El ‘delicatessen’ de La Cayena se mantiene activo, en medio de la emergencia sanitaria. Allí se toman todas las medidas de seguridad e higiene

El ‘delicatessen’ de La Cayena se mantiene activo, en medio de la emergencia sanitaria. Allí se toman todas las medidas de seguridad e higiene. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Patricia González
redaccion@revistalideres.ec (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 21
No 0

Abastecen al sector corporativo

21 de abril de 2020 11:17

La experiencia y el entendimiento del mercado, tras haber trabajado por varios años en una empresa de cárnicos y embutidos, impulsaron a Álex Ortega, Carlos Valencia y Francisco Mosquera a emprender juntos en esta industria.

Con un capital inicial de USD 120 000, proveniente de ahorros propios y préstamos de familiares, compraron maquinaria, adecuaron una planta y un local; dando apertura a La Cayena el 12 de junio del 2012.

El establecimiento, ubicado en el centro-norte de Quito, es ‘delicatessen’ (primer piso) y cafetería-restaurante (segundo piso). La pequeña planta de producción también se ubica allí.
La tienda ‘delicatessen’ cuenta con una línea de cárnicos y embutidos; otra gastronómica, con picaditas variadas y minisánduches para llevar; panadería y pastelería.

En cárnicos ofrece cortes de res, pollo, cerdo y ternera. Los precios van desde USD 3, el kilo de ternera. En embutidos, hay diversidad de salchichas, chorizos, jamones, salamis, salchichones, entre otros. Los más económicos, como el paté, están en USD 1,50. Estos productos se venden empacados al vacío.

La empresa comercializa cerca de 500 productos, un 95% es producción propia, asegura Álex Ortega, gerente de Comercialización y Mercadeo. También vende algunas marcas de quesos locales y vinos importados.

El producto más vendido es el combo parrillero, que incluye carnes de cerdo, pollo y res; chorizos, longanizas y salchichas olmas. Los productos están listos para asar a la parrilla.
Hace tres años los emprendedores abrieron un segundo punto de venta, de menor tamaño: La Cayena Express, localizado en el norte de la capital. En este local se encuentran al menos 100 de sus productos.

Para la elaboración de sus productos, trabajan con unos 30 proveedores. Uno de ellos es Corporación Superior, empresa que les vende 50 sacos de harina de trigo al mes, para la elaboración de pan y pastelería. “Es un cliente que ha ido creciendo con el tiempo, al principio les vendíamos unos 15 sacos por mes”, comenta Álex Acosta, ejecutivo de ventas.

Alitecno, en cambio, les provee de fundas para empacar al vacío productos cárnicos y embutidos. “La cantidad depende de la demanda que tengan, suelen comprarnos entre 200 y 600 fundas de distintas medidas, a la semana”, comenta Saulo Melo, asesor comercial de la firma proveedora.

El restaurante de La Cayena ofrece a sus clientes desayunos nacionales e internacionales, y almuerzos: parrilladas y platos con diversidad de cárnicos y de cortes en carnes rojas. Los clientes también encuentran el menú ejecutivo, que incluye entrada, sopa, plato fuerte, jugo y postre.

La empresa, que facturó en 2019 cerca de USD 1 millón, atiende alrededor de 8 000 clientes por mes. Dentro de su cartera, hay al menos 30 clientes corporativos, que adquieren los productos de La Cayena como materia prima para sus propios productos.

Sable Catering y Viva Pizza, dos firmas propiedad de Carlos Gudiño, son clientes del ‘delicatessen’. Semanalmente, Gudiño compra para las dos empresas más de 100 kilos en distintos productos (cárnicos, jamones, pastelería, panadería). “Nos ha ido muy bien con La Cayena. Tiene buenos productos y es un proveedor puntual y profesional”.

Panpe Alimentos, un servicio de ‘catering’ para salas vip de aeropuertos, es uno de sus clientes más antiguos. Le compra jamones, chorizos, tocinos, tocinetas, quesos de chancho, salamis, etc. “Dependiendo del menú y el movimiento de pasajeros en el aeropuerto de Quito, compramos cerca de 30 kilos semanales en productos”, señala Elizabeth Vallejo, jefa de Bodega y Compras.

Ortega considera que el mayor desafío para la empresa ha sido la consolidación. “Ahorita estamos sólidos, pero el tema burocrático nos ha frenado mucho para seguir avanzando. Gestionar permisos, registros sanitarios; todo toma tiempo y cada paso tiene un valor económico”.

Durante la cuarentena están atendiendo desde las 07:00 hasta las 12:30, y con ‘delivery’ hasta las 18:00. El restaurante está cerrado. Las circunstancias han obligado a la empresa a fortalecer su estrategia digital gestionando las ventas por Whatsapp Business. “Aprovechamos esta situación para mantenernos activos tomando todas las medidas de bioseguridad”.