Las emprendedoras levantaron su negocio con una inversión de USD 1 600. Su colección se llama Huella. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Las emprendedoras levantaron su negocio con una inversión de USD 1 600. Su colección se llama Huella. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Redacción Quito (I) 
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 9
No 0

Estos textiles llevan impresos diseños ancestrales del país

30 de noviembre de 2016 10:24

Tierra y Agua (TI•UA) es el nombre del emprendimiento de cuatro jóvenes, que le imprimieron estilo a sus vidas y a los textiles que comercializan, desde mediados de este año. Su originalidad radica en que los diseños son inspirados en culturas indígenas que se asentaron en el país.

Las mentalizadoras de este emprendimiento son Micaela Samaniego, Vanesa Muñoz, María Laura Vera y Bernarda Sáenz. Las cuatro amigas plasmaron estos diseños en telas, que pueden ser utilizadas en cualquier espacio o actividad como un picnic, adornar cojines, tapetes para las mesas, incluso se pueden utilizar como un pareo para en la playa.

Su primera colección de textiles se denominó Huella y se inspiró en diseños de la cultura Jama Coaque. “Todos nuestros diseños son exclusivos y de nuestra propia creación. Parten de la descomposición de símbolos ancestrales cargados de poder”, explica Vera, quien es diseñadora gráfica y también se dedica a la fotografía.

El producto estrella de este cuarteto de amigas es el ‘roundie’, que es un textil circular multiuso que se puede utilizar en toda ocasión. “Igualmente hacemos otros productos como pañuelos multiusos y cojines circulares”, dice la joven de 26 años.

Los emprendimientos con tintes ancestrales o interculturales son importantes para Vera, porque se aprende de las culturas del pasado. “Se fortalece la huella que han dejado y se fusiona con la cultura y los procesos modernos”.

Pero, ¿qué les unió a estas jóvenes? Sáenz indica que hace un par de años trabajaron juntas para un proyecto con el Museo Mindalae, donde buscaban rescatar la simbología de culturas ahora extintas con el objetivo de rescatar la identidad del país y, por supuesto, su belleza gráfica.

Es así como se encargaron del redibujo y digitalización de alrededor de 2 000 símbolos de culturas ecuatorianas.

El negocio se levantó con el esfuerzo de estas jóvenes, que destinaron una inversión de USD 1 600 como capital semilla. Y luego de varios meses de estructurar este, hoy su facturación oscila entre los USD 2 000 y 2 500 al mes.

Las jóvenes han vivido momentos agradables en el transcurso de este tiempo juntas. Micaela Samaniego, de 26 años y diseñadora gráfica e industrial, asegura que “es hermoso mirar atrás y ver que al fin una de tantas ideas se hicieron realidad”. También, menciona que hace un par de años pasaban noches enteras imaginando todo lo que se puede hacer con este tipo de símbolos de las culturas ancestrales del país.

El trabajo en equipo de estas emprendedoras lo demuestran con cada una de las actividades que realizan. Samaniego y Vera se encargan de la producción; Muñoz, de la parte de comunicación y Sáenz del marketing y ventas.

En el caso del diseño todas aportan con ideas para que sus textiles sean de calidad.
Estas estrategias les ha servido para que al momento cuenten con alrededor de 250 clientes, que se quedaron “enamorados” de sus diseños. Pero, sus sueños van más allá.

Las jóvenes buscarán un espacio fuera de las fronteras ecuatorianas para que este tipo de diseños no solo se aprenda dentro de Ecuador sino fuera.

Si requiere más información puede ingresar al Facebook, donde están como TIUAdesign o para realizar pedidos comuníquese al 099 833 1320.