.

Además, en el restaurante de la tienda, Greene utiliza las mezclas para la línea de pastelería y para preparar ensaladas. El almacén recomienda a sus compradores estos productos por su valor nutricional y sus variedades.

Las mezclas Cusi también se comercializan en tiendas de EE.UU. y Europa. En el 2018 participarán en ferias comerciales en países como Alemania.

Para finales de este año la empresa de alimentos espera una facturación de USD 110 000.
Como una estrategia para promocionar sus productos, Quintero e Illánez trabajan conjuntamente con ‘influencers’, principalmente los que se dedican a temas de cocina y salud.
Gracias a este tipo de publicidad hoy tienen más de 8 000 seguidores en Facebook e Instagram.