placeholder
En entrevista con LIDERES, Brobst habla de la revolución tecnológica en el sector financiero. Foto: Cortesía

En entrevista con LIDERES, Brobst habla de la revolución tecnológica en el sector financiero. Foto: Cortesía

Stephen Brobst: ‘La tecnología no reemplaza personas, sino habilidades’

22 de febrero de 2018 06:59

Stephen Brobst es el director de Teradata Corporation. En entrevista con LIDERES habla de la revolución tecnológica en el sector financiero.

Ecuador enfrenta dos retos: uno es que la población bancarizada es baja en comparación a la de países vecinos y el segundo es la resistencia al uso de la banca digital. ¿Cómo saltar esas barreras?

Debe haber un incentivo fuerte que mueva a las personas. Si los servicios que ofrece la banca son muy costosos no se van a acercar.

Es importante la educación y exposición, porque la gente tiene miedo al cambio. Cuando los cajeros automáticos salieron, la gente no los usaba, prefería la forma tradicional. Entonces los empleados de los bancos comenzaron a salir y mostrarle a la gente el uso, para que probaran que era más fácil. Tienes que invertir en la educación de la gente .

El miedo a los delitos informáticos también puede ser una barrera. ¿Hay algo en lo que se esté fallando o siempre viviremos con ese temor?

Muchas veces son los usuarios los que cometen los errores. ¿Cuánta gente usa su cumpleaños en la contraseña y usa esa misma contraseña insegura en varias plataformas?
La banca está haciendo un muy buen trabajo en la protección de la información, pero la gente debe saber que por ejemplo debe usar contraseñas diferentes en sus servicios financieros.

El aumento de la digitalización en la banca y otros servicios de comercio que se vuelcan a lo electrónico impacta cada vez más en el nivel de empleo. ¿Cómo reducir el impacto?

Estamos en medio de una revolución, como en la revolución industrial, cuando hubo muchos trabajos manuales que fueron sustituidos por nuevos trabajos.

Por ejemplo, ahora la gente que tiene menos de 30 años no le gusta hablar por teléfono y por eso las empresas optan por los chats, los clientes hablan con un chatbot. Esto funciona porque el 95% de las preguntas que se hacen en los ‘calls centers’ ya han sido hechas antes.

Pero, por otro lado, las personas están siendo más productivas gracias a la tecnología, se trabaja menos y se pueden hacer más cosas.

¿Qué hacer para no quedar fuera de la revolución?

La tecnología no reemplaza personas, sino habilidades. La gente tiene el reto de adquirir nuevas habilidades para competir en este entorno. Tenemos que invertir diferente en nuestra educación.

¿Qué empleos se han creado en esta revolución y que no existían hace un par de años?

El “data científico” no existía hace 10 años. Ahora es el trabajo de mayor demanda en los Estados Unidos. Es el número uno, la revista Harvard Business Review lo tituló así: “Científico de datos, el trabajo más sexi del siglo”.

Otra revolución es la del bitcoin. Hay temores de estafa, pero también mucho interés por sus precios. ¿Es la moneda del futuro? ¿Es recomendable subir a esta ola?

El bitcoin no es la única criptomoneda, hay cientos. Uno puede con USD 50 crear su propia criptomoneda. El problema es que el valor está dado en la emoción de la gente que entra a invertir en esto. Los primeros inversores hicieron un montón de dinero, pero mientras la demanda se iguale a la oferta el precio va a caer y la gente al final de la pirámide va a perder.

No creo tampoco en esa ventaja del anonimato. ¿Bajo qué condiciones es una ventaja? Tal vez si lavas dinero, si quieres evadir impuestos. Yo no creo en eso.