Leonardo Gómez / Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 1

El yogur es más frío y al gusto del cliente

La producción y venta de los helados de yogur es un negocio que toma más protagonismo en el mercado local. De los 255 establecimientos dedicados a la elaboración de helados en el país, menos de una decena se dedican a esta actividad, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

Mua Frozen Yogurt, por ejemplo, abrió su primer local en el 2010. Su dueña, María Fernanda Saavedra, invirtió USD 45 000 para la adecuación de un local en la av. Brasil (norte de Quito). “Fue una idea que tuvimos con mi esposo luego de ver que en lugares como Argentina, el soft yogurt tenía mucha acogida por la tendencia actual de consumir productos bajos en colesterol”.

Mua Frozen cuenta con dos locales en Quito, en los que el cliente es quien se prepara el helado a su gusto, en la cantidad y con los sabores que prefiera. Este negocio oferta una variedad de 26 sabores y 40 ‘topins’ como galletas, nueces, chocolates, mermeladas... luego se paga al peso: USD 0,39 la onza.

Saavedra cuenta que el primer año de Mua Frozen se fabricaba no más de 2 000 litros de frozen yogurt por mes; sin embargo, en el 2012, la producción subió a 5 000 litros en cada local. Esto le generó ventas por USD 80 000 desde julio del 2010, hasta diciembre del 2011; y en el 2012, USD 100 000.

Yogurt Persa, empresa que fabrica yogurt desde 1981, en enero del 2012, lanzó su marca de yogur congelado: Smogurt. Desde su lanzamiento, esta empresa incrementó sus ventas en un 20%, según su gerente general, Bizhan Mansouri, y actualmente cuenta con siete puntos de venta en Guayaquil, Quevedo, Baños y Riobamba. “Vimos una alternativa para darle variedad al cliente, con un producto que apenas se está abriendo campo en Ecuador”, cuenta.

En Yogurt Persa se fabrican 5 000 litros de helado por semana en ocho sabores: frutilla mora, durazno, mango, manjar, vainilla, café y yogur natural.

En ChicBerry también dejan que el cliente elija la cantidad y sabores de helado. Su dueña, Rosario Manzano, asegura que cada cliente puede servirse la cantidad que desee y pagar al peso (USD 0,45 la onza). Este negocio factura un promedio de USD 35 000 mensuales.

En la adecuación de instalaciones, Manzano invirtió cerca de USD 300 000 . El local está ubicado en el norte de Quito y allí el cliente puede elegir entre 12 sabores de helado, tres de los cuales son elaborados con azúcar especial para personas con diabetes.

“He visto clientes que se preparan unos helados enormes de hasta 18 onzas”, comenta.

Asimismo, Paulina Guerra y Gloria Holbrook decidieron abrir Twist Yogurt Place en el 2011. En su local, ubicado en Cumbayá, se venden cerca de 100 porciones al día, de lunes a viernes, y hasta 300 los fines de semana.

Ellas invirtieron USD 150 000 en la adecuación del local y sus ventas semanales alcanzan los USD 1 900.