placeholder
Ilustración: Ingimage

Internet es una de las tendencias que se mantiene vigente desde los últimos años. Ilustración: Ingimage

Nuevas tendencias llegan a la oficina

1 de febrero de 2018 14:39

La innovación, los procesos dinámicos, la capacidad para adaptarse al cambio parte de las tendencias laborales que cobrarán fuerza este año en el país.

Las consultoras ecuatorianas en Recursos Humanos, Selecta Talent Hunters y Adecco comparten sus perspectivas sobre el mercado laboral.

Internet es una de las tendencias que se mantiene vigente desde los últimos años. La tecnología ha optimizado los procesos para realizar tareas de oficina.

Ahora la gente ya no trabaja solo desde sus computadores, sino a través de dispositivos móviles como celulares o tablets.

Esto facilita el trabajo, ya que se lo puede realizar desde cualquier lugar y no necesariamente desde la empresa, señala Daniel Dávalos, gerente general de Selecta, Talent Hunters Ecuador.

En este marco, el teletrabajo se fortalecerá en Ecuador, afirma Paúl Murillo, líder nacional Permanent Placement de Adecco,. Esto ocurrirá por el crecimiento del uso de Internet y por las decisiones gubernamentales para impulsar esta política laboral.

Actualmente, Internet también brinda un sinfín de recursos profesionales, como sistemas de gestión, encuestas de satisfacción y otros, principalmente para pequeñas empresas, que anteriormente no tenían suficientes recursos económicos para acceder a tecnologías de alto costo.

La segunda tendencia a tomar en cuenta en las organizaciones este año, según la consultora Selecta, es el crecimiento de los profesionales milenial, los cuales ya ocupan cargos directivos.
Esto marca un antes y después en la modalidad de trabajo y hasta en los ambientes laborales.

Las formas de liderazgo con los millenial se vuelven horizontales y se enfocan en el diálogo entre los colaboradores. Por eso, las oficinas ya no son espacios cerrados y se han transformado en ambientes compartidos para fomentar el trabajo en equipo.

Las empresas deben estar abiertas a la diversidad, tanto de los trabajadores, procesos y de los espacios de trabajo, asegura Murillo.

La generación milenial, que ya es mayoría en ciertas compañías, también propone nuevas formas de trabajo. Por ejemplo, puede cumplir eficientemente sus labores con distracciones y hacer muchas tareas a la vez.

Una tercera tendencia tiene que ver el crecimiento y valoración del mercado laboral en Latinoamérica, que es atrayente, sobre todo, para compañías norteamericanas, señala Dávalos.

Es por eso que el trabajo en multinacionales supone un reto para los empleados, que deben tener las habilidades para mantener reuniones a largas distancias y tratar con jefes y compañeros de otros países.

La cuarta tendencia que destaca el representante de Adecco es la eficiencia, tanto de las empresas cómo de los candidatos, en los procesos de selección.

En este sentido, Murillo enfatiza el crecimiento del enfoque de evaluaciones por competencias.

Las hojas de vida que siguen un mismo esquema o un modelo predeterminado han quedado para la historia. Con este sistema, los aspirantes a puestos laborales pueden crear su propia marca de manera personalizada y creativa.

Asimismo, las empresas pueden hacer una evaluación profunda para determinar las capacidades de los candidatos según el puesto para el que aplican.

Alistair Cox, CEO de Hays, firma internacional especializada en reclutamiento, señala como tendencia laboral a escala mundial, la importancia de la Inteligencia Artificial (IA) dentro de las empresas. También, la selección de personal con habilidades para lidiar con las tecnologías.

El mundo laboral está en constante cambio y la tecnología es clave para el desarrollo. Por ello, Cox afirma que el desafío de las compañías modernas es aprender a compaginar el factor humano con los recursos tecnológicos.

Estas tendencias ayudarán al país a alcanzar una mejor puntuación en el Índice de Capital Humano, en el que Ecuador ocupó el puesto 76 el año pasado.

Para adaptarse a las tendencias también es importante que los trabajadores pulan nuevas habilidades y competencias.

La principal es la capacidad para poder autodirigirse y motivarse. Esta competencia ayudará a que los empleados puedan ejecutar trabajos dentro y fuera de la oficina, sin restar la productividad.

Otra habilidad que sugiere Dávalos es manejar un lenguaje claro y preciso, para optimizar el tiempo de las tareas y para que las indicaciones sean claras.